Las herramientas de Internet y RENACER

Internet ofrece una variedad de alternativas que es interesante considerar. Cada una tiene funcionalidades distintas y puede ser usada como una herramienta para un fin específico.

Un primer grupo alternativo, son las páginas Web que ofrecen información sobre RENACER en general, sobre los grupos de trabajo de cada lugar en particular, direcciones, teléfonos de contacto, días y horarios de las reuniones y material de lectura.

Esta vía, es la que nos permitió llegar a España y gran parte de latino América, con una rapidez que de otro modo no hubiera sido posible. En estas páginas el acceso es restringido, no se puede publicar directamente. Requieren de una organización mínima de una o más personas dedicadas al mantenimiento y actualización de la información que se ofrece.

Un segundo grupo, son las páginas de Facebook o la mensajería WhatsApp o similares. A diferencia del grupo anterior, una vez que se tiene acceso, como amigo en Facebook y como integrante de un grupo en WhatsApp, permite que cada uno exprese lo que le parece y que muchas veces es el origen de desencuentros personales y descalificaciones. Son altísimas las posibilidades que estos foros deriven en posturas que nada tienen que ver con RENACER. Si no hay moderadores, como los hay en todos los foros serios, es mejor evitarlos.

Una alternativa interesante son las Listas de Difusión de WhatsApp, donde cada suscriptor recibe información, tienen por objeto informar, y no se puede contestar ni publicar.

Un tercer grupo, son las video conferencias, como las de Zoom o Meet, que son las que permiten las reuniones no presenciales.

A diferencia de los mencionados anteriormente, las reuniones por video conferencia tienen día y hora de realización, y participan quienes son invitados y tienen un código de acceso.

La pandemia trajo consigo esta modalidad de comunicación sustituta.

Esta fue una herramienta muy buena mientras duró el aislamiento. Nos permitió seguir haciendo las reuniones y evitar que quedáramos sumergidos en el aislamiento y el silencio.

Inclusive abrió las puertas para que nos pusiéramos en contacto con personas que viven lejos de donde estamos y ayudó a que madres y padres de donde no había RENACER, pudieran tomar contacto por primera vez y quizás convertirse en semillas de apertura de nuevos grupos en el lugar donde habitan.

Como medio alternativo, fue un reemplazo eficaz cuando la presencialidad estaba vedada.

Esta forma comunicacional tiene moderadores, son las personas que convocan a la reunión y velan por conservar y respetar el espíritu que anima toda reunión de RENACER tal como ha sido concebida.

La presencialidad, a mi entender, no puede reemplazarse por ninguna de las alternativas mencionadas. El espíritu de grupo, la comunicación no solo verbal sino gestual, a través de un abrazo o una mirada, no pueden reemplazarse por una pantalla. La oportunidad que tienen los padres nuevos, esencia y fundamento de la existencia de RENACER, de conversar antes o después de la reunión con otros padres que se acercan amorosamente para darles contención y cariño, con quienes pueden comunicarse en forma más privada que lo que permite una reunión plenaria, solo se da cuando el contacto es cara a cara, esto es insustituible.

La relación y contacto personal hacen mucho más fácil transmitir empatía y cariño en el encuentro y la charla intima. Que el recién llegado se sienta escuchado con interés por el que lo recibe, no se puede lograr en el ámbito más amplio de una reunión general por Internet.

Los padres nuevos tienen además, la oportunidad de ver otros padres que ya están bien y que son una promesa de su propio bienestar. Conversan, se ríen y comportan como si no hubieran perdido hijos y son gente como ellos. Siempre decimos que, “si ellos pudieron, todos pueden, si quieren”. En esto, vale más el ejemplo que la palabra para los recién llegados.

Las reuniones presenciales demanda también, de los padres nuevos, un esfuerzo por buscar un camino nuevo, una señal de voluntad traducida en acciones: vestirse, trasladarse, suspender otras actividades, para aprender a dejar atrás el dolor dotándolo de sentido y homenajear a sus hijos desde el amor y no desde dolor. Nunca más cierto que: RENACER es para todos, no todos son para RENACER. No esperes que RENACER venga a buscarte, hay que poner voluntad y hacer algunos sacrificios para recuperar el sentido pleno de la existencia. Lo que vale, cuesta”.

¿Estamos diciendo que no a Internet para RENACER? ¡De ninguna manera! Estamos tratando de decir que cuando no queda otro remedio más que Internet, bienvenido sea. Pero también nos parece que no se puede reemplazar las reuniones presenciales por Internet, la riqueza que estas tienen no se logra con el medio sustituto. Toda vez que sea posible la reunión presencial, es preferible optar por ella, con todos los inconvenientes que acarrea conseguir local, enfrentar las inclemencias del clima, el traslado, etc.

La búsqueda de masividad no es un objetivo de los grupos RENACER, no somos un partido político ni una iglesia, no estamos para alimentar egos, nuestra tarea es de humildad y reserva. Se trata de entregar a otro, el amor que tenemos por esos hijos que se fueron antes que nosotros.

Queda claro que entre no hacer reuniones y hacerlas por Zoom o Meet, es mejor la segunda alternativa.

Cuando se pueden hacer reuniones presenciales, estas son muchos mejores que hacerlas por Internet.

Colaboración José «Cacho» Divizia, papá de Pipi, RENACER Tucumán

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s