Archivo de la categoría: 14 Aniversario Renacer Tandil

Evento realizado los días 16 y 17 de febrero en la universidad del Centro, Tandil, Buenos Aires, Argentina.

Carta de una hija a todos los padres presentes


Publicado el 17 de febrero de 2008 por primera vez

Carta leída en el día de hoy por “Hermanos de Renacer Tandil” en el marco del encuento por el 14 Aniversario de Renacer Tandil.

Cuando era chica, sentía que la vida era hermosa y que nunca habría grandes problemas.
Veía llorar a los mayores y me preguntaba si era tan terrible la muerte de un ser querido, con el tiempo me fui dando cuenta que todas esas faltas eran para siempre y que ya no había vuelta atrás.
Hasta que un día la vida me golpeo muy fuerte quitándolne a mí hermano, mi único hermano varón. Sentí que el mundo se hundía a mis pies que no iba a poder recuperarme de esto, mire a mi alrededor y vi a mi hermana que también sufría. Pero lo más doloroso fue verlos a ellos, ahí estaban mis padres, con sus vidas destruidas por la amarga tragedia.
Entonces la pregunta en mi cabeza había cambiado -¿Cómo sigue la vida ahora?- me dije.
La sonrisa de mis padres ya no es la misma, aunque haya motivo de alegria, sus expresiones son tristes. Es algo que como hija nunca puedo terminar de aceptar, perdÓn si es egoísmo pero me gusta mucho verlos reír.
No tenemos manera de compensar.,esa irreparable pérdida, pero sepan que siempre con nuestros hermanos en el corazón, nuestra lucha es por ustedes. Por eso queremos que con sus hijos en el corazón, sigan peleándola con nosotros… gracias por estar siempre ser tan fuertes, los queremos mucho.

Anuncios

Ejemplos


    Este texto originalmente fue escrito en febrero de 2008 para su exposición en el 14 aniversario del Grupo Renacer Tandil, luego de un poco mas de cinco años he modificado algunos párrafos.  Dedicado a todos las madres y padres que nos han dado  ejemplos que hoy nos sirven de guía en las tareas que realizamos en los grupos.
Juan Francolino

Voy a hablarles de MUERTE y no de cualquier muerte sino de algo peor que nuestra propia muerte, hablamos de la muerte de un hijo.

¿Que pasa cuando muere un hijo?

Al morir un hijo se destruyen ilusiones, proyectos, anhelos y nuestro sistema de creencias. Nuestra vida queda sin sentido.

Nos habían enseñado que los hijos sobreviven a los padres, que es antinatural que un hijo muera antes que un padre.

Nos derrumbamos emocionalmente y nos encontramos inmersos en la más profunda crisis existencial.

Volvemos del cementerio y tenemos que seguir viviendo. Hay vecinos que nos ven en la calle y se cruzan para no enfrentarnos. Y en ese momento no podemos entender esa actitud.

Familiares y amigos no logran entender lo que estamos viviendo.

En las reuniones evitan mencionar el nombre de nuestro hijo.

Lentamente nos quedamos solos.

En ocasiones escuchamos frases tales como,

El tiempo todo lo cura.

Ya va a llegar la resignación.

Son jóvenes pueden tener otros hijos.

Pueden adoptar.

Miguel de Unamuno expresa:
“Hay personas que en efecto piensan de esta manera porque piensan nada más que con el cerebro. En cambio hay otras que piensan con el cuerpo y con el alma, con la sangre y con el tuétano de los huesos, con el corazón, con los pulmones, con el vientre, con la vida…”[1]

Quienes sufrimos una tragedia, debemos tomar en cuenta algunos conceptos:

No es antinatural que un hijo muera antes que un padre, es anticultural;  miremos la naturaleza y veamos a cuantas madres se le mueren los cachorros. Veamos los centros de pobreza de nuestro país y las víctimas que cobra la desnutrición infantil. Y este concepto es difícil de asimilar tanto para quienes tenemos un hijo fallecido como para los que no lo tienen. Y esto es así porque en nuestra cultura no se habla de la muerte seriamente. Se habla de la muerte o en broma o se evita el tema por temor a atraerla.

¿Y que podemos decir de la muerte? Con certeza 2 cosas: primero que todos moriremos y segundo que no sabemos cuando[2].

Debemos aprender que la muerte es parte del vida, posiblemente la parte más importante ya que es el fin de la vida y lo que da marco a la vida. Lo contrario de la muerte no es la vida, es el nacimiento (o la concepción).

El tiempo que nuestros hijos llevan muertos no significa nada, lo que importa es lo que hacemos y que actitudes tomamos en ese tiempo. Nunca es demasiado temprano para empezar a hacer cosas para estar bien. Sin embargo, no podemos ser ayudados si no queremos que nos ayuden. Cuando estoy en el pozo alguien me puede ayudar lanzándome una soga pero yo tengo que tomarla y jalar para salir.

Ante el derrumbe emocional que conlleva la partida temprana de un hijo tenemos que RENACER y buscar hasta volver a encontrar el  “SENTIDO A LA VIDA” de acuerdo a a lo que expresa Viktor Frankl o darle “Sentido a la vida” de acuerdo a Harold Kushner. Ya no somos los mismos que fuimos, nuestros valores no son los mismos. Las crisis traen cambios y nosotros cambiamos.

Pero esto no quiere decir que nos olvidemos de nuestro pasado o de que manera veíamos las cosas antes.

Decimos que la gente no nos entiende, no nos comprende que solo en Renacer nos encontramos contenidos.

¿Como éramos nosotros antes de la muerte de nuestro hijo?

¿Por qué la gente que no sufrió una tragedia debería entendernos?

Ellos no nos tienen que entender, no pueden. Nosotros los tenemos que entender a ellos porque nosotros sabemos como es estar en las 2 veredas del camino. Porque seguramente nosotros en algún momento de nuestra vida tomamos las mismas actitudes que hoy nos molestan de los demás.

En ocasiones escuche a padres enojados con sus hijos vivos porque no quieren hablar del hermano muerto.

¿Como era nuestra familia antes de la muerte de nuestro hijo?

¿Hablábamos en nuestra casa sobre la muerte?

Porque el primer ejemplo lo tomamos de nuestra casa y la cultura que adquirimos durante mucho tiempo no la podemos modificar en un instante.

Y ya que lo mencione hablemos de ejemplos. Los ejemplos nos dan las pautas a seguir. Desde que somos chicos buscamos los ejemplos en los padres, en los maestros o en nuestros ídolos. Nos vamos cultivando en los ejemplos. Y vamos inventando nuestra vida a partir de los ejemplos.

Alguna vez escuche decir “lo que se hace en Renacer es admirable”. La palabra  ADMIRABLE se utiliza para poner una barrera para definir lo que no puedo hacer. Lo que se hace en Renacer es EJEMPLAR.

En Renacer lo más importante que encontramos son los ejemplos.

Partimos en el año 1988 con el ejemplo que nos dio el matrimonio Berti formando el primer Gupo Renacer y a partir de ese ejemplo inicial otras madres y padres lo tomaron y pusieron en marcha más grupos, algunos siguen, otros no, pero el ejemplo sigue y todos los años hay grupos nuevos.

Y los grupos supieron  resolver  problemas y situaciones que se le presentaron y nos dieron un tremendo ejemplo de lucha y perseverancia con el objeto de seguirse ayudando mutuamente y dando a la madre y al padre que llega un ejemplo de que se puede ser una persona integra y que da lo mejor de sí a su familia y la sociedad dado que, podemos volver a sonreír y podemos ser felices.

Y cuando llegamos a la intimidad de cada grupo, a cada mamá, a cada papá, encontramos un ejemplo.

“Si está mamá con semejante tragedia puede seguir adelante, estar bien y ayudar a otros, yo también puedo”.

Los padres cuando llegan al grupo creen que vienen a recibir y no se dan cuenta que desde el primer momento están dando. Nos dan su testimonio, nos dan a su hijo, nos dan enseñanzas, pues en cada historia tenemos cosas que aprender, nos dan cosas que en otro lado no se atreverían o no podrían dar, nos dan sus ganas de poder mejorar y muchas cosas más que no me alcanzaría el tiempo para enumerar. Y como consecuencia reciben.

Y se produce la Ayuda Mutua porque nos estamos ayudando unos a otros. Y la Ayuda Mutua es posible entre pares, entre personas que estamos en un mismo nivel. Y aquí estamos nivelados porque somos padres que tenemos uno o más hijos fallecidos.

Hace un tiempo atrás una mamá nos dijo:

Puse la foto de mi hijo en el grupo, es en el único lugar que yo puedo compartirlas porque para mi es sagrado.

El ejemplo contagia, porqué cuando llegamos al Grupo no sabemos que nos vamos a encontrar. Y podemos ver a Renacer como un lugar a donde vamos a contar lo mal que lo pasamos en la semana o por el contrario, como un lugar a donde vamos a ir con el objeto de salir mejor de lo que llegamos, un lugar a donde ir a contar que fue lo que hice en la semana para estar mejor.

Y cada papá qué concurren a los grupos son ejemplos y seguramente va a haber una mamá o un papá que va a tomar ese ejemplo para ayudarse a salir adelante.

Siempre que hablamos de muerte y hablamos de dolor estamos hablando de amor, porque el amor y el dolor son dos caras de la misma moneda. Duele porque amamos.

El dolor permanece intacto los que cambiamos somos nosotros, dándole sentido al sufrimiento.

En Renacer no estamos unidos por el dolor, en Renacer estamos unidos por el amor de nuestros hijos.

Juan Francolino

Papá de Luciana.

Grupo Renacer


[1]  Unamuno M de, “El sentido trágico de la vida”, ESPASA-CALPE, Madrid, 1961

[2] Rimpoché, S., El libro tibetano de la vida y de la muerte, Ediciones Urano, Barcelona, 1994

Ejemplos – Como ayudarse a seguir luego de la muerte de un hijo.


Trabajo presentado en el 14 Aniversario de Renacer Tandil en representación del Grupo Avellaneda por Juan Francolino, Papá de Luciana. 
(Publicado originalmente el 21/02/2008) 

Voy a hablarles de MUERTE y no de cualquier muerte sino de algo peor que nuestra propia muerte, hablamos de la muerte de un hijo.

¿Que pasa cuando muere un hijo?

Al morir un hijo se destruyen ilusiones, proyectos, anhelos y nuestro sistema de creencias. Nuestra vida queda sin sentido.
Nos habían enseñado que los hijos sobreviven a los padres, que es antinatural que un hijo muera antes que un padre.
Nos derrumbamos emocionalmente y nos encontramos inmersos en la más profunda crisis existencial.
Volvemos del cementerio y tenemos que seguir viviendo. Hay vecinos que nos ven en la calle y se cruzan para no enfrentarnos. Y en ese momento no podemos entender esa actitud.
Familiares y amigos no logran entender lo que estamos viviendo.
En las reuniones evitan mencionar el nombre de nuestro hijo.
Lentamente nos quedamos solos.

En ocasiones escuchamos frases tales como,

El tiempo todo lo cura.
Ya va a llegar la resignación.
Son jóvenes pueden tener otros hijos.
Pueden adoptar.
Hasta aquí la descripción de este cuadro de situación. Veamos los siguientes conceptos:

Seguir leyendo Ejemplos – Como ayudarse a seguir luego de la muerte de un hijo.