Archivo de la categoría: Aportes de los lectores

Espacio para la publicación de las notas o artículos de los lectores de este blog.

REFLEXIONES DEL 32º ANIVERSARIO DE RENACER


En este video, José María Herrera, papá de Emiliano, de RENACER Córdoba Centro, realiza una síntesis e interpretación de lo que significó la intensa Jornada llevada a cabo el 05 de Diciembre pasado, en conmemoración a los 32 Años de la primer Reunión de RENACER iniciada en la Ciudad de Río Cuarto (Córdoba, Argentina), evento que publicáramos en el siguiente link:

https://gruporenacer.wordpress.com/2020/12/07/emision-del-32-aniversario-de-renacer/

“DÉCIMAS DEL ANIVERSARIO”


Por EDUARDO FESSIA  papá de PEDRO  JOSÉ   (Actor/Payador) Renacer Santa Fe

Llegamos a “Renacer”

en la noche más oscura

sumidos en la amargura

llorando a más no poder

dolidos por ese ser

que se llevó la alegría

en ese nefasto día

de su partida sin razón

con angustia y desazón

llenos de melancolía.

Y te recibe el abrazo

y la palabra de aliento

de gente que al sufrimiento

no le ha bajado los brazos

lo que fuera triste ocaso

se disipa en compañía

y lo que tanto dolía

ahora se torna en templanza

y la luz de la esperanza

se enciende en el nuevo día.

Con la medida opinión

sin consejos ni recetas

y la enseñanza concreta

que emana de la razón

siempre buena la ocasión

para poder aprender

que el servicio y el deber

siempre honrará la memoria

de los que escriben la historia

de este grupo “Renacer”.

“APRENDIENDO COMO HACER SERVICIO EN RENACER”


Por Victorio Alfredo Bernardi – Renacer Santa Fé

A través de 3 Aulas de: VOLUNTAD, APRENDIZAJE y AMOR

Llevamos el mensaje 3H

-HUMANIDAD, HUMILDAD, HUMOR.-

Quiero reflexionar sobre el enorme servicio que se despliega en Renacer.

Es probable que el lector tenga otras  miradas o tal vez no los comparta. Si así  fuera simplemente descártelas, solo son mi punto de vista, que es la vista de un punto, y por supuesto no son verdades reveladas, solo simples sugerencias de este padre amigo de ustedes

“De la noche negra del alma, a la luz del servicio en Renacer”

3 aulas:

VOLUNTAD, APRENDIZAJE y AMOR

Esta primera tri-unidad, tiene ese orden específico, pues cuando una madre o padre llega a Renacer el grupo infunde con su ejemplo, con su palabra y con su acompañamiento, la voluntad para salir de ese naufragio.

Seguir leyendo “APRENDIENDO COMO HACER SERVICIO EN RENACER”

CONCIENCIA EN “AM” O EN “FM”


Por Victorio Alfredo Bernardi – Renacer Santa Fé

Cuando conectamos a ondas radiales podemos hacerlo en dos bandas, AM, o FM.

La banda fe frecuencia AM, tiene poca información y baja capacidad y calidad.  La banda FM tiene mucha información,  mucha capacidad y calidad.

Por medio de un oscilador de frecuencia, es que podemos pasar de una sintonía a la otra.

En Renacer tenemos la vivencia, la experiencia, que la partida física de nuestros hijos trae en los padres la expansión de la conciencia.

Cuando hablamos que algo se expande quiere decir que en el inicio del proceso era inferior y en el final de la expansión es superior.

Seguir leyendo CONCIENCIA EN “AM” O EN “FM”

RESTAURAR LA PAZ


Por Victorio Alfredo Bernardi – Renacer Santa Fé

Ante la partida de hijos, luego del sufrimiento, y el dolor que provoca este hecho, se hace muy necesario restaurar la paz.

Cuando un obstáculo de la naturaleza, (un río caudaloso por ejemplo), nos impide una comunicación con una parte del territorio, decimos estamos aislados . Pero los hombres construyen puentes y restauran esa comunicación.

¿Es posible restaurar la paz? ¿Qué tipo de puente será necesario para restaurar la paz?,  ya que ella no es material sino psíquica espiritual intangible.

Hay un mundo que tocamos, vemos, palpamos, percibimos con nuestros cinco sentidos, (todos hacia afuera) pero también hay un mundo intangible, invisible a la óptica del humano.   Si abrimos las manos, es seguro que entre las dos, hay una variedad de ondas, ya sea de radio, de teléfonos, etc. que no vemos, pero sabemos de su existencia, en realidad son ellas las que dan vida a muchos artefactos.

En esta analogía me baso, para creer que el cuerpo es sólo un envoltorio, de algo más importante e intangible.

Si, si, sí, creo que guardado en nuestro interior, esta esa joya no tangible que llamamos alma y espíritu.

Hay dentro de cada uno una fuente inagotable, de donde brota todo lo bueno, todo lo bello, todo lo verdadero, pero es intangible.

Es por eso que sostengo, que nuestros hijos en la llamada muerte, en realidad han hecho una mudanza.

Es mi creencia, y no es necesario estar de acuerdo con ella, no quiero convencer a nadie, sino que cada uno experimente y descarte o acepte estos dichos.

Nuestros hijos al irse del mundo físico, inician un ciclo en el mundo intangible, se mudan.

Cuando nosotros bajamos esos 40 cm de la mente al corazón también somos pontífices es decir constructores de puente, en este caso una orilla es material, y la otra es espiritual.

Somos amor, y la función del amor es unir, conectar, no dividir, no juzgar, no separar, el amor es wi-fi, entre todos los seres, y entre todos los planos.

El amor da vida y el temor quita vida. Si vibro en amor, a veces me visitan aquellos que están en planos no materiales, no atómicos, sino fotonicos es decir de luz.

¿Cómo se hace para vivir mejor después de la muerte física de hijos?

Para vivir mejor hay que ser mejor, y para ser mejor hay que servir, “dar”, así se cumple aquello de que “dando se recibe”.

Felicidad como muchas palabras esconde un secreto, feliz  si  das.

Restaurar la paz a través del amor que nos hace ser de aquí y de allá.

Restaurar la paz y poder decir hijos los quiero en el ayer con cuerpos y abrazos, los quiero en el hoy de la luz y el gozo, los quiero en el mañana cuando el viaje me lleve a confundirme con su alma.

Yo me atrevo a agradecerle al dolor que me trajo un nuevo amor.

Hoy se cumple 4 años de la partida de Ramiro Martin (mi hijo mayor), he tendido un puente hecho de arco iris, para ir a su encuentro.

Paz y Bien

UN LARGO CAMINO DE 40 CENTIMETROS


Por Victorio Alfredo Bernardi – Renacer Santa Fé

Los padres que nos tocó la difícil misión de tener que enfrentar la muerte de hijos, tenemos desplegado ante sí un largo camino de solo 40 centímetros.

Este camino puede llevarnos toda una vida recorrerlo, salvo que elevemos la mirada a través de la conciencia, y entonces sobrevolando desde el alma, vemos que este camino nuevo  que tenemos que recorrer tiene un punto de partida y un punto de llegada, que no es tan lejos, pero que a nosotros se nos hace largo,  a veces muy largo, tanto que a  muchos padres no les alcanza la vida en recorrerlo.

Cuarenta centímetros, tenemos desde el cerebro al corazón….esa distancia puede ser pequeña o puede ser enorme… Y ¿de qué depende y de quién depende?

Depende de nosotros mismos, ¿y de qué?… De la aceptación,  es decir salir de las interminables e inconducentes preguntas  para establecernos en la aceptación.

Una estación es la mente,  la otra es el corazón y en ese viaje de los 40 centímetros contamos con el abrigo de muchas hermanas y hermanos que se conducen en el colectivo RENACER.

Ellos ya saben que una vez llegados a la estación de la aceptación,  en el corazón una nueva vida se despliega,  es la vida del servicio hacia otros seres dolientes.

El servicio amoroso e impersonal, despliega las alas del amor incondicional,  y desde ahí es que honramos a nuestros amados hijos.

Paz y Bien hermanos

LA MUERTE POR DECISIÓN PROPIA


Por Victorio Alfredo  Bernardi

MI PENSA-CIERTO, y MI SENTI-VERDAD SOBRE “LA CULPA”:

Entre las madres y padres de los grupos Renacer, es común escuchar, que muchos integrantes pasan por un sentimiento de culpa.

En muchos casos mamas y papas, piensan y sienten que ellos son culpables por las circunstancias diversas, de la partida por propia decisión, es decir suicidio de los hijos.

Este 24 de noviembre se cumplirá 4 años, que mi amado hijo mayor, Ramiro Martin, partió de esa forma.
Estoy reflexionando a 10 días de ese aniversario, ese día era el día de acción de gracias.

Yo confieso, que por un tiempo he transitado el tornado mental de la culpa, al preguntarme si ¿había hecho todo? , si ¿había intentado todo? , para dar respuesta a la ludopatía o adicción al juego , que además se acompaña de otras adicciones .

Una cantidad de pensamientos, “Si hubiera hecho” tal cosa o, “si NO hubiera hecho”, desembocan en la culpa, como pesado contrapeso para avanzar y sanar el dolor de la partida.

Descontado esta, que madres y padres amamos a nuestros hijos, por lo tanto la primera observación que realizamos, descarta la culpa por la partida de nuestros hijos.

Juzgar al suicida, es como mínimo una grave falta de respeto.
Como seres humanos, estamos sometidos en nuestra vida a una constante elección, siempre estamos realizando una elección, sea esta consciente o inconscientemente.

La elección del suicida, tiene todo que ver, con la necesidad de poner fin a un sufrimiento, que no pueden manejar.

Cada quien elige, como vivir, y en estos casos como morir.

El elegir NO nos hace culpables, nos hace responsables, de cualquier opción.

Cada vez que elegimos deberíamos estar en calma, en paz, en armonía, y sobre todo en una suprema atención.

Pero esto NO siempre sucede así.

Aceptar su decisión, pedir que siga su camino, que encuentre paz y luz, que como padres, no lo juzgamos, lo comprendemos y también lo perdonamos por su decisión.

Ya sabes, no juzgar, no juzgar, no juzgar, cuando tu dedo índice señala acusador a otro (aunque sea tu hijo) el dedo medio el anular y el meñique te señalan a ti, ya ves son tres, no juzgues.

EL SER HUMANO HACE LO MEJOR QUE PUEDE, EN EL MOMENTO DADO, CON LOS RECURSOS QUE TENEMOS EN ESE MOMENTO.

Cuando hablo de recursos, también incluyo a la conciencia, y a la sabiduría poca o mucha que tenemos en ese momento.

No nos es posible ser perfectos al menos en esta dimensión, nadie, nadie, nadie, lo es, y la perfección es aburrida.

Si yo acepto que soy un ser limitado, (como todos), si yo acepto que no cuento con todos los recursos, si sé que no se muchas cosas, si sé que estoy aprendiendo en la misma obra de teatro de la vida, mientras esta se desarrolla, entonces viene la aceptación.

La aceptación no es resignación, pues esta última es para el que se ubica como víctima, entonces se resigna, él no puede cambiar nada, tiremos a la basura la culpa, y su extensión, la resignación, pues son de verdad, inservibles, destructivas, anuladoras.
Aceptar es ubicarse como protagonista, es decir ¿qu

é puedo hacer yo? , ¿Qué puedo protagonizar?, ¿qué puedo experimentar?, ¿qué puedo aprender y que puedo crear? a partir de lo que me sucedió.

La cultura de la culpa divide y juzga en inocente o culpable.

“LA CULPA ES LA DROGA DEL VICTIMISMO”.

Las personas que más culpan, o se culpan, son las que menos aprenden, se ubican como víctimas.

Es necesario trascender la culpa y el perdón, pues al hacerlo, me libero de rencor y de dolor.

Sé que en esta vida he cometido errores, y aun cometeré otros, porque soy humano, y por eso mismo tengo compasión conmigo mismo, al comprender esto, recién estoy capacitado, para ser compasivo con otros, con el prójimo, incluso con aquellos que partieron por decisión propia.

¿Por qué no debo juzgar a otro, tampoco a mi hijo, aquel que decidió partir?
Primero porque cada ser es una persona individual, que también elige, como nosotros, a veces desacertadamente.

Aunque somos cercanos a nuestros hijos, NO caminamos con sus zapatos, no vivimos desde su punto de vista, no tenemos la misma ubicación en el clan familiar, no tenemos su entorno etario, no somos de su generación, casi nunca sabemos qué necesidad tienen, y un largo etcétera.

No somos ángeles, somos humanos, y si nos comparamos con ellos, estaremos tristes.

Tomemos responsabilidad, y no culpa, seamos responsables de expandir nuestra conciencia, nuestros conocimientos, nuestro amor, y cada día desenvolvamos el regalo presente, así se llama ¡presente!, pues es un regalo un presente.

Cuando tomo la responsabilidad de mi vida, dejo la culpa y la victimización.

Dice el maestro Victor Frankl “HEMOS LEVANTADO PRIMERO LA ESTATUA DE LA LIBERTAD, SIN HABER LEVANTADO LA DE LA RESPONSABILIDAD”

Sepamos también que “yo no causo los sentimientos de los demás” y que “el otro tampoco causa mis sentimientos”
Desde el corazón, es posible ser compasivos y amorosos, sabiendo que no somos perfectos.
Jesús dijo “Que tire la primera piedra el que está libre de errores”….nadie lo hiso.

“LA ACEPTACION SIN JUSGAR ES LA PROPIA SANACION”

“Paz y Bien”

LA FUERZA DE GRAVEDAD Y EL DOLOR


Por VICTORIO ALFREDO BERNARDI – Renacer Santa Fé

Nos dice Víctor Frankl en “El hombre en busca del sentido”….aquel que se “levanta” por encima de su dolor para ayudar a otros trasciende como ser humano.

En la física comprobamos que todos los cuerpos caen, por una fuerza que llamamos gravedad, y según su peso esa fuerza nos inmoviliza.

En la vida diaria cuando alguien está cerca de morir decimos coloquialmente que esta grave.

Las madres y padres que enfrentan la muerte de hijos también sabemos que el dolor actúa en nosotros como una fuerza mental, emocional y física que igual que la fuerza de gravedad tiende a inmovilizarnos, aislarnos, a veces ensombreciéndonos como si se nos empujara hacia las entrañas de la tierra.

¿Tendrá alguna utilidad este proceso? ¿El inmovilizarnos, ensombrecernos sirve para algo?

Para dilucidar esta pregunta, nuevamente busquemos la respuesta en la vida circundante en la propia naturaleza y por analogía encontremos las respuestas.

¿Quiénes, y por qué, vencen esa fuerza que llamamos ley de gravedad?

Si observamos los arboles ellos se elevan a enormes alturas, buscando la luz solar que les da vida y frutos abundantes.

Pero los arboles no podrían elevarse, si antes no hubieran generado raíces, que penetrando la profundidad de la tierra, busquen agua y minerales para su enorme desarrollo.

Haciendo una analogía con los árboles, creo que el dolor que ha causado la partida de nuestros hijos, ha desarrollado profundas raíces, para que luego se eleve el amor, venciendo la gravedad, buscando la luz, para realizar la magia alquímica de la fotosíntesis, de la vida misma.

Es entonces que encontramos la utilidad de esas raíces que dejo en nosotros el paso del dolor.

Este amor es una fuerza indómita, es un amor incondicional, que igual que los arboles solo quiere estar para servir, para generar oxígeno, para generar vida nueva en aquellos que sienten que ya no la tienen.

¡Este proceso es el triunfo de espíritu!

Seamos arboles de abundantes frutos, y frondosa sombra, busquemos en lo alto la luz y el calor del amor, para irradiarlo en servicio a las madres y padres que lleguen a Renacer.

PAZ y BIEN….

UNA VALIOSA ALTERNATIVA AL DUELO


Somos integrantes de RENACER; ¿Qué es RENACER?, ¿Para qué concurrimos?, ¿Qué nos ofrece?, ¿Podremos algún día encontrar paz interior, luego de lo que nos ha sucedido?.

Se nos ha ido para siempre un hijo o hija, de forma anticipada a las lógicas.

Nadie espera nunca que pueda acontecer semejante suceso.

Nos toca vivir esa situación marcada por el destino, generando en nosotros, la mayor conmoción existencial que puede vivir un ser humano.

De un día para otro se nos da vuelta el curso de nuestra vida y a quienes nos rodean. Como consecuencia de ello, nos encontramos clamando por ayuda, nos sentimos desorientados sin tener en claro qué poder hacer. RENACER se presenta como una alternativa muy válida, que se nos ofrece, a fin de poder trascender tan inmenso dolor. El grupo nos brinda herramientas, con las cuales podremos intentar transitar los peores momentos, en una forma más digna, mirando con la cabeza en alto, hacia un futuro no tan lejano de esperanza y paz interior. Concurrimos porque no deseamos continuar viviendo como estamos, envuelto en las incertidumbres y culpas, como queriendo ignorar esa realidad causante de nuestro sufrimiento.

Asistiendo habitualmente a las reuniones, iremos aprendiendo a encontrar un sentido al mismo, y a transformar tanto dolor en Amor, en homenaje a ese hijo que no está, y por los que aún están con nosotros. A enfocarnos en tratar de  ser mejores personas que antes, brindando a nuestros pares: empatía, solidaridad, tolerancia, etc., sin que exista interés de devolución alguna.

El único objetivo es ayudar a salir de esta amarga situación a quienes como nosotros antes, sufren. Es natural que nuestro afán se centre en sobrellevar lo mejor posible esta situación, no obstante debemos entender que es necesario generarnos libremente un compromiso, con nosotros mismos y con el hijo que partió, fijando la vista en otro padre que sufre.

Dejamos de lado nuestro dolor para centrarnos en ese otro, y de ahí brindarle nuestro amor, en honor a mi hijo. Para eso será necesario perseverar asistiendo a las reuniones, a pesar que cueste al principio entender la esencia de las mismas.

A medida que transcurre el tiempo, y casi sin darnos cuenta, va desapareciendo el sufrimiento, asistiendo de esa manera a una transformación hacia el amor incondicional, convirtiéndose éste más fuerte que el propio dolor. He aquí la trascendencia del mismo, por consiguiente se logran los objetivos.

Por todo lo antes expresado, se sugiere a padres y madres recientes a continuar, con la certeza que muy pronto obtendrán su recompensa, encontrando así esa tan anhelada y plena PAZ INTERIOR.

Podrán trasmitir sus testimonios y aprendizajes a otro papá o mamá que llega como hemos llegado todos en la misma situación, sintiéndose así útil para el grupo. RENACER es ayuda mutua, y todos quienes participamos activamente nos ayudamos entre todos, no existiendo ningún tipo de jerarquía. RENACER necesita del aporte de todos y de cada uno por igual, siempre con la mirada en el que llega.

Colaboración: Neri Aquino, papá de Álvaro

RENACER Maldonado – Octubre 2020.

RENACER ES UNA ESCUELA DE VIDA


Palabras de  Norberto Raviolo (siempre en nuestro recuerdo)

Renacer significa “volver a nacer”.

Es volver a empezar, desde otro lugar tratando de no cometer los errores que cometimos en el pasado.

Es el empeño y el esfuerzo por estar bien.

Renacer es para todos, pero no todos son para Renacer.

Esta crisis que se nos presentó al partir nuestros hijos no la arregla nadie que no sea nosotros mismos, ni el médico, ni el sacerdote, ni el psicólogo ( por supuesto que todo apoyo de ellos es útil, pueden ayudar y acompañar al igual que los amigos y la familia) pero somos nosotros los que tenemos que poner la fuerza para resolverlo.  Es una decisión personal.

Es difícil enfrentarse con uno mismo. Para esto se necesita honestidad y muchísima humildad porque todo es nuevo, absolutamente todo es nuevo.

Nadie sabe como va a reaccionar y si uno quiere imaginar como ir más adelante no se sabe porque todos los días vivimos experiencias nuevas.

Se necesita Humildad para acercarme a otro que le pasó lo mismo que a mí.

Vamos a Renacer a brindar nuestra experiencia de lo que hicimos bien o mal en este camino.

De lo que hicimos bien para dar testimonio de las cosas que nos hicieron sentir mejor, con lo que hicimos mal para dar testimonio de lo que no es conveniente hacer.

Si uno esta decidido a salir del pozo, este es un instrumento válido, es el único que hay, no hay otra, acercarse al otro como cuando una mujer va a ser mamá y se acerca y le pregunta a otra que ya fue mamá ¿cómo es el parto?.

Esto es complicado pero tiene su recompensa,  ¿cuál es la recompensa?  Se acorta el tiempo de sufrimiento.

Todos sabemos lo que pasamos que es la noche larga y acortarla no es poco.

Es lo que hacemos en la escuela, uno va a aprender. Renacer es una “Escuela de vida”.

 

LOGOACTITUD, Responsabilidad, Libertad, Conciencia y Amor



Pilar Tavarone, mamá de Daniel,  el día 04 de Julio del corriente año, participó de las charlas de RENACER en Vivo,  brindando su visión y perspectiva de lo que significa LOGOACTITUD, un concepto de alto valor definido por Viktor Frankl, que forma parte de las herramientas que RENACER nos brinda en el descubrir nuestro nuevo camino de vida, luego de la partida de Hijos.

La versión completa de la charla, puede ser bajada e impresa en el Link disponible aquí más abajo:

LOGOACTITUD.PDF

 

LA ESPIRITUALIDAD


Por Roxana Benítez – Mamá de Martín

Para nosotros es esencial hablar de espiritualidad (no es religión), porque venimos de pasar el momento más difícil de un ser humano y sólo a través de ello podemos conseguir un cambio existencial, de reveer cual es el camino a seguir.

Siempre tengamos en cuenta que cada uno tiene su propio tiempo para trascender y ser en este camino empedrado, tarea no fácil pero tampoco imposible.

La intuición nos muestra el camino, que aún en los momentos difíciles existe la posibilidad del cambio, transformación.

Entonces,  si nosotros seguimos mirando para atrás no podremos mirar lo que nos hay adelante de : hijos, padres, hermanos, nuestra propia familia, nuestro presente.

Es el hoy,   es ahora que hay que disfrutar los momentos,  el minuto a minuto y cada instante.

Para mí es importante que en Renacer haya:

  • Comunicación.
  • El saber que todos somos diferentes, únicos e irrepetibles en nuestra forma de pensar y sentir.
  • Que atravesar el sufrimiento va en camino a la aceptación,  la cual nos va llevar a la trascendencia espiritual.

La espiritualidad,  entendida como el mirarse hacia adentro, buscar lo mejor de nosotros mismo y darle sentido a la vida.

Es eso que nos impulsa, que nos sale de adentro, como si fuera un viento que sale de nuestro corazón para seguir viviendo.

Es espiritualidad entendida como la tercera dimensión propia (seguida de la mente y nuestro sentido),  una madre explicó está división muy hermosa.

Para reflexionar dejo este texto:
“NO LLOREMOS POR LAS NOCHES LA AUSENCIA DEL SOL PORQUE LAS LÁGRIMAS NOS IMPEDIRÁN VER LAS ESTRELLAS”

Nuestros hijos son estrellas fugaces que pasaron por nuestras vidas, quienes al concebirlos fueron causa de la dulce espera y con sus partidas son la causa de nuestra dulce nostalgia.

EN NUESTRAS ACCIONES ESTÁ VIVO EL RECUERDO DE NUESTROS HIJOS


Por Paula Galassi –  Mamá de Micaela

Cuando vamos a las reuniones de Renacer nos encontramos con una realidad:  no somos los únicos que perdimos físicamente un hijo.

En cada silla hay un papá o una mamá que le pasó lo mismo que a mí.  Nos vamos nutriendo de las experiencias de los que están más adelantados, nos llevamos muchas respuestas ante alguna pregunta o inquietud.

Cuando comencé Renacer lo primero que se me vino a la mente es:  ¿se puede seguir viviendo sin sufrir? .

Sentí que tenía una esperanza de vida,  que se podía salir adelante,  SI OTRO PAPA PUDO ,  ¿PORQUE YO NO VOY A PODER?.

Aprendemos que se puede seguir viviendo de pie y dignamente después de la muerte de un hijo.

Renacer nos ACORTA ese camino de tanto sufrimiento y desorientación de los primeros tiempos y nos enseña una nueva manera de ver las cosas.

También nos enseña a encontrarle un sentido a nuestra existencia después de semejante tragedia.

Nuestra vida no será la misma que antes, ya no somos los mismos, esto nos marca un antes y un después, pero como queremos ser,  eso dependerá sólo de nosotro.

¿Queremos arrastrarnos por la vida?  ¿o queremos transitarla de pie viviendo lo que todavía nos queda por recorrer?.

Yo me quedo con la última opción y estoy segura que mi hija de esa manera estará orgullosa de mí  y que el día que nos encontremos nuevamente,  podamos abrazarnos sin culpas y disfrutar de la vida eterna.

¿Qué nos dejo ese hijo que partió? ¿sólo dolor?  Yo no lo creo… entonces,  una vez que entendemos este MENSAJE ,  todo lo que hagamos a partir de ahora será con amor,  PORQUE EN NUESTRAS ACCIONES ESTARÁ VIVO EL RECUERDO DE NUESTROS HIJOS

Somos responsables de nuestra vida y si tenemos otro hijo o hija, pensemos también en eso, que no tengan una mamá a medias, sino una mamá entera.  Ellos no tienen la culpa de nada, pero nosotros sí ,  tenemos la responsabilidad de todo lo que nos queda por vivir.

Se preguntarán si es difícil, ¡sí!  requiere de un gran esfuerzo personal, pero ¿acaso no es más difícil vivir amargados, desilusionados, llenos de pena, angustia y desesperanza?

Entre dos cosas difíciles podemos elegir aquella que sea mejor,  todo depende de cada uno y de nadie más.

Ese es mi deseo para todas las mamás y papás que están transitando por el principio de este camino que no es fácil, ni corto, pero si posible  recorrerlo con todo lo mejor de nosotros .

Esto dependerá de la decisión de cada uno. Nadie lo puede hacer por otro .

Dedicado a mi hijo Luca que esta de este lado de la vida, otro de mis motores.

 

APUNTES DE UNA CHARLA DE GUSTAVO BERTI


         Apuntes de una charla de Gustavo Berti en un                         Encuentro en Ave Fenix (07/12/14).                                      Por Alicia Toniatto – Mamá de Cristian

Renacer es una institución moral de dos personas que se dieron cuenta que no  era necesario que los padres debían morir primero.

Ser moral es dar al otro más de lo que uno espera de él, sin importarme lo que yo reciba de ese papá, es el deseo de que esos papás sufran menos de lo que sufrimos nosotros cuando perdimos a nuestros hijos.

Preguntarse ¿por qué? es absurdo. Preguntarse preguntas sin respuesta es cosa de necios y lo menos que tenemos que hacer como padres es la necedad.  En cambio preguntarse ¿para qué? representa la libertad de cada padre para tomar su decisión de continuar.

No entramos a este grupo por mérito propio, entramos porque perdimos un hijo.

Si yo quiero ser mejor que otro papá es como decir que mi hijo era mejor que otro.

La muerte de un hijo me dá libertad y una falta de miedo que antes no teníamos. Una vida en libertad y sin miedo no tiene precio y eso nos lo otorgaron nuestros hijos con su muerte.

¿Qué significa vivir después de perder un hijo? Es como sacarse un guante de goma, todo lo que esta adentro queda afuera y todo lo que estaba afuera queda adentro.

Ya no somos las mismas personas entonces, ¿qué personas vamos a ser? Toda la vida se dá vueltas y me veo obligado a elegir y esa es la libertad que tenemos.

Por eso hablamos de transformación porque los conceptos de libertad y moral se oponen al concepto de duelo o elaboración del duelo.

Renacer es el otro, cuando llega otro papá lo tengo que proteger, tengo que dejar de lado mi dolor para que ese papá este mejor. Así le doy sentido a mi propio dolor y así la desesperación va desapareciendo. El resultado se dá por vía inversa.

El dolor se transforma en una “dulce nostalgia” porque ese dolor lo atravesamos, lo vivimos, lo enfrentamos, lo padecimos. Renacer tiene poder para cambiar la sociedad ¿qué cosas podemos hacer?

Renacer esta consolidado como grupo de padres que enfrentan la muerte de hijos, esta consolidado como factor de transformación social y nuestro país es un país de pioneros , todo lo que uno quiera comenzar a hacer lo puede hacer.

El duelo limita, restringe la trascendencia del ser humano. El duelo hace que le de cada vez más importancia a mi dolor, a mis culpas, mirándome el pupo sin mirar al papá que tengo al lado que también sufre. Permanecer en duelo significa mirar sólo mi dolor.

Renacer es una alternativa al duelo (No es un grupo de duelo).

Si yo miro mi propio duelo y no te ayudo no estoy siendo una persona moral.

La moral y el duelo son paralelas que no se tocan nunca, son dos cosas distintas.

La alternativa es ayudar al otro para salir de mi dolor.

Duelo es responder emocionalmente a la pérdida de un ser querido.

Moral y trascendencia en cambio es responder activamente a la pérdida de un ser querido.

No fomentamos que un papá llore (no es que no se lo permitimos) pero no lo alentamos a continuar llorando.

No le preguntamos cómo esta, le preguntamos qué hizo o que opina que debe hacer para estar bien o mejor.

Hay que sacar a una persona de su concentración en sí mismo para concentrarse en el otro, darle herramientas para enfrentar y salir del dolor, y no fomentar una y mil veces lo que le pasó.