LA FUERZA DE GRAVEDAD Y EL DOLOR


Por VICTORIO ALFREDO BERNARDI – Renacer Santa Fé

Nos dice Víctor Frankl en “El hombre en busca del sentido”….aquel que se “levanta” por encima de su dolor para ayudar a otros trasciende como ser humano.

En la física comprobamos que todos los cuerpos caen, por una fuerza que llamamos gravedad, y según su peso esa fuerza nos inmoviliza.

En la vida diaria cuando alguien está cerca de morir decimos coloquialmente que esta grave.

Las madres y padres que enfrentan la muerte de hijos también sabemos que el dolor actúa en nosotros como una fuerza mental, emocional y física que igual que la fuerza de gravedad tiende a inmovilizarnos, aislarnos, a veces ensombreciéndonos como si se nos empujara hacia las entrañas de la tierra.

¿Tendrá alguna utilidad este proceso? ¿El inmovilizarnos, ensombrecernos sirve para algo?

Para dilucidar esta pregunta, nuevamente busquemos la respuesta en la vida circundante en la propia naturaleza y por analogía encontremos las respuestas.

¿Quiénes, y por qué, vencen esa fuerza que llamamos ley de gravedad?

Si observamos los arboles ellos se elevan a enormes alturas, buscando la luz solar que les da vida y frutos abundantes.

Pero los arboles no podrían elevarse, si antes no hubieran generado raíces, que penetrando la profundidad de la tierra, busquen agua y minerales para su enorme desarrollo.

Haciendo una analogía con los árboles, creo que el dolor que ha causado la partida de nuestros hijos, ha desarrollado profundas raíces, para que luego se eleve el amor, venciendo la gravedad, buscando la luz, para realizar la magia alquímica de la fotosíntesis, de la vida misma.

Es entonces que encontramos la utilidad de esas raíces que dejo en nosotros el paso del dolor.

Este amor es una fuerza indómita, es un amor incondicional, que igual que los arboles solo quiere estar para servir, para generar oxígeno, para generar vida nueva en aquellos que sienten que ya no la tienen.

¡Este proceso es el triunfo de espíritu!

Seamos arboles de abundantes frutos, y frondosa sombra, busquemos en lo alto la luz y el calor del amor, para irradiarlo en servicio a las madres y padres que lleguen a Renacer.

PAZ y BIEN….

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s