Recopilación por las fiestas de Navidad y Año nuevo.


Las fiestas son difíciles de enfrentar luego de la  muerte de un hijo. En está entrada, ofrecemos una recopilación de testimonios de madres y padres con palabras de Amor y Esperanza.

Navidad…( nuestra experiencia ), por Graciela Olivero.

Cuando se acerca la Navidad,  por Silvia Dobler.

Mis primeras fiestas, por Alicia toniatto.

Nuestras primeras fiestas luego de la partida de luis, nuestro hijo…, por Silvia Dobler.

Las fiestas, mi testimonio…, por Sara Orellano

Renacer es un mensaje de nuestros hijos, por Enrique Conde.

Frente a la navidad y al año que se inicia, por Alicia y Gustavo.

Renacer es un lugar a donde vamos a dar algo en homenaje al hijo, por Alicia y Gustavo.

NO ERES EL UNICO QUE SUFRE .


Parrafo: “Sé lo que sientes”, del libro de los iniciadores de RENACER. “

Te has preguntado cómo querría verte tu hijo ? ¿ Qué esperaría de tí ? Seguramente me responderías: “Que esté bien, porque él era toda alegría, o porque no le gustaba verme triste, o porqué fue un bebe muy esperado “. Aunque su vida fuera más o menos fugaz, tu amor no lo es.
Puedes optar porque tu hijo, a través de su vida y de su partida, sea quien te muestre e invite a transitar nuevos caminos, maravillosas dimensiones de desarrollo de tu ser.

No todo se agota en la experiencia del dolor. Descubres tu verdadera fortaleza , tu profunda compasión. Tu expandida capacidad de amar. Y esto es simplemente maravilloso.

Pero tú elijes. Una cosa es lo que te pasa y otra muy distinta es qué haces tú con ésto.
A través de esta experiencia que te es dado vivir, te das cuenta de que el velo que cubre la realidad, o aquello que considerabas como tal, cayó. Eres capaz de ver con total lucidez un mundo, un mundo que ante tu nueva mirada se muestra transparente. Sabes con certeza qué es importante, qué es valiosos y qué no lo es.
Descubres que más allá de tí mismo, está el otro, alguien que comparte tu experiencia de vida , tu dolor y quizá también la búsqueda de sentido.

“Donde la palabra calla”. A .Schneider. Dr. G- Berti – Editorial Grijalbo. Buenos Aires. 2015. 

libro

REFLEXIONES DEL 32º ANIVERSARIO DE RENACER


En este video, José María Herrera, papá de Emiliano, de RENACER Córdoba Centro, realiza una síntesis e interpretación de lo que significó la intensa Jornada llevada a cabo el 05 de Diciembre pasado, en conmemoración a los 32 Años de la primer Reunión de RENACER iniciada en la Ciudad de Río Cuarto (Córdoba, Argentina), evento que publicáramos en el siguiente link:

https://gruporenacer.wordpress.com/2020/12/07/emision-del-32-aniversario-de-renacer/

LAS FIESTAS, UUUUHHHH


aliciaPor Alicia Schneider.


Sin intención de “sermonear”, ni pretender tener todo tan claro y resuelto, comparto mi experiencia con el anhelo de llegar al corazón del que lo necesita.

Se acercan las fiestas, y con ellas un espectro infinito de sentimientos y sensaciones nos inundan, esperados e inesperados y sí, también nos avasallan y sin pedir permiso se instalan prepotentemente en nuestro interior y coartan toda posibilidad de vivir en plenitud o con sencillez y amor estas fechas especiales para occidente. Y si bien estas son tradicionalmente festividades cristianas, también me dirijo a aquellos para quienes estos días no revisten un contenido religioso, Como no parece haber escapatoria, podría ser una ocasión para reunirse en familia o con amigos muy cercanos a celebrar la vida y el estar juntos.

Seguir leyendo LAS FIESTAS, UUUUHHHH

TRANSCRIPCIÓN DE LA EMISIÓN DEL 24 DE OCTUBRE DE 2020 – PREGUNTAS DEL PÚBLICO


Colaboración de transcripción: Silvia Dobler, Celeste Corrales y Nidia Ferrero Colaboración Videos: Gustavo Emeri

En esta emisión Número 22, padres con distinto tiempo cada uno en los grupos de trabajo, hacen preguntas que contesta Gustavo Berti (iniciador junto a Alicia Schneider Berti de RENACER)

Con esta entrega, culminamos la transcripción completa de la Emisión número 22 junto a Gustavo Berti

CELESTE CORRALES:

La pregunta de Andrea Lofaro de Mendoza, que agradece a Gustavo y a quienes nos dan la posibilidad de este diálogo es: ¿E sentido de tu vida, fue a través de RENACER?

GUSTAVO: 

Sí, la respuesta es sí. Yo tenía una vida, yo era médico, en aquel momento vivía como cualquier otro. Trabajaba, iba a mi casa, cuidaba a mi familia, hubiera querido hacer más por mis hijos, eso fue lo que me tocó. Y cuando apareció una posibilidad de RENACER comenzamos, allí mi vida adquirió sentido.

CELESTE: 

Bueno, y otra pregunta más, Gustavo, dice: ¿Cuándo sentiste que los grupos podían funcionar sin ustedes, los Berti?

GUSTAVO: 

En realidad siempre, porque RENACER es un mensaje que viene de nuestros hijos, pasa a través nuestro y fluye hacia la vida. 

Es decir, ese mensaje no tiene dueño, somos todos mensajeros. De manera que, bueno, en realidad habrá pasado un año, dos a lo sumo, nosotros pronto tuvimos que viajar a Canadá, a llevar la poca experiencia que teníamos hasta ese entonces. Estuvimos a lo mejor un mes, y al grupo no le paso nada.  

Pero, realmente, yo recuerdo una reunión que tuvimos con unos chicos de un grupo que trabajaba con la drogadicción, y conversando sobre…en aquel momento sobre si el grupo podría prosperar, muy al principio, el primer año fue…, uno de estos chicos nos dijo esto: “Mire Gustavo, si esto es una obra de Dios va a prosperar y prosperar”

Bueno, yo soy agnóstico, yo creo que todos ustedes saben, pero no me opongo a las creencias de nadie, de manera que, si ellos pensaban que era una obra de Dios, y los papás piensan que era una obra de Dios, perfecto. Y el grupo creció. 

¿Cuándo estuve seguro?, no te puedo decir. Pero desde lo más profundo siempre supe que el grupo iba a seguir, porque era una necesidad de la vida, y la vida cubre sus necesidades, de una u otra manera. Y la vida había encontrado una manera de cubrir esta necesidad, y no la iba a soltar tan fácil.

CLAUDIO: Muchas gracias Gustavo.

GUSTAVO: Claudio…

CLAUDIO: Sí, Gustavo.

GUSTAVO: Espero que mi tono a veces no sea tomado como reproche por ninguno de los padres por lo que yo he dicho. Lo que pasa cuando hablo de RENACER yo me emociono, me compenetro mucho, y mi hablar se torna algo vehemente. 

Espero que ninguno de los padres que ha escuchado acá lo tome a mal. Y la otra cosa que aclaro, es que siendo de la vieja escuela, no hago diferencia entre papás y mamás. Me refiero, me dirijo como padres a todos, de manera que ninguna mujer, ninguna señora mamá, se haya sentido excluida por mi manera de hablar.

TRANSCRIPCIÓN DE LA EMISIÓN DEL 24 DE OCTUBRE DE 2020 – RONDA 4 PREGUNTA 4


Colaboración de transcripción: Silvia Dobler y Celeste Corrales Colaboración Videos: Gustavo Emeri

En esta emisión Número 22, padres con distinto tiempo cada uno en los grupos de trabajo, hacen preguntas que contesta Gustavo Berti (iniciador junto a Alicia Schneider Berti de RENACER)

Pedro Madrigale RENACER Banfield: 

Más que una pregunta es una petición: ¿Que nos podrías decir para aquel papá que en el día de hoy enfrenta la muerte de un hijo?

Gustavo Berti: 

El mensaje que puedo dar es el mismo que puede dar cualquier papá “Sé valiente, ten fe, ten coraje, no te dejes vencer. Mira la muerte de tu hijo como la pregunta más importante de tu vida, y trabaja para responderla de la mejor manera. Vas a sufrir en el camino, pero tu sufrimiento te hará mejor de lo que eres”.

TRANSCRIPCIÓN DE LA EMISIÓN DEL 24 DE OCTUBRE DE 2020 – RONDA 4 PREGUNTA 3


Colaboración de transcripción: Silvia Dobler y Celeste Corrales Colaboración Videos: Gustavo Emeri

En esta emisión Número 22, padres con distinto tiempo cada uno en los grupos de trabajo, hacen preguntas que contesta Gustavo Berti (iniciador junto a Alicia Schneider Berti de RENACER)

Clara Villalva, RENACER San José – Témperley: 

¿Cuál sentís que ha sido tu misión en la vida y cual sería tu reflexión?

Gustavo Berti: 

La vida le ofrece a uno misiones, está en uno aceptarla o rechazarla. Mi misión fue hacer RENACER, porque la vida lo puso adelante mío.

Cuando murió Nicolás, empezaron a aparecer en nuestras vidas muchas personas que habían perdido hijos, no porque nosotros lo hubiéramos pedido, sino porque accidentalmente nos aparecían: en el consultorio, en la calle, en viajes que hacíamos. Entonces nos dijimos: “Todos estos padres que han perdido hijos, que aparecen en nuestras vidas los podemos ver de dos maneras: o como una casualidad o como un mensaje. Si es una casualidad esto va a desaparecer, pero si es un mensaje,  ¿Cuál es el mensaje?” Está clarito, júntense con otros padres que han perdido hijos, y así sucedió. 

RENACER no sólo fue idea mía, sino nuestra misión en la vida, con mi esposa Alicia. Ha sido la misión de la vida de muchos padres que han pasado por RENACER y es la misión de la vida de muchos padres que están hoy en RENACER. En esto no soy el único tampoco, y está bien que así sea. 

Viktor Frankl dice “No hay nada que tenga tanto valor curativo como la visión de tener una misión en la vida”. En otras palabras, significa: “Esta es la razón por la cual yo vine al mundo.”

RENACER ES UN MENSAJE DE NUESTROS HIJOS.


Enrique Conde

    Colaboración Anita Conde:

Mientras el dolor golpea a nuestra puerta… se encienden las luces de las fiestas y el mundo sigue andando…

     En ese mundo están nuestros otros hijos, nuestros padres… abuelos que en silencio lloran a sus nietos, nuestros amigos, los amigos de nuestros hijos… también allí estamos nosotros mismos.

     A veces, estamos cerrando puertas y ventanas… con el corazón herido, muerta toda esperanza.

     Un corazón por cuya herida abierta entran miles de encontradas emociones, donde puede habitar la bronca, el rencor, el odio o los miedos…

     Puentes que se rompen y nuestra vida deambula silenciosa en la oscura noche del alma…

     Entonces, como en la naturaleza, donde nunca nadie ha podido impedir la llegada de la aurora, llega hasta nosotros un mensaje de esperanza, el Mensaje de RENACER, que hoy nos impulsa a compartirlo, impregnados de gratitud hacia sus iniciadores y del recuerdo a nuestra dulce y querida Ana.

     Un mensaje que nos muestra que detrás de lo que las circunstancias parecen ser, no se agota todo lo que ellas son.

     Que el destino no es lo que nos pasa, el destino es lo que cada uno de nosotros hacemos con aquello que nos pasa.

     Que no debemos hacer de nuestros hijos, aquellos que vinieron a arruinar nuestras vidas.

     Nuestros hijos no sólo nos han dejado dolor, nuestro amor hacia ellos no se ha extinguido.

     Cuenta una anécdota, que durante la guerra de las Malvinas, un bombardero argentino fue alcanzado por el fuego enemigo y el piloto se salvó tirándose en paracaídas y luego, por un tiempo, fue prisionero de los ingleses.

     Al ser liberado acostumbraba a dar charlas sobre su experiencia.

     Cierta vez, estando en un restaurante se le acerca alguien y le dice: “¿Usted no es Carlos que estuvo en la guerra de las Malvinas?”

     Sí, le contesta, pero ¿Usted cómo lo sabe?

    Yo pertenecí al grupo que se encargaba de doblar los paracaídas, veo que se abrió, le contestó.

    Sí, claro, me salvó la vida, sino no estaría aquí…

    Desde entonces iniciaba sus charlas con la siguiente pregunta: “¿Quién dobló hoy tu paracaídas?”

    Nosotros en RENACER, también podemos hacernos la pregunta: ¿Quién dobló mi paracaídas, para que pueda seguir viviendo?

   Y habrá muchas respuestas…

   Pero hay una a la que no podemos escapar: “Fueron nuestros hijos, a través del mensaje de RENACER quienes, como estrellas fugaces llegaron a nuestras vidas, nos tocaron, se fueron, pero nos transformaron”.

     Entonces, el amor a nuestros hijos desalojará a aquellas emociones negativas que pretendían gobernar nuestra vida.

     Paulatinamente, en nuestro corazón se encienden nuevas luces y empezamos a ver alrededor nuestro que no estamos solos, que hay una mano invisible que guía nuestros pasos y nuestros hijos se transforman en nuestros maestros.

     ¡Qué difícil es al principio!

     Pero la tarea es nuestra, pues desde el primer día, podemos elegir como hemos de sufrir: “Si dignamente o miserablemente”.

     ¿Qué se merecen nuestros hijos? ¿Qué imagen estamos dando al mundo? ¿Que la muerte todo lo puede?

     No importa si no es en estas fiestas que levantemos, por primera vez, una copa en homenaje a nuestros hijos, pero si un día habremos de hacerlo. ¿Por qué demorar ese instante aunque el brillo de nuestros ojos se nuble por una lágrima?

     Quizá sea eso lo que ellos esperan hoy de nosotros.

     Entonces, podemos darle un dulce sentido a su presencia en nuestras vidas, y asumir que la felicidad no es una meta a lograr, sino el resultado de una tarea o misión adecuadamente cumplida, que ni siquiera es preciso que sea llevada a cabo exitosamente, para que uno pueda sentirse feliz y realizado sin cuestionamiento alguno.

     De esta manera, las expresiones de felicidad que podamos recibir de otros para esta Navidad y Año Nuevo, dejarán de ser una herida al corazón, para transformase en un homenaje a aquella estrella que vino para transformarnos, quienes “doblaron nuestro paracaídas”, y le dieron un nuevo sentido a nuestra misión en esta vida, en el camino que estamos transitando en RENACER.

     Que la estrella, fugaz que pasó por nuestras vidas, nos ilumine en esta Navidad y en el Año que se inicia.

                                                  .          Viernes 18 de diciembre de 2020

      Con el recuerdo más dulce que pueda existir para nuestra querida dulce Ana junto a Enriquito, eiségesis del mensaje de Renacer escrito por Enrique como legado luego de su partida, que en su homenaje seguimos difundiendo Ana Doris  y Ulises, sus hijos.

                                         De RENACER Congreso – Montevideo, Uruguay

                                                    “Por la esencia de RENACER”

TRANSCRIPCIÓN DE LA EMISIÓN DEL 24 DE OCTUBRE DE 2020 – RONDA 4 PREGUNTA 2


Colaboración de transcripción: Silvia Dobler y Celeste Corrales Colaboración Videos: Gustavo Emeri

En esta emisión Número 22, padres con distinto tiempo cada uno en los grupos de trabajo, hacen preguntas que contesta Gustavo Berti (iniciador junto a Alicia Schneider Berti de RENACER)

Gerardo García, RENACER Córdoba Centro: ¿Cómo hacer para que las reuniones no sean monótonas, sean dinámicas y los padres no dejen de asistir?

Gustavo Berti: 

Si tomamos al sufrimiento como algo universal y la respuesta como algo individual, esa manera de expresarse ante el sufrimiento tiene que ser enriquecedora para todo el grupo y va a ser siempre distinta. 

En la medida si leemos, porque los libros están ahí para ser leídos, uno lee un libro y es como abrir una ventana nueva en la casa, es una nueva visión del mundo. Y si leo cincuenta libros, tengo la casa con cincuenta ventanas,  veo todo el mundo y  lo que el mundo me ofrece. Y aprendo, y traigo cosas nuevas al grupo. Eso depende de ustedes.

Si la lectura es difícil por la razón que sea, la otra manera de preguntarse es: Si voy al grupo para ayudar a otro papá, entonces sigo yendo, no importa cuán aburrido sea, porque a alguien puedo ayudar. Si voy para aprender, bueno, alguien tendrá algo que decirme, aunque lo repitan. Un padre puede decir 20 veces lo mismo en distintas reuniones y de pronto un día ese otro padre dice: “Caramba esto me hizo bien pero: si lo venía escuchando hace tiempo y hoy me hizo bien, antes no, por qué? No lo sé”. Hay magia en el grupo también, hay cosas que no son palpables, cuando nos toque morir nos van a preguntar. Estoy convencido de esto y no soy el único, lo leído de muchos autores, una sola pregunta nos van a hacer: “¿Cuánto empeño has puesto en enfrentar lo que te tocó vivir?”. 

Entonces, hay mil maneras de ver al grupo, tómenlo en la manera que cada uno quiera, si uno va y se aburre, ese grupo no es para usted. Si usted va a dar, cualquier grupo es para usted.

TRANSCRIPCIÓN DE LA EMISIÓN DEL 24 DE OCTUBRE DE 2020 – RONDA 4 PREGUNTA 1


Colaboración de transcripción: Silvia Dobler y Celeste Corrales Colaboración Videos: Gustavo Emeri

En esta emisión Número 22, padres con distinto tiempo cada uno en los grupos de trabajo, hacen preguntas que contesta Gustavo Berti (iniciador junto a Alicia Schneider Berti de RENACER)

Gabriela Rizzi, RENACER Colonia Caroya: 

A pesar de haber leído casi todos los libros de Elisabeth Kubler – Ross, me cuesta creer en una vida después de la muerte: ¿Cómo puedo revertir esas dudas?


Gustavo Berti: 

Voy a ser muy simple: de ninguna manera, no hay forma. La vida y la muerte son misterios ante los cuales solo cabe una postura, es la humildad y el silencio. Sobre todo la muerte y si existe algo después, entonces te vas a reencontrar con tu hijo. Pero entonces tenés que trabajar muy firme de este lado, porque cuando te toque a vos dar el último paso, a lo mejor tu hijo está en la universidad y a vos te toque Jardín de infantes. 

Ya te separaste una vez, simplemente si no querés volver a separarte hacé los deberes de este lado. Y si no crees, no pasa nada,  simplemente vas a morir. No hay por qué preocuparse, simplemente elegí una, elegí creer en algo, en una o en otra y viví consecuentemente.

LA PRESENCIA DEL OTRO EN SITUACIONES LÍMITES.



Según Víctor Frankl, en las situaciones límites, en los casos de intenso sufrimiento, el hombre se enfrenta a dos posibilidades extremas: o permanece en profundos estados de ensimismamiento o encuentra una actitud que lo haga elevarse por sobre sus propias emociones y sentimientos.

Para lograr elevarse por sobre sus propias emociones y sentimientos, lo requerido es que se cambie a sí mismo, que se levante por sobre su dolor para ayudar a otro ser que sufre, para lo cual es necesario que deje atrás su propio dolor y asuma una actitud que trasunte amor y paz interior, allí es cuando adquiere relevancia la “ayuda mutua” pues ésta consiste, precisamente, en salirse de uno mismo hacia otro ser humano, hacia un hermano que sufre, y en ese ayudar a otro nos ayudamos a nosotros mismos en un proceso donde se da esperanza y para dar esperanza hemos de asumir la actitud de dejar atrás el propio dolor, para pensar en el dolor del otro.

¿Cuál es el primer paso en ese largo y difícil camino para salir de un estado de concentración en sí mismo?
Se debe empezar, dice al mensaje de Renacer, por aprender nuevas maneras de comunicación que partan desde lo mejor de cada uno hacia lo mejor del otro.
Cuando en vez de pensar en nosotros mismos, pensamos en el otro, estamos esbozando un camino hacia la felicidad, pues la mayor felicidad, es la paz interna y la serenidad que se obtienen cuando
vemos que otro ser humano empieza a despertar y salir de los escalones de angustia y de pesar, para ir transitando los escalones del servicio sintiéndose un verdadero ser humano a lo que nos convoca
nuestra naturaleza espiritual.

¿Cómo hacer para transitar este camino que Renacer ofrece?
Pues bien, el camino tiene ojos, voz y rostro: es el hermano que sufre y está frente a mí, pues si todo mi dolor sirve para que un hermano sufra menos, entonces habrá valido la pena de ser vivido.
La tarea fundamental no es preocuparnos por nuestras vivencias que son como son y están donde están y de pronto van a desaparecer, no es preocuparnos tanto por lo que yo siento, la tarea fundamental es preocuparnos más por lo que siente la persona que está sentada frente mío y con su mirada, con su dolor, nos demanda, nos pide ayuda, porque Renacer es, en el fondo, una tarea moral y ser moral quiere decir darle al otro, sin esperar nada a cambio.
Por sobre todo ir desde lo mejor de uno, a lo mejor del otro, nunca desde aquello que nos diferencia del otro, diferencias ¡vamos a encontrar tantas!, busquemos aquello que nos une, por eso Renacer se expande pues busca lo que nos une, no lo que nos separa.
Cuando un padre no puede contener su asombro ante lo que siente cuando sus esfuerzos para ayudar a alguien han sido respondidos, no hay palabras para describir estos sentimientos, es que una comunión absoluta, un verdadero encuentro con el otro ha sido logrado.

El significado de encuentro, es la reunión de dos o más personas en la que el contacto o el vínculo se da a partir de lo humano en cada uno de ellos, y lo humano en el hombre es su dimensión
espiritual, una comunión, alcanzada a través de la intuición, que en las palabras de Bergson: “es la empatía a través de la cual nos transportamos dentro de lo más íntimo del otro para coincidir con lo
que es único y por lo tanto inexpresable”. ¿Qué puede ser más único e inexpresable que la muerte de un hijo?

De Frankl hemos aprendido que la felicidad no puede ser una meta sino el resultado de una tarea o una misión llevada a cabo adecuadamente.
Esta tarea, realizada con amor, sin esperar nada a cambio, esta dedicación sin reparos a aquellos padres que recién ingresan o son más nuevos, tiene una recompensa no buscada, de enorme valor: el
olvido del propio dolor.

Buceando en nuestro aljibe II
Reflexiones de Enrique y Ana Doris Conde sobre Renacer.

Como Buscar y Encontrar Trabajo de Acompañante Terapéutico

MIS PRIMERAS FIESTAS


Por ALICIA TONIATTO – Mamá de CRISTIAN

Renacer Santa Fe

Para poder atravesar las primeras fiestas,  hacía 6 meses que había partido mi hijo Cristian para ese entonces, me propuse enfocarme en los que consideraba los más desprotegidos de la familia ante tanto dolor que vivíamos, que eran los más pequeños, los niños.

Entre ellos el hijo que estaba de este lado de la vida, Diego de 7 años, mis sobrinos Evelyn y Guille de 12 y 3 años respectivamente.

Todas las fiestas las habían pasado juntos compartiendo todas las emociones  que para ellos significaba, esperando a Papá Noel con los regalos.

Sabía que no serían fáciles pero con la ayuda de Renacer y de lo que escuchaba en las reuniones tenía en claro que debía hacerlas lo más significativas posibles, en homenaje a mi hijo Cristian y además no condenar a los demás niños y a mis seres queridos a no vivirlas en paz y con alegría a pesar de todo.

Es por eso que con todo el dolor, pero a la vez con amor,  armamos el arbolito y preparamos la cena navideña  aun sabiendo que faltaría alguien tan importante en la mesa.

Era consciente de que mi deseo primero hubiese sido tomarme una “pastillita” y dormirme hasta el 2 de enero pero sabía que no enfrentar la realidad,  en 365 días el almanaque me iba a recordar que nuevamente llegaba la navidad y el fin de año.

También había escuchado  de otros papás,  que ayudaba hacer algún acto de amor en nombre de ese hijo que había partido, es por eso que aproveché  en mi entorno más cercano  que era mi sala de jardín siendo en ese momento  maestra jardinera  y teniendo a cargo entre mi grupo de niños a  Nico,  un niñito que padecía parálisis cerebral y que diariamente veía como se esforzaba en mi salita por progresar, integrarse  y ser feliz, así que me fui a la juguetería y dentro de mis posibilidades económicas compré un  regalito. Recuerdo que fue un tractor que sabía que a Nico le gustaban mucho.

Le pedí permiso a su mamá y se lo llevé el 24 en nombre de mi hijo del cielo.

En ese momento de esas primeras fiestas también estaba viviendo la separación de mi matrimonio  que ya venía dándose desde antes de la partida de Cristian.

Y así pasaron, por supuesto hubo momentos de tristeza y lágrimas pero a pesar de eso las atravesé con  paz en el corazón tratando de demostrarle a mi niño amado y a mis seres queridos que el Amor me mantenía de pie a pesar de todo.

Hoy,  pasados estos años,  después de tanto esfuerzo y camino recorrido,  espero estas fiestas con amor y entusiasmo ya que gracias a todo lo que aprendí en Renacer pude dar lugar a que en mi vida llegaran nuevos motivos para celebrar y dar amor,  nuevos afectos , nuevas personas con quien compartirlas.

Hoy la celebro con la familia que supe nuevamente  construir,  mi nueva pareja mi esposo Ariel , mi hijo Diego que ya tiene 23 años,  mi hijito arco iris  Lautaro de 9 años, y mis sobrinos que les nombre Evelyn, mis nuevos  sobrinitos – nietos Pilar y Gennaro, mi sobrino Guille, mi nueva sobrinita Guillermina, mis seres queridos entre ellos mi mamá y su nueva pareja a quien aprendí tambien a querer,  los papás de Ariel, mis cuñados y demás familiares .

No me arrepiento del esfuerzo ya que mi papá hace unos años que también partió y ya no podemos compartirlas,  si no hubiera hecho ese esfuerzo no tendría los recuerdos de haberlas celebrado con él los últimos años que vivió.

Espero que mi testimonio sea útil para los papás que les toca atravesarlas por primera vez, es mi mayor deseo que así sea.

Es difícil e implica esfuerzo pero el amor de nuestros hijos nos sostiene y nuestros hermanos de Renacer nos acompañan.

Hoy el recuerdo de mi Cristian, de su pureza y valentía me asisten permanentemente.

Hoy este es el camino que me acerca a Él,  sin pausas, sin urgencias

Un fuerte abrazo para todos, con todo mi amor ¡SI A LA VIDA!

 

TRANSCRIPCIÓN DE LA EMISIÓN DEL 24 DE OCTUBRE DE 2020 – RONDA 3 PREGUNTA 4


Colaboración de transcripción: Silvia Dobler y Celeste Corrales Colaboración Videos: Gustavo Emeri

En esta emisión Número 22, padres con distinto tiempo cada uno en los grupos de trabajo, hacen preguntas que contesta Gustavo Berti (iniciador junto a Alicia Schneider Berti de RENACER)

Clara:

Mi pregunta ahora Gustavo es: “Si vos sentís que RENACER en su Esencia ha evolucionado, y me gustaría saber por qué”.

Gustavo:

Clara, RENACER es una entidad viva, y como todo lo que es vivo, evoluciona y cambia. 

Nosotros nacimos como grupo de Autoayuda, después lo denominamos grupo de Ayuda Mutua para padres que pierden hijos, y nos llamaban personas que realmente se había ido un hijo de la casa, que no había vuelto y querían que los ayudáramos a buscarlos. Nosotros dijimos, “No, no es esa clase de pérdida”. Entonces, RENACER, grupo de Ayuda Mutua para padres que pierden hijos por fallecimiento. Cada cosa de esas fue marcando una evolución en RENACER

Hasta que tardamos 20 años, o 25, ya no recuerdo, en encontrar el nombre correcto: RENACER, padres que enfrentan la muerte de hijos. 

La Esencia se mantiene, se ha fortalecido. Y se ha fortalecido, porque todos ustedes se han fortalecido, y han llevado esa fortaleza al grupo. 

Al principio, cuando nosotros decíamos algo, parecía japonés avanzado. Hablar, ir a lugares como…, sin decirlo de manera peyorativa, ir a lugares como General Cabrera, como Coronel Moldes, y  hablar de trascendencia era japonés avanzado. Bueno, ustedes hoy ya no tienen esa dificultad. Ustedes están compenetrados de eso, ya conocen la terminología, ya la utilizan. Ya saben el significado, o está allí para que ustedes lo sepan. Está en el compañero que está sentado al lado, de manera que sí se ha fortalecido. Y no, no ha cambiado en su Esencia. La esencia sigue siendo la misma: “Ayudar al hermano que sufre”. 

El mensaje ha ido cambiando, pero la Esencia de la libertad, la responsabilidad, la moralidad, la solidaridad no ha cambiado, porque esos son valores eternos. Esos son valores que vienen desde el principio de la humanidad y van a seguir estando porque el ser humano siempre va a ser un ser moral, y siempre vamos a ser libres para enfrentarnos a lo que nos toca vivir. Siempre vamos a ser responsables por esos actos de libertad, de manera que eso no va a cambiar nunca. Va a cambiar la manera de expresarse quizás. 

Y eventualmente, eventualmente, que ese es mi sueño, de llegar a ser un sujeto social reconocido como tal, de la misma manera que hoy cuando muere un hijo, llaman a Madres del dolor, que realmente nos deberían llamar a nosotros, porque RENACER es un paraguas, que acoge a quienes han perdido hijos. 

RENACER puede recibir a las Madres de plaza de Mayo, porque han perdido hijos, puede recibir a las Abuelas, porque han perdido nietos, puede recibir a Madres del dolor, porque han perdido hijos, pero Madres de plaza de mayo no nos puede recibir, Abuelas tampoco nos puede recibir, ninguno de esos grupos nos puede recibir, pero nosotros podemos recibir a todos. 

RENACER es un grupo muy generoso y en esa Esencia de la generosidad, eso no va a cambiar nunca. 

TRANSCRIPCIÓN DE LA EMISIÓN DEL 24 DE OCTUBRE DE 2020 – RONDA 3 PREGUNTA 3


Colaboración de transcripción: Silvia Dobler y Celeste Corrales Colaboración Videos: Gustavo Emeri

En esta emisión Número 22, padres con distinto tiempo cada uno en los grupos de trabajo, hacen preguntas que contesta Gustavo Berti (iniciador junto a Alicia Schneider Berti de RENACER)

Pedro:

Mi pregunta viene un poquito a continuación de la que le respondiste a Gerardo, porque la duda es cuando un papá abandona el grupo, y no es porque ya vos lo ves que trascendió y está recuperado. ¿Qué conviene, acercarse y charlar en forma privada, hablar con ellos, para que traten de volver al grupo?

Gustavo:

Pedro. Esto es algo que nos ha pasado a nosotros en el grupo de Río Cuarto y que pasa en todos los grupos. Hay mucha gente que se va porque el grupo no es lo que esperaban, esperaban otra cosa y no la encontraron. Hay gente que se va quizás porque el grupo es demasiado pesimista, o por mil razones. 

Depende del conocimiento, de la confianza que tengas con esa persona, te puedes acercar y preguntarle. Simplemente decirle, por ejemplo: “Me gustaría saber por qué no vas, porque me sería útil, nos sería útil para mejorar lo que haya que mejorar en el grupo”. Entonces, a lo mejor ese padre, tal vez te dice por qué dejó de ir. Y efectivamente, si lo que dice es importante para el grupo o no.

Ahora, el ayudador tiene que reunir una conjunción muy curiosa. Tiene que ser amable, cariñoso, tierno y firme. Firme a la vez, porque, a veces uno tiene que plantarse ante un padre que quiere ayudar, tiene que plantarse ante lo que un padre le está diciendo y decirle: “No mira, esto que estás diciendo no es así”. Y tiene que ser tierno, la ternura y el cariño con el que uno se acerca a una persona se nota. Se nota en los ojos, se nota en el rostro. La manera en que yo me acerco a una persona, si lo hago por compromiso o si lo hago porque verdaderamente yo quiero a esa persona. 

Yo personalmente, yo he querido a cada uno de los padres con los que he tratado, los he querido como si fuera un hermano, y cuando me he acercado a ellos, lo he hecho de esa manera. 

Y bueno, son cosas que también uno va aprendiendo en los grupos, porque los grupos son, entre muchas otras cosas, escuelas de aprendizajes, donde aprendemos a tratarnos de una manera despojada de todo convencionalismo. Donde estamos en carne viva con el otro, estamos en carne viva con nuestros compañeros. 

El único lugar donde nosotros podemos sentirnos así y ser absolutamente iguales entre todos, es en el grupo RENACER, y eso se nota. 

Y si ese padre no quiere ir, respetarlo. Podrá volver porque somos grupos abiertos, las personas entran y salen. 

Eso queda, en última instancia, a criterio tuyo Pedro, del conocimiento que vos tengas de ese padre y de cuan cómodamente crees que puedes acercarte a él. 

TRANSCRIPCIÓN DE LA EMISIÓN DEL 24 DE OCTUBRE DE 2020 – RONDA 3 PREGUNTA 2


Colaboración de transcripción: Silvia Dobler y Celeste Corrales Colaboración Videos: Gustavo Emeri

En esta emisión Número 22, padres con distinto tiempo cada uno en los grupos de trabajo, hacen preguntas que contesta Gustavo Berti (iniciador junto a Alicia Schneider Berti de RENACER)

Gabriela:

La pregunta que quería hacer es ¿Porqué que las cosas que antes me gustaban hacer ahora no me satisfacen o no tienen el mismo sabor?

Gustavo: 

Bueno, yo diría que es porque estás sufriendo, pero que no te preocupes por eso. A mí, todavía hay cosas que me gustaban antes que no me han vuelto a gustar nunca más, y no me preocupé. Eso es una señal que te está dando la vida, de que esas cosas que te gustaban antes, no tienen el valor real que vos les dabas. Que tienes que empezar a buscar otros valores en tu vida, que no necesariamente te producen la misma alegría, sino que son valores más profundos. 

Tomándolo como un mensaje, la vida te está diciendo: “Gaby, estas cosas no son importantes, no lo son en la medida que vos le dabas”. Tienen una importancia relativa, busca adentro tuyo otros valores. Busca otras cosas, quizá otros amigos. Quizás no necesites vacaciones, quizás mil cosas que son propias de tu vida. Míralas desde esa forma y no te preocupes. Te repito, porque, hay cosas que antes te gustaban, y nunca más te van a gustar.