Todas las entradas por aliciacristian

MIS PRIMERAS FIESTAS


Por ALICIA TONIATTO – Mamá de CRISTIAN

Renacer Santa Fe

Para poder atravesar las primeras fiestas,  hacía 6 meses que había partido mi hijo Cristian para ese entonces, me propuse enfocarme en los que consideraba los más desprotegidos de la familia ante tanto dolor que vivíamos, que eran los más pequeños, los niños.

Entre ellos el hijo que estaba de este lado de la vida, Diego de 7 años, mis sobrinos Evelyn y Guille de 12 y 3 años respectivamente.

Todas las fiestas las habían pasado juntos compartiendo todas las emociones  que para ellos significaba, esperando a Papá Noel con los regalos.

Sabía que no serían fáciles pero con la ayuda de Renacer y de lo que escuchaba en las reuniones tenía en claro que debía hacerlas lo más significativas posibles, en homenaje a mi hijo Cristian y además no condenar a los demás niños y a mis seres queridos a no vivirlas en paz y con alegría a pesar de todo.

Es por eso que con todo el dolor, pero a la vez con amor,  armamos el arbolito y preparamos la cena navideña  aun sabiendo que faltaría alguien tan importante en la mesa.

Era consciente de que mi deseo primero hubiese sido tomarme una “pastillita” y dormirme hasta el 2 de enero pero sabía que no enfrentar la realidad,  en 365 días el almanaque me iba a recordar que nuevamente llegaba la navidad y el fin de año.

También había escuchado  de otros papás,  que ayudaba hacer algún acto de amor en nombre de ese hijo que había partido, es por eso que aproveché  en mi entorno más cercano  que era mi sala de jardín siendo en ese momento  maestra jardinera  y teniendo a cargo entre mi grupo de niños a  Nico,  un niñito que padecía parálisis cerebral y que diariamente veía como se esforzaba en mi salita por progresar, integrarse  y ser feliz, así que me fui a la juguetería y dentro de mis posibilidades económicas compré un  regalito. Recuerdo que fue un tractor que sabía que a Nico le gustaban mucho.

Le pedí permiso a su mamá y se lo llevé el 24 en nombre de mi hijo del cielo.

En ese momento de esas primeras fiestas también estaba viviendo la separación de mi matrimonio  que ya venía dándose desde antes de la partida de Cristian.

Y así pasaron, por supuesto hubo momentos de tristeza y lágrimas pero a pesar de eso las atravesé con  paz en el corazón tratando de demostrarle a mi niño amado y a mis seres queridos que el Amor me mantenía de pie a pesar de todo.

Hoy,  pasados estos años,  después de tanto esfuerzo y camino recorrido,  espero estas fiestas con amor y entusiasmo ya que gracias a todo lo que aprendí en Renacer pude dar lugar a que en mi vida llegaran nuevos motivos para celebrar y dar amor,  nuevos afectos , nuevas personas con quien compartirlas.

Hoy la celebro con la familia que supe nuevamente  construir,  mi nueva pareja mi esposo Ariel , mi hijo Diego que ya tiene 23 años,  mi hijito arco iris  Lautaro de 9 años, y mis sobrinos que les nombre Evelyn, mis nuevos  sobrinitos – nietos Pilar y Gennaro, mi sobrino Guille, mi nueva sobrinita Guillermina, mis seres queridos entre ellos mi mamá y su nueva pareja a quien aprendí tambien a querer,  los papás de Ariel, mis cuñados y demás familiares .

No me arrepiento del esfuerzo ya que mi papá hace unos años que también partió y ya no podemos compartirlas,  si no hubiera hecho ese esfuerzo no tendría los recuerdos de haberlas celebrado con él los últimos años que vivió.

Espero que mi testimonio sea útil para los papás que les toca atravesarlas por primera vez, es mi mayor deseo que así sea.

Es difícil e implica esfuerzo pero el amor de nuestros hijos nos sostiene y nuestros hermanos de Renacer nos acompañan.

Hoy el recuerdo de mi Cristian, de su pureza y valentía me asisten permanentemente.

Hoy este es el camino que me acerca a Él,  sin pausas, sin urgencias

Un fuerte abrazo para todos, con todo mi amor ¡SI A LA VIDA!

 

“DÉCIMAS DEL ANIVERSARIO”


Por EDUARDO FESSIA  papá de PEDRO  JOSÉ   (Actor/Payador) Renacer Santa Fe

Llegamos a “Renacer”

en la noche más oscura

sumidos en la amargura

llorando a más no poder

dolidos por ese ser

que se llevó la alegría

en ese nefasto día

de su partida sin razón

con angustia y desazón

llenos de melancolía.

Y te recibe el abrazo

y la palabra de aliento

de gente que al sufrimiento

no le ha bajado los brazos

lo que fuera triste ocaso

se disipa en compañía

y lo que tanto dolía

ahora se torna en templanza

y la luz de la esperanza

se enciende en el nuevo día.

Con la medida opinión

sin consejos ni recetas

y la enseñanza concreta

que emana de la razón

siempre buena la ocasión

para poder aprender

que el servicio y el deber

siempre honrará la memoria

de los que escriben la historia

de este grupo “Renacer”.

“APRENDIENDO COMO HACER SERVICIO EN RENACER”


Por Victorio Alfredo Bernardi – Renacer Santa Fé

A través de 3 Aulas de: VOLUNTAD, APRENDIZAJE y AMOR

Llevamos el mensaje 3H

-HUMANIDAD, HUMILDAD, HUMOR.-

Quiero reflexionar sobre el enorme servicio que se despliega en Renacer.

Es probable que el lector tenga otras  miradas o tal vez no los comparta. Si así  fuera simplemente descártelas, solo son mi punto de vista, que es la vista de un punto, y por supuesto no son verdades reveladas, solo simples sugerencias de este padre amigo de ustedes

“De la noche negra del alma, a la luz del servicio en Renacer”

3 aulas:

VOLUNTAD, APRENDIZAJE y AMOR

Esta primera tri-unidad, tiene ese orden específico, pues cuando una madre o padre llega a Renacer el grupo infunde con su ejemplo, con su palabra y con su acompañamiento, la voluntad para salir de ese naufragio.

Seguir leyendo “APRENDIENDO COMO HACER SERVICIO EN RENACER”

CONCIENCIA EN “AM” O EN “FM”


Por Victorio Alfredo Bernardi – Renacer Santa Fé

Cuando conectamos a ondas radiales podemos hacerlo en dos bandas, AM, o FM.

La banda fe frecuencia AM, tiene poca información y baja capacidad y calidad.  La banda FM tiene mucha información,  mucha capacidad y calidad.

Por medio de un oscilador de frecuencia, es que podemos pasar de una sintonía a la otra.

En Renacer tenemos la vivencia, la experiencia, que la partida física de nuestros hijos trae en los padres la expansión de la conciencia.

Cuando hablamos que algo se expande quiere decir que en el inicio del proceso era inferior y en el final de la expansión es superior.

Seguir leyendo CONCIENCIA EN “AM” O EN “FM”

RESTAURAR LA PAZ


Por Victorio Alfredo Bernardi – Renacer Santa Fé

Ante la partida de hijos, luego del sufrimiento, y el dolor que provoca este hecho, se hace muy necesario restaurar la paz.

Cuando un obstáculo de la naturaleza, (un río caudaloso por ejemplo), nos impide una comunicación con una parte del territorio, decimos estamos aislados . Pero los hombres construyen puentes y restauran esa comunicación.

¿Es posible restaurar la paz? ¿Qué tipo de puente será necesario para restaurar la paz?,  ya que ella no es material sino psíquica espiritual intangible.

Hay un mundo que tocamos, vemos, palpamos, percibimos con nuestros cinco sentidos, (todos hacia afuera) pero también hay un mundo intangible, invisible a la óptica del humano.   Si abrimos las manos, es seguro que entre las dos, hay una variedad de ondas, ya sea de radio, de teléfonos, etc. que no vemos, pero sabemos de su existencia, en realidad son ellas las que dan vida a muchos artefactos.

En esta analogía me baso, para creer que el cuerpo es sólo un envoltorio, de algo más importante e intangible.

Si, si, sí, creo que guardado en nuestro interior, esta esa joya no tangible que llamamos alma y espíritu.

Hay dentro de cada uno una fuente inagotable, de donde brota todo lo bueno, todo lo bello, todo lo verdadero, pero es intangible.

Es por eso que sostengo, que nuestros hijos en la llamada muerte, en realidad han hecho una mudanza.

Es mi creencia, y no es necesario estar de acuerdo con ella, no quiero convencer a nadie, sino que cada uno experimente y descarte o acepte estos dichos.

Nuestros hijos al irse del mundo físico, inician un ciclo en el mundo intangible, se mudan.

Cuando nosotros bajamos esos 40 cm de la mente al corazón también somos pontífices es decir constructores de puente, en este caso una orilla es material, y la otra es espiritual.

Somos amor, y la función del amor es unir, conectar, no dividir, no juzgar, no separar, el amor es wi-fi, entre todos los seres, y entre todos los planos.

El amor da vida y el temor quita vida. Si vibro en amor, a veces me visitan aquellos que están en planos no materiales, no atómicos, sino fotonicos es decir de luz.

¿Cómo se hace para vivir mejor después de la muerte física de hijos?

Para vivir mejor hay que ser mejor, y para ser mejor hay que servir, “dar”, así se cumple aquello de que “dando se recibe”.

Felicidad como muchas palabras esconde un secreto, feliz  si  das.

Restaurar la paz a través del amor que nos hace ser de aquí y de allá.

Restaurar la paz y poder decir hijos los quiero en el ayer con cuerpos y abrazos, los quiero en el hoy de la luz y el gozo, los quiero en el mañana cuando el viaje me lleve a confundirme con su alma.

Yo me atrevo a agradecerle al dolor que me trajo un nuevo amor.

Hoy se cumple 4 años de la partida de Ramiro Martin (mi hijo mayor), he tendido un puente hecho de arco iris, para ir a su encuentro.

Paz y Bien

UN LARGO CAMINO DE 40 CENTIMETROS


Por Victorio Alfredo Bernardi – Renacer Santa Fé

Los padres que nos tocó la difícil misión de tener que enfrentar la muerte de hijos, tenemos desplegado ante sí un largo camino de solo 40 centímetros.

Este camino puede llevarnos toda una vida recorrerlo, salvo que elevemos la mirada a través de la conciencia, y entonces sobrevolando desde el alma, vemos que este camino nuevo  que tenemos que recorrer tiene un punto de partida y un punto de llegada, que no es tan lejos, pero que a nosotros se nos hace largo,  a veces muy largo, tanto que a  muchos padres no les alcanza la vida en recorrerlo.

Cuarenta centímetros, tenemos desde el cerebro al corazón….esa distancia puede ser pequeña o puede ser enorme… Y ¿de qué depende y de quién depende?

Depende de nosotros mismos, ¿y de qué?… De la aceptación,  es decir salir de las interminables e inconducentes preguntas  para establecernos en la aceptación.

Una estación es la mente,  la otra es el corazón y en ese viaje de los 40 centímetros contamos con el abrigo de muchas hermanas y hermanos que se conducen en el colectivo RENACER.

Ellos ya saben que una vez llegados a la estación de la aceptación,  en el corazón una nueva vida se despliega,  es la vida del servicio hacia otros seres dolientes.

El servicio amoroso e impersonal, despliega las alas del amor incondicional,  y desde ahí es que honramos a nuestros amados hijos.

Paz y Bien hermanos

LA MUERTE POR DECISIÓN PROPIA


Por Victorio Alfredo  Bernardi

MI PENSA-CIERTO, y MI SENTI-VERDAD SOBRE “LA CULPA”:

Entre las madres y padres de los grupos Renacer, es común escuchar, que muchos integrantes pasan por un sentimiento de culpa.

En muchos casos mamas y papas, piensan y sienten que ellos son culpables por las circunstancias diversas, de la partida por propia decisión, es decir suicidio de los hijos.

Este 24 de noviembre se cumplirá 4 años, que mi amado hijo mayor, Ramiro Martin, partió de esa forma.
Estoy reflexionando a 10 días de ese aniversario, ese día era el día de acción de gracias.

Yo confieso, que por un tiempo he transitado el tornado mental de la culpa, al preguntarme si ¿había hecho todo? , si ¿había intentado todo? , para dar respuesta a la ludopatía o adicción al juego , que además se acompaña de otras adicciones .

Una cantidad de pensamientos, “Si hubiera hecho” tal cosa o, “si NO hubiera hecho”, desembocan en la culpa, como pesado contrapeso para avanzar y sanar el dolor de la partida.

Descontado esta, que madres y padres amamos a nuestros hijos, por lo tanto la primera observación que realizamos, descarta la culpa por la partida de nuestros hijos.

Juzgar al suicida, es como mínimo una grave falta de respeto.
Como seres humanos, estamos sometidos en nuestra vida a una constante elección, siempre estamos realizando una elección, sea esta consciente o inconscientemente.

La elección del suicida, tiene todo que ver, con la necesidad de poner fin a un sufrimiento, que no pueden manejar.

Cada quien elige, como vivir, y en estos casos como morir.

El elegir NO nos hace culpables, nos hace responsables, de cualquier opción.

Cada vez que elegimos deberíamos estar en calma, en paz, en armonía, y sobre todo en una suprema atención.

Pero esto NO siempre sucede así.

Aceptar su decisión, pedir que siga su camino, que encuentre paz y luz, que como padres, no lo juzgamos, lo comprendemos y también lo perdonamos por su decisión.

Ya sabes, no juzgar, no juzgar, no juzgar, cuando tu dedo índice señala acusador a otro (aunque sea tu hijo) el dedo medio el anular y el meñique te señalan a ti, ya ves son tres, no juzgues.

EL SER HUMANO HACE LO MEJOR QUE PUEDE, EN EL MOMENTO DADO, CON LOS RECURSOS QUE TENEMOS EN ESE MOMENTO.

Cuando hablo de recursos, también incluyo a la conciencia, y a la sabiduría poca o mucha que tenemos en ese momento.

No nos es posible ser perfectos al menos en esta dimensión, nadie, nadie, nadie, lo es, y la perfección es aburrida.

Si yo acepto que soy un ser limitado, (como todos), si yo acepto que no cuento con todos los recursos, si sé que no se muchas cosas, si sé que estoy aprendiendo en la misma obra de teatro de la vida, mientras esta se desarrolla, entonces viene la aceptación.

La aceptación no es resignación, pues esta última es para el que se ubica como víctima, entonces se resigna, él no puede cambiar nada, tiremos a la basura la culpa, y su extensión, la resignación, pues son de verdad, inservibles, destructivas, anuladoras.
Aceptar es ubicarse como protagonista, es decir ¿qu

é puedo hacer yo? , ¿Qué puedo protagonizar?, ¿qué puedo experimentar?, ¿qué puedo aprender y que puedo crear? a partir de lo que me sucedió.

La cultura de la culpa divide y juzga en inocente o culpable.

“LA CULPA ES LA DROGA DEL VICTIMISMO”.

Las personas que más culpan, o se culpan, son las que menos aprenden, se ubican como víctimas.

Es necesario trascender la culpa y el perdón, pues al hacerlo, me libero de rencor y de dolor.

Sé que en esta vida he cometido errores, y aun cometeré otros, porque soy humano, y por eso mismo tengo compasión conmigo mismo, al comprender esto, recién estoy capacitado, para ser compasivo con otros, con el prójimo, incluso con aquellos que partieron por decisión propia.

¿Por qué no debo juzgar a otro, tampoco a mi hijo, aquel que decidió partir?
Primero porque cada ser es una persona individual, que también elige, como nosotros, a veces desacertadamente.

Aunque somos cercanos a nuestros hijos, NO caminamos con sus zapatos, no vivimos desde su punto de vista, no tenemos la misma ubicación en el clan familiar, no tenemos su entorno etario, no somos de su generación, casi nunca sabemos qué necesidad tienen, y un largo etcétera.

No somos ángeles, somos humanos, y si nos comparamos con ellos, estaremos tristes.

Tomemos responsabilidad, y no culpa, seamos responsables de expandir nuestra conciencia, nuestros conocimientos, nuestro amor, y cada día desenvolvamos el regalo presente, así se llama ¡presente!, pues es un regalo un presente.

Cuando tomo la responsabilidad de mi vida, dejo la culpa y la victimización.

Dice el maestro Victor Frankl “HEMOS LEVANTADO PRIMERO LA ESTATUA DE LA LIBERTAD, SIN HABER LEVANTADO LA DE LA RESPONSABILIDAD”

Sepamos también que “yo no causo los sentimientos de los demás” y que “el otro tampoco causa mis sentimientos”
Desde el corazón, es posible ser compasivos y amorosos, sabiendo que no somos perfectos.
Jesús dijo “Que tire la primera piedra el que está libre de errores”….nadie lo hiso.

“LA ACEPTACION SIN JUSGAR ES LA PROPIA SANACION”

“Paz y Bien”

PÁJARO HERIDO, PÁJARO EN VUELO


Por VICTORIO ALFREDO BERNARDI – Renacer Santa Fé

Cuando llegamos al grupo Renacer, grupo de padres que enfrentan, la muerte hijos, somos pájaros heridos.

El pájaro que ha sido creado para volar para cantar a la naturaleza , cuando está herido debe permanecer en el suelo , triste sin protección , lleno de dolor , sin poder ver la vida misma desde las alturas que solía dominar ,ensombrecido su mirada es al ras de tierra

Así llegamos a los grupos Renacer luego de la partida de nuestros hijos en mi caso tres, somos pájaros heridos y no sabemos qué hacer y cómo hacer para volver a levantar vuelo, ya que para eso fuimos creados.

Es entonces dentro de los grupos Renacer que recibimos de manos mágicas caricias, abrigos y los primeros abrazos de otros pájaros, que nos dicen que luego de un proceso volveremos a volar, es decir volveremos a tener una vida.

Muchísimos abrazos de hermanos son las alas protectoras de otros pájaros que saben, y que cantan algo así como SI A LA VIDA.
Es entonces que aprendemos la valiosa lección del servicio.

Nos enseñan  estos pájaros más viejos de Renacer que es verdad eso de que “POR QUE DANDO SE RECIBE”.

Entonces es que escuchamos que la sanación de nuestras maltrechas alas vendrá cuando levantemos la cabeza y nos ocupemos de otro padre es decir cuando nosotros mismos hagamos servicio.

Pero ese servicio tiene 3 sabidurías que deben ir siempre juntas para ser realizado no solo con amor sino con eficiencia.
Voluntad, Sabiduría, y Amor en movimiento.

La voluntad es el cuerpo del pájaro, y la sabiduría y el amor son sus alas.
Entonces aprendemos que no basta querer y hacer sino también se necesita el saber.

Renacer tiene su filosofía, no es un grupo de duelo, es una vivencia, es una cultura, no es ni religión ni ciencia es un camino vivencial para la superación de estas partidas físicas de hijos.
Sirve de mucho resumir “lo que no es Renacer”, eso ha sido un trabajo brillante echo por Juan Francolino, un papa que hace mucho trabaja en Renacer.

Cuando adquirimos las 3 herramientas de la voluntad el amor moviente y la sabiduría, nuevamente somos pájaros en vuelo.
Hay un cicuito energético que es recibir y dar , asistimos a las reuniones renacer a recibir estos tres alimentos y lo damos lo entregamos a la mama y el papa recién herido.

Que nos elevemos en vuelo para estar a la altura de nuestros hijos, que ocupemos nuestro lugar …

Paz y Bien !!!!!

LA FUERZA DE GRAVEDAD Y EL DOLOR


Por VICTORIO ALFREDO BERNARDI – Renacer Santa Fé

Nos dice Víctor Frankl en “El hombre en busca del sentido”….aquel que se “levanta” por encima de su dolor para ayudar a otros trasciende como ser humano.

En la física comprobamos que todos los cuerpos caen, por una fuerza que llamamos gravedad, y según su peso esa fuerza nos inmoviliza.

En la vida diaria cuando alguien está cerca de morir decimos coloquialmente que esta grave.

Las madres y padres que enfrentan la muerte de hijos también sabemos que el dolor actúa en nosotros como una fuerza mental, emocional y física que igual que la fuerza de gravedad tiende a inmovilizarnos, aislarnos, a veces ensombreciéndonos como si se nos empujara hacia las entrañas de la tierra.

¿Tendrá alguna utilidad este proceso? ¿El inmovilizarnos, ensombrecernos sirve para algo?

Para dilucidar esta pregunta, nuevamente busquemos la respuesta en la vida circundante en la propia naturaleza y por analogía encontremos las respuestas.

¿Quiénes, y por qué, vencen esa fuerza que llamamos ley de gravedad?

Si observamos los arboles ellos se elevan a enormes alturas, buscando la luz solar que les da vida y frutos abundantes.

Pero los arboles no podrían elevarse, si antes no hubieran generado raíces, que penetrando la profundidad de la tierra, busquen agua y minerales para su enorme desarrollo.

Haciendo una analogía con los árboles, creo que el dolor que ha causado la partida de nuestros hijos, ha desarrollado profundas raíces, para que luego se eleve el amor, venciendo la gravedad, buscando la luz, para realizar la magia alquímica de la fotosíntesis, de la vida misma.

Es entonces que encontramos la utilidad de esas raíces que dejo en nosotros el paso del dolor.

Este amor es una fuerza indómita, es un amor incondicional, que igual que los arboles solo quiere estar para servir, para generar oxígeno, para generar vida nueva en aquellos que sienten que ya no la tienen.

¡Este proceso es el triunfo de espíritu!

Seamos arboles de abundantes frutos, y frondosa sombra, busquemos en lo alto la luz y el calor del amor, para irradiarlo en servicio a las madres y padres que lleguen a Renacer.

PAZ y BIEN….

¡HASTA SIEMPRE LUIS!


En el día de ayer  Renacer Santa Fe despidió a uno de sus papás pioneros, Luis Ozarowski.  Un papá de gran sabiduría que nos dejó una valiosa enseñanza y fue un gran pilar para muchos.

Querido Luis te recordaremos con mucho amor, disfruta allí con nuestros hijos en el reino del amor y la compasión total e  ilumina nuestros pasos para continuar brindando el mensaje esperanzador de Renacer a todos los que continúen llegando.

Hacemos llegar nuestros saludos y cariño a su esposa Inés y toda su familia.