Archivo de la categoría: 25 aniversario Tucumán

Índice de la charla de Alicia y Gustavo en el 25 aniversario de Renacer Tucumán


        Índice de la charla que expuesta por Alicia Schneider y Gustavo Berti en el marco del 25 aniversario de Renacer Tucumán. 
         La desgrabación y transcripción de las charlas fue realizada por Silvia Dobler.

Índice

Renacer
no nace del dolor

El
despertar de la conciencia

Nuestros
hijos son merecedores de todo nuestro amor

Renacer
nos muestra un horizonte pleno de esperanza

Nuestros
hijos siempre estarán con nosotros

Renacer
es un canto de amor a los hijos

Renacer
merece ser reconocido por la sociedad

El
término duelo no aplica a la muerte de un hijo

Un
hijo merece una transformación interior

Nuestros
hijos nos enseñan a asumir que la vida es un riesgo

Cambiemos
el lenguaje, no hablemos más de duelo

Quedan
tareas por hacer en renacer

Renacer
es un proceso de avanzada en el mundo

RENACER ES UN PROCESO DE AVANZADA EN EL MUNDO


GUSTAVO BERTI
25 Aniversario Renacer Tucumán
14,15 y 16 de septiembre de 2018
Transcripción Silvia Dobler

Y la gente puede decir dos cosas,  si nos ve caminando doblado,  agachado va a  decir,  mirá a ese se le murió un hijo y se ha muerto en vida,  o pueden decir cuando nos vé bien,  puede decir,  mirá esa gente ha perdido  un hijo y todavía vive con ganas,  vive con alegría,  son un ejemplo de vida.

¿De qué manera honramos más a nuestros hijos?,  ¿dando un ejemplo de vida o dando pena? (Ejemplo de vida.  Contestan)

Entonces ahí está, todos esos pequeños detalles hacen el cambio de Renacer.

Acuérdense de esta frase:  el diablo está en los detalles, no está en las grandes cosas, está en los pequeños detalles que nosotros incorporamos sin darnos cuenta, por eso analicemos el lenguaje, somos lenguaje, no hablemos sin pensar no digamos cosas que nos retrotraen, que nos hacen retroceder.

Renacer es un proceso de avanzada en el mundo, trabajemos para afianzar ese avance,  pensemos en las cosas,  observemos los detalles y seamos fieles a esos pequeños detalles que van a hacer de Renacer cada día más grande, cada día mejor.

Así como ustedes ven,  siempre tiene desafíos Renacer, porque Renacer es vida, y  la vida siempre presenta desafíos,  y cuando uno asume los desafíos uno encuentra un sentido en su vida y muchas veces el triunfo sobre esos desafíos se convierte en una misión de la vida.

Viktor Frankl dice: “nada tiene mayor valor terapéutico que la noción de tener una misión en la vida”,  y nosotros sabemos cuál es nuestra misión,  está al alcance de nuestras manos,  entonces no la bombardeemos,  seamos fieles a eso y trabajemos para hacerla cada vez mejor.

Bueno, yo creo que si no se han dormido con esto, ya podemos dejar… aplausos… muchas gracias.

Aplausos y más aplausos…

 

QUEDAN TAREAS POR HACER EN RENACER


GUSTAVO BERTI
25 Aniversario Renacer Tucumán
14,15 y 16 de septiembre de 2018
Transcripción Silvia Dobler

Expliquémosles a los papás nuevos que vienen, que trabajamos con el sufrimiento.

Porque el sufrimiento tiene respuesta,  se resuelve a través del servicio,  que es lo que están haciendo todos ustedes, lo que estamos haciendo nosotros.

Es decir, ustedes sirven a los papás que sufren,  nosotros servimos a los papás que sufren y en el servicio se trasciende el sufrimiento.

Eso lo dicen todos los grandes hombres de la humanidad.

Entonces quedan tareas por hacer en renacer,  queda crear un lenguaje y trabajar para el renacer como lo ven los de afuera,  para que lo vean,  desde afuera, para que lo vean de una manera seria y nos consideren como lo que realmente somos que lo hemos ganado después 30 años de un trabajo duro. Todos nosotros, y todos los papás de Renacer que hoy están con todos sus grupos.

El grupo Renacer de Tucumán tiene 40-50 papás,  el de Córdoba tiene otro tanto,  o sea,  que si comparamos todos los grupos  en un determinado momento,  debe haber más de mil padres que estamos ayudando en los distintos grupos del país y cada padre representa un núcleo de 6 personas,  porque representa un matrimonio,  uno o dos hijos y cuatro abuelos,  que a través de la ayuda que reciben en los grupos renacer, pueden vivir una vida mejor.

Entonces multiplicamos 1000 x 8 estamos ayudando a 8000 personas en un determinado momento de un día,   y esas personas ayudarán a otros  porque si ven a un padre, una madre que camina por la vida con la frente alta a pesar de lo que le ha pasado, somos modelos, somos referentes sociales.

CAMBIEMOS EL LENGUAJE, NO HABLEMOS MÁS DE DUELO


GUSTAVO BERTI
25 Aniversario Renacer Tucumán
14,15 y 16 de septiembre de 2018
Transcripción Silvia Dobler

Bueno,  todo esto es para decirles por favor ¡¡¡NO HABLEMOS MÁS DEL DUELO!!!

Basta,  basta de decir yo estoy de duelo,  porque ese es un lenguaje que a nosotros no nos sirve,  nos trae para atrás.

Cada vez que yo hablo de duelo yo estoy en ese mundo viejo que ya perdí,  yo vuelvo atrás de ese mundo.

Mi jefe en Estados Unidos decía que el duelo ha comprado muchas casas para los psicoanalistas del mundo,  el duelo en el sillón del analista no tiene resolución.

Entonces cuando yo hablo de un mensaje de libertad,  es ese liberémonos de las cadenas a las cuales nos sometemos,  voluntaria,  gozosa y costosamente.

Porque encadenarnos al sillón del psicoanalista lo hacemos libremente,  pero es costoso también y no conduce a nada.

Entonces si nosotros queremos llevar un mensaje distinto al mundo,  un mensaje de seriedad,  dejemos de hablar del duelo.

Porque nosotros no estamos de duelo por la muerte de un hijo.

Ustedes, no yo,  ustedes lo han dicho ¿se dan cuenta?

Cuando yo les pregunté si era lo mismo el duelo por la muerte de un padre o un hijo ustedes dijeron NO, entonces ¿qué es lo qué es? Si no es un duelo,  ustedes mismos lo han dicho.

Entonces cambiemos el lenguaje,  eso es parte del mensaje,  no solo para adentro,  para afuera también

NUESTROS HIJOS NOS ENSEÑAN A ASUMIR QUE LA VIDA ES UN RIESGO


GUSTAVO BERTI
25 Aniversario Renacer Tucumán
14,15 y 16 de septiembre de 2018
Transcripción Silvia Dobler

Entonces,  nosotros decimos que la muerte de un hijo no merece un duelo.  Nosotros decimos que la muerte de un hijo merece un proceso profundo,  intenso,  de transformación interior.

Hay padres que se animan  a reconocerlo,  que confían en la fuerza del amor,  como dice Moñi y Cacho,  y que dan el paso.  Y hay otros temerosos que le tienen más miedo a lo desconocido y prefieren quedarse con el dolor,  con el sufrimiento.  ¿Estamos?.   Entonces eso explica también porque las personas actúan de distinta manera,  porque tienen distintas maneras de ser en el mundo.

Una persona temerosa y recelosa cuando pierde un hijo va a seguir siéndolo y le va a costar más salir adelante que una persona abierta,  decidida y comprensiva de que la vida es un riesgo,  que vivir es un riesgo,  porque eso es lo que la muerte de nuestros hijos nos demostró,  que vivir es un riesgo,  la vida es un riesgo y si no aceptamos a asumir esos riesgos de la vida,  no vivimos.

UN HIJO MERECE UNA TRANSFORMACIÓN INTERIOR



GUSTAVO BERTI
25 Aniversario Renacer Tucumán
14,15 y 16 de septiembre de 2018
Transcripción Silvia Dobler

Pero entonces yo voy a seguir un poco con este razonamiento. Todos hemos dicho que después de perder un hijo  ¿somos la misma persona que antes? NOOOOO.  No, entonces somos una persona distinta.

Entonces entramos de nuevo en distinciones, somos una persona distinta que sufrimos por algo que no podemos llamarlo duelo, por algo distinto.

Bien, acá voy a hacer una pausa y voy a retomar desde otro punto de vista, este hilo lo vamos a cortar vamos a suspender un momentito, y vamos a lo siguiente, es un poco lo que han dicho Moñi y lo que ha dicho Cacho, nada más que con distintas palabras.

Nosotros los seres humanos somos hacedores de mundo.

Yo leí hace mucho tiempo en la Torá que decía: “si matas a un hombre, destruyes un mundo”  y yo en ese momento no sabía a que se refería,  pero me he dado cuenta que nosotros vivimos en múltiples mundos,  el mundo que yo tengo en común con mi esposa  no es el mundo que tengo con mis hijos, son distintos.  El mundo mío con Nicolás  incorporaba una serie de aspectos que no tenía el mundo mío con Luciana.  Eran mundos distintos.

El mundo que tengo con mis compañeros de trabajo, porque yo tengo un mundo con ellos, comparto cosas, ese compartir, ese convivir es hacer mundos con, ¿estamos? ¿se entiende?  yo hago un mundo con ustedes,  ustedes hacen un mundo conmigo,  con Moñi, con Cacho,  pero son mundos distintos a pesar de pertenecer a un mundo común,  más global.

Seguir leyendo UN HIJO MERECE UNA TRANSFORMACIÓN INTERIOR

EL TÉRMINO DUELO NO APLICA A LA MUERTE DE UN HIJO


GUSTAVO BERTI
25 Aniversario Renacer Tucumán
14,15 y 16 de septiembre de 2018
Transcripción Silvia Dobler

Bueno, eso, por un lado.  Por otro lado  yo insisto que tenemos que trabajar también para un lenguaje común. Renacer nació como una alternativa al duelo, ¿qué quiere decir una alternativa?, una alternativa es otra cosa que un duelo, si somos otra cosa que un duelo, ¿por qué seguimos hablando de duelo?, si somos otra cosa. Cómo que yo me pongo la camiseta de River y voy a ver los partidos de Boca, o que pongan una franquicia de Coca Cola y venda Pepsi Cola tengo que ser fiel a la franquicia que a mí me gusta. Bien, entonces yo quiero mostrarles a ustedes la dificultad que tiene el mensaje interior para trascender esos términos.

Y yo les pregunto a ustedes…

Me gustaría que levanten la mano todos aquellos que hemos perdido un padre o una madre, para ver cuántos somos, somos todos verdad, la gran mayoría ¿hemos necesitado un grupo de ayuda mutua cuando mueren nuestros padres. NOOOOO  ¿Por qué no? ¿Por qué necesitamos esto cuando mueren nuestros hijos y no lo necesitamos cuando mueren nuestros padres?. (Respuestas varias…)

Bueno, yo voy a utilizar un término que no me gusta para que sea comprensible. ¿El duelo por la muerte de un padre  es el mismo que el duelo por la muerte de un hijo? NOOOOO

¿No son lo mismo verdad? ¿Estamos de acuerdo? Bien, ¿cómo son distintos?, porque si no son lo mismo, son distintos. Son distintos en cantidad, es decir uno es más fuerte que otro. ¿Son distintos en cantidad? NOOOOO! No, verdad, no es una cuestión de que uno duela más que otro, ahora si no son distintos en cantidad, ¿en qué son distintos?  ¿Son distintos  acaso  en cualidad? En calidad o cualidad, yo uso el término cualidad, pero pongamos calidad ¿son distintos en calidad?, ¡SI! Bien, entonces dos cosas de distintas cualidades son distintas entre sí, ¿verdad? entonces si aceptamos el duelo por un padre tenemos que decir: lo de un hijo es distinto, entonces ¿por qué lo vamos a llamar igual, porqué decimos el duelo por la muerte de un hijo, cuando es de cualidad distinta a la muerte de un padre? ¿Comprenden esto? Es decir, en otras palabras, el término duelo, no aplica a la muerte de un hijo. Porque hay un duelo por una mascota, hay un duelo por la pérdida de un trabajo, hay un duelo por la separación de pareja, hay un duelo porque perdimos una casa, hay un duelo porque perdimos un padre, ¿entonces, la pérdida de un hijo está en la misma categoría que esos otros duelos? NOOOOO ¿Y por qué usamos el mismo nombre? Porque la muerte de un hijo abre un espacio en el cual todavía no hay un idioma que lo represente adecuadamente.

Comentarios de los asistentes…

RENACER MERECE SER RECONOCIDO POR LA SOCIEDAD


GUSTAVO BERTI
25 Aniversario Renacer Tucumán
14,15 y 16 de septiembre de 2018
Transcripción Silvia Dobler

   Bueno eso, a lo mejor es un anhelo lejano, pero como dije ayer, el dejar nosotros a Renacer, no es nada más que dar paso a la segunda generación, a ustedes, y en todos los órdenes de la vida   la segunda generación es mejor que la primera, la segunda generación mejora y engrandece a la primera, rescata las cosas positivas, descarta las que no son tan acertadas y provee las nuevas, las novedades, de acuerdo a los nuevos tiempos que van viviendo.

   Cuando a mi me preguntan qué es Renacer, yo digo:

   Renacer es un colectivo social o un sujeto social , cuya tarea es acompañar a los padres que pierden hijos, contenerlos y ayudarlos a encontrar sentido, no solo en su tragedia, sino en la vida que queda por vivir.

   De aquí en adelante, ese es un mensaje comprensible para mi, para mi por lo menos, porque si alguien me dice eso, me parece muy bien no estoy hablando desde el amor ese es un mensaje para adentro, después si me preguntan sobre el amor sí le puedo decir,

   ¿se entiende lo que quiero decir?

   SIIIIII

   ¿sí o no?

   ¡SIIIIIIIIIIIIIIII!

   Bien, porque este es un mensaje distinto al que yo les he dado en otras ocasiones, ahora, la lejanía, porque hay otra cosa, y nosotros dos estamos alejados de Renacer, hace varios años, solamente que los padres no se han dado cuenta todavía de eso, entonces se preocupan cuando nosotros decimos, vamos a dejar de viajar vamos a pasar la posta, si ya la hemos pasado, si ustedes se funcionan solos. Si nosotros jamás nos metemos en la vida de los grupos. Prácticamente no viajamos, no escribimos nada nuevo, entonces estamos afuera.

    Bueno, y ese estar afuera me ha permitido ver un poco a Renacer desde afuera, o sea no desde adentro, entonces me doy cuenta que hay otra mirada, bueno eso queda para un futuro para las nuevas generaciones.

   Yo considero que Renacer es un sujeto social, de pleno derecho,

   ¿qué quiere decir eso?

   Quiere decir que una entidad socialmente reconocida, como tal, para tal fin.

   ¿Estamos?

   Les nombro, Red solidaria, una entidad conocida con función para determinadas situaciones. Madres del dolor que no me gusta ese nombre, no me gusta, es una entidad que tiene un fin reconocido socialmente, destinado a tal y tal caso.

   Bueno, nosotros también merecemos ser reconocidos por la sociedad, como llenando un espacio reconocido para tal caso, en nuestro caso la muerte de hijos.

   Ese es un mensaje que nosotros debemos tratar de llevar a la sociedad, para tener ese reconocimiento que ya lo tenemos, porque Renacer ha sido capaz de exportar un mensaje creado por todos nosotros a una multitud de países, ni siquiera grupos, ni siquiera entidades tan poderosas socialmente como madres y abuelas de plaza de mayo han logrado exportar sus modelos a otros países.

   ¿se dan cuenta ustedes de eso?

   Nosotros en poco tiempo que llevamos de vida, estamos en toda Sudamérica menos Venezuela y las Guyana, hasta en Brasil, a pesar de las diferencias idiomáticas.  Aníbal tiene experiencia en los grupos de Brasil.

Entonces tenemos que trabajar para eso.

RENACER ES UN CANTO DE AMOR A LOS HIJOS


GUSTAVO BERTI
25 Aniversario Renacer Tucumán
14,15 y 16 de septiembre de 2018
Transcripción Silvia Dobler

A los tres, cuatro años, a los cuatro años de trabajar, fuimos 5 veces a dar charlas a Capital, Capital que son más desconfiados que masitero tuerto, como dicen en Córdoba.

Bueno, nosotros no podíamos pensar lo que decíamos, el mensaje se desarrolló solo, a través de los años, observando a los padres, observando a los grupos, hablando y viendo la respuesta y tratando sobre todo de que el mensaje pudiera transmitirse con facilidad, porque en el fondo Renacer tiene un mensaje holístico, pero eso a veces  tiende, a separar un poco a la sociedad, tiende a algunas personas a darle un cierto aire de sectarismo, entonces, yo siempre he tratado de elaborar un mensaje que a veces es complejo de elaborar porque si a ustedes les preguntan que es Renacer, Renacer es un canto de amor a los hijos, sí, es eso, pero el que está  enfrente, qué entiende por eso, si ustedes dicen Renacer, como digo yo, es un canto a la libertad, pero si yo le digo también a un interlocutor, y hemos estado en muchísimos programas de radio y televisión, ¿qué entienden ellos por eso, como puede una persona ajena comprender, que un padre que pierde un hijo puede sentirse libre? Y para explicar eso uno tiene que desarrollar un mensaje que la gente no quiere oír, porque siempre nos dicen bueno, tenemos un tiempo muy cortito así que vamos a preguntar cómo murió su hijo, y a mi no me interesa eso y el mensaje no lo podemos dar. Nosotros hemos querido explicar lo que es Renacer y terminamos siendo un matrimonio que son un ejemplo de vida. Y eso no es Renacer, Renacer no son dos personas que van a dar un mensaje de la vida, Renacer es un hecho extraordinariamente importante en la historia de la humanidad, es un hecho sin parangón, es un hecho nuevo, un hecho que abre un tiempo y un espacio que antes no existía. Como diríamos en Córdoba, “no es moco e pavo”, es una cosa seria, y yo siempre he tratado de que esa seriedad se perciba en el mensaje, y como Renacer es una entidad viva uno va cambiando, va cambiando, pasamos de autoayuda, a ayuda mutua, pasamos de ayuda mutua a grupo de ayuda mutua para padres que pierden hijos, a grupo de ayuda mutua para padres que enfrentan la muerte de hijos, bueno, ahora yo ahora pienso que nos merecemos otro nombre, merecemos llamarnos simplemente, Renacer Padres que enfrentan la muerte de hijos, porque el término grupo da una sensación de sectarismo, por lo menos en mi opinión, entonces yo digo, Renacer tiene dos mensajes que dar,  un mensaje hacia adentro, que es lo que estamos haciendo pero tiene que dar un mensaje hacia a fuera, que tiene que hacerse valer tiene que mostrarle a la sociedad que es un mensaje valioso, porque lo es, no porque nosotros queramos decirle a la sociedad, porque lo es, porque cuando uno ve todos estos padres acá que han pasado por lo mismo que nosotros, han pasado por la noche negra del alma como nosotros, como cada uno de nosotros,  estamos seguros que tenemos un anhelo insaciable de que esto llegue a todos los padres del mundo, ¿no es así? Bueno, entonces eso es un mensaje hacia a fuera. El otro, el cómo lo hacemos es un mensaje hacia adentro, y a veces yo pienso que nos hemos mirado un poco el pupo como o grupos, hemos estado demasiado concentrados en el mensaje hacia adentro, y muy poco pensando, el cómo mostrarlo, como hacer para que los demás nos vean de una manera más seria.

NUESTROS HIJOS SIEMPRE ESTARÁN CON NOSOTROS


Alicia Schneider
25 Aniversario Renacer Tucumán
14,15 y 16 de septiembre de 2020
Transcripción Silvia Dobler

Cuando nuestra hija decidió casarse, a la antigua se casó, y  todo nosotros me acuerdo que esos días previos, lo extrañé como nunca a Nicolás, y ya habían pasado muchos años, pero realmente lo extrañé y hubo lágrimas  porque son esos momentos en la vida que uno quisiera tener todos, a todos, ¿verdad?, entonces es normal que pase, no es que hayan vuelto atrás, no es que el dolor ahora  está otra vez con ustedes y es   para toda la vida, ¡no! nunca es así van a volver a salir a flote, pero tienen que animarse y lanzarse a despertar ese ser luminoso que hay dentro de cada uno de nosotros, y que quede aletargado el ser ensombrecido porque la luz siempre puede más que la oscuridad, el amor siempre  puede más que el dolor y que la muerte, siempre estaremos ligados a esos hijos a través de los lazos  intangibles del amor incondicional y ellos siempre serán presente. Y son a la vez ese valor en el futuro que nos está esperando, para que cuando nos sintamos con ese deseo de volar nuevamente en libertad, habiéndolo elegido, habiendo vivido dignamente para que ojalá,  yo pienso que nos vamos a reencontrar, total nadie me puede decir o demostrar lo contrario y bueno, quizás un reencuentro maravilloso…

Entonces papás los invito a que busquen dentro de sí y se pregunten ¿hemos dado ese salto? Hemos o vamos a hacerlo, ¿estamos dispuestos a que… a dejar ir el hijo?,  ¿a no tenerlo al lado de nuestro dolor y a nuestras lágrimas?  porque al dejarlo ir, ellos simplemente,  ellos abren sus alas vuelan en libertad en un círculo y vuelven a nosotros, porque siempre vamos a estar cerca de ellos, siempre están con nosotros.

Los quiero mucho papás, muchísimo

… gracias… gracias…

 

 

 

RENACER NOS MUESTRA UN HORIZONTE PLENO DE ESPERANZA


Alicia Schneider
25 Aniversario Renacer Tucumán
14,15 y 16 de septiembre de 2020
Transcripción Silvia Dobler

Ya la vida no es la de antes, no va a volver a ser la de antes, es otra vida, y es una vida que aún sin esos maravillosos hijos, es preciosa, tiene sus altibajos, hay más cosas por las cuales vamos a tener que sufrir porque es así, por ejemplo, despertar este papá, pobrecito que se me está durmiendo, dice que está descansando nomás(risas).  Entonces eso que descubrimos dentro nuestro, de repente se abren unas posibilidades, un espectro de posibilidades a realizar, luego de la muerte de nuestro hijo o de nuestros hijos, algo que jamás hubiésemos pensado, vivíamos para nosotros, ahora vivimos para todos, para los demás, para nosotros también, pero para los demás y eso enriquece nuestra vida de una manera increíble, y se produce un despertar de la conciencia.

Ya no estamos en este plano solamente, estamos en un plano de conciencia, por darle un nombre más ampliado, que nos permite ver más allá de este momento de dolor, de dar lo que una vez yo dije y después me preguntaron ¿qué es?, el “salto cuántico” aquél salto que nos lleva de este momento de dolor, a un momento de luz de iluminación, pero se necesita ser valiente. ¿¿¿SON VALIENTES??? SIIIIII!! muy, a ver, ¿son muy valientes? SIIIIII ¿eso significa que vamos a salir adelante a pesar de los bajones que vamos a tener? SIIIII ¿Si? SIIIIIII.  Hay gente que no contesta, y los estoy viendo.

Entonces, es, cuando despertamos a esta nueva manera de vivir, porque es una nueva manera de vivir, de ver la vida, de entenderla, cuando nos ponemos, como decía hoy Cacho, en este otro lugar, donde la vida nos pudo arrojar si nosotros lo aceptábamos, yo dije vos vida no me vas a arrojar me voy a arrojar yo sola, y me tiré ahí al vacío y dije Dios mío, Dios, la vida, lo que sea, por favor díganme algo, algo que valga la pena, por lo que valga la pena vivir después, sin un hijo. Y se abrió ante nosotros un panorama tan maravilloso, tan precioso, estos momentos papás, cada encuentro, las reuniones, cuando somos capaces de ayudar a un papá que entra, gracias papás, por seguir por confiar en este mensaje, por seguirlo por ofrecerse al otro ser que sufre, sea por la causa que sea, el agradecimiento, ustedes siempre nos agradecen y nosotros siempre decimos que el agradecimiento es mutuo porque va a ser eterno, estamos felices de que Renacer haya logrado dar algunas respuestas a los padres que hasta ese momento pretendían, vivir la vida como antes, menos el hijo, porque eso era lo único que se nos pedía, sigan adelante , sigan así, que con el tiempo… van a tener otros hijos, cuando eran papás jóvenes, bueno, esperá los nietos, y si no tenían hijos, bueno, comprate un perrito…

Realmente no se sabe que hacer ni que decir porque no estamos preparados, lo que es un error, porque pasa todos los días.  Cuando estamos en este nuevo lugar del mundo de la vida, en que nos hemos colocado, en palabras de Cacho realmente eso, estamos frente a un despertar de nuestra conciencia, a dimensiones interiores de nuestro ser que no conocíamos, y esas dimensiones son maravillosas y nos hacen ver partes de nosotros que no esperábamos que estuvieran ahí, la fuerza interior, el amor, las ganas de dar, de avanzar con otro papá, eso era algo desconocido y somos capaces de ver un horizonte a pesar de lo que hoy nos está pasando, saber que esto no va a ser para siempre  y lo que  siempre decimos, y yo escucho tanto en el Facebook yo “realmente voy a aprender a vivir con el dolor de compañero y voy a aprender a llevarlo toda la vida”, cuando yo siento o, leo,  eso y me iría por las líneas de cable y por el éter y le llegaría al papá o la mamá que lo escribió y no sé lo que le haría… lo abrazaría seguramente, pero después lo retaría, pero por Dios, no se puede vivir con el dolor de ninguna manera que ese dolor se convierte en amor, en una dulce y amorosa nostalgia y hay una diferencia abismal entre una dulce y amorosa nostalgia y el dolor. Entonces si en un momento ustedes piensan que han dado un paso atrás que han caído de nuevo , porque hoy están tristes  por esa canción que los hizo recordar a sus hijos , no y está bien, y es parte del devenir de la vida, y de todo esto que estamos viviendo y descubriendo.

NUESTROS HIJOS SON MERECEDORES DE TODO NUESTRO AMOR


Alicia Schneider
25 Aniversario Renacer Tucumán
14,15 y 16 de septiembre de 2020
Transcripción Silvia Dobler

Tercer micrófono que pruebo, en cuanto este se me revele!

De paso espero que se despierten algunos allá atrás.

O sea, le quitamos un poco,  de paso espero que se despierten algunos que están por allá atrás, le quitamos un poco la solemnidad que pudo en algún momento haber.

De este salto al vacío que hablábamos, de que habíamos llegado al límite y teníamos la necesidad de que algo nos acoja, nos abrace, nos diga todo va a estar bien, y en realidad, si bien no encontramos las palabras esas, “todo va a estar bien”,  sí nos encontramos con nosotros mismos, y lo que descubrimos dentro nuestro, y fue cuando dejamos lo viejo de lado y nos dimos cuenta que esto que la vida nos presentaba hoy, demandaba algo que todavía no había emergido y cada uno de ustedes lo está comprobando, no pueden creer que estén hoy acá cuando perdieron un hijo, que creyeron que morirían con ese hijo, lo desearon inclusive, y aún quedando hermanos, los hermanos ya saben o sea que los van a perdonar.

Y ahí se produce un despertar de la conciencia , todos estamos unidos todos estamos entrelazados en este universo que parece tan indiferente a lo que nos pasa, sin embargo no es así, y cada uno de nosotros es un eslabón de una gran cadena a la que todos los seres humanos estamos conectados, algunos no se dan cuenta, y se creen que son los únicos, o se creen que “Ah, lo que yo hice es…” nosotros con Gustavo siempre dijimos esto es un mensaje de nuestros hijos y nunca nos abogamos el derecho de nada, esto es un mensaje de nuestros amadísimos hijos, ¿y qué pueden nuestros hijos merecer de nosotros?, ahí los estoy desafiando a ustedes, “AMOR” ahí  rápido, se nota es de Esperanza, ella dice que habla lentamente pero ahí saltó enseguida, a ver, qué me dicen, nuestros hijos qué esperan de nosotros “AMOR”,  que hagamos con el amor? Que lo demos, lo otorguemos, lo compartamos, ¿de allá atrás tienen alguna sugerencia? ¡Que seamos felices! Que seamos felices, de eso habló Cacho hoy, todos viven pensando con la consigna de que tenemos que ser felices, claro, no es fácil porque la vida tiene altibajos, pero como también dijo Cacho, uno tiene que saltar hacia el abismo de lo nuevo, de lo inexplorado, de aquello que no conocíamos, porque tampoco conocíamos los sentimientos, o la vida que íbamos a tener después de la muerte del hijo, entonces todo esto nos sorprende, entonces tenemos que explorar también lo nuevo y por eso saltamos y nos ubicamos, como bien dijo Cacho, en otro lugar.

EL DESPERTAR DE LA CONCIENCIA


Alicia Schneider
25 Aniversario Renacer Tucumán
14,15 y 16 de septiembre de 2020
Transcripción Silvia Dobler

A mi me gustaría hablarles, sé que hay muchos papás nuevos y que ya desde anoche, algunos estuvieron, han estado esta mañana, han escuchado cosas muy hermosas, Cacho dio la charla, realmente inspiradora, y a la vez, los papás se fueron conociendo, se fueron abrazando, de diferentes provincias porque ese es el objetivo, conocerse, saber que somos tantos, y que nos hacemos todos estos kilómetros para aprender porque en la vida nunca dejamos de  aprender, y si bien nosotros en diciembre nos retiramos, nunca más nos van a ver, (risas) no importa, seguiremos aprendiendo también nosotros, pero, quería hablarles sobre el “despertar de la conciencia”.

Cuando muere un hijo, dos,  más, porque ocurre, la conmoción existencial es tan inmensa como todos lo sabemos que es como se dijo, nos obliga a replantearnos todas, todas nuestras creencias, (¿me escuchan bien, o retumba mucho?), nos obliga a plantearnos todas nuestras creencias,  nuestros pensamientos aquellos que tuvimos desde niños y fueron alimentados culturalmente o familiarmente, de repente todo lo que sabíamos no nos servía, o no era suficiente. Tuvimos que, estábamos así en el borde… cuando decimos una situación límite es porque estamos en el borde de un abismo porque estamos en el límite, y acá está todo lo conocido, y allá…es algo nuevo, la muerte de un hijo, se sabe que existe, está de este lado de la vida, llegamos al borde, el hijo no está, parte, muere, estoy acá, no puedo volver allá pensando que me voy a encontrar con él o con ella, tengo que aventurarme y tener esa fé que dice Viktor Frankl, que no es religiosa, sino que es una fe, que hay algo, algo maravilloso, algo tierno, dulce que vela por nosotros que nos ampara, y en un salto de confianza antes de saber qué pasa en ese abismo despliego mis alas, y digo, lo viejo, no es suficiente, voy a explorar nuevos territorios, territorios de pensamiento, territorios de acción de lo que voy a hacer con mi vida, y me lanzo. Y con Gustavo hicimos eso, llegamos al límite, nada nos servía, leímos todo de cada libro de Elisabeth Kubbler Ross especialmente, sacábamos muchas cosas que nos hacía reconciliarnos con la vida, pero había mucho más, entonces saltamos en las alas indómitas del espíritu como le llama Viktor Frankl, saltamos al vacío, y esperando que algo, y ese algo fuera maravilloso y tierno  que reconfortara nuestro corazón, que nos recogiera al caer, y lo hicimos, está bien, nos reconfortó, descubrimos esta nueva capacidad ampliada de amar, que hablábamos anoche, esta capacidad de compasión que tenemos por el otro, que surge sea por lo que sea, por la razón que sea, no solamente  la pérdida de un hijo y descubrimos que es una maravilla lo que nuestro interior es capaz de abrir de dar, como en una flor que se abre sus pétalos y comienza a derramar su fragancia para el placer y el deleite de tantos, y a la vez descubrimos una inmensa responsabilidad, claro, no se te va a dar una sola cosa, no se te va a dar solo lo fácil, no se te va a dar solo lo tierno, y lo amoroso, se nos dio eso pero también se nos advirtió (se escucha bien… ¿no?) (o sea que hablé al…) (risas…)

Comentarios con humor…

RENACER NO NACE DEL DOLOR


Alicia Schneider

25 Aniversario Renacer Tucumán

14,15 y 16 de septiembre de 2020

Transcripción Silvia Dobler

Gustavo, ¿vos me estabas esperando?  ¡Ah! ¿Me estaban esperando todos? SIIIIII, a mi me gusta hacer esa entrada así, que todos me esperen…

¿Y tengo que empezar a hablar, todo? SIIIII

No, yo no estaba tomando café… (risas) dejame pasar el micrófono. ¡Hola! Hasta que los huesos aguanten voy a hablar parada, después ya no…

Lamento llegar unos minutitos tarde, pero no pensé que ustedes que estaban todos desparramados por todos lados, iban a ser, como me dijo Cristian “arriados”, para venir a tiempo y que nada se retrasara.

Yo espero sinceramente que puedan estar ahí sentados sin dormirse, primera advertencia, porque han tenido un día agitado, ¿o no.? Si podemos empezar a decir el ¡SÍ! más fuerte como para que no queden dudas… (risas).

Tucumán, a mi me ha desconcertado con el tiempo, yo creí que iba a hacer frío, a pesar de que suele ser caluroso… pero, ¡No traje ropa chicos! Es una cosa terrible el tiempo en Tucumán, pero me encantó. Esos lapachos. Vieron lo que es esa maravilla de lapachos, es una belleza.

Chiquita, vos te vas allá al último, porque así cuando te dormís no te veo (risas).

Chiquita es toda una institución de Renacer, y sigue viniendo fiel a todo, con 87 años (aplausos + risas). Me dice que no tiene 87, oh, medio menos, no 87 y medio tiene… (+risas)  vieron cuando de los bebes decimos 2 meses y medio, ahora ya hacemos la cuenta regresiva… (humor + risas).

Todo esto me gusta, porque por supuesto a mi me gusta el humor, ¿eh? Pero, anoche tuvimos la fortuna de estar eh… fue un regalo para el espíritu, estar en esa presentación del libro, que fue un poco más que una excusa para encontrarnos y que supieran que, sí, hay un libro donde… al cual ustedes pueden acudir donde está reflejada la historia de lo que comienza con un gran dolor y sin embargo va evolucionando hacia un gran amor y cuando todos nos agradecen y nos dicen gracias, por hacer esto, gracias por existir, bla, bla, bla, todo eso, yo digo es que es mutuo. Porque nosotros pudimos encontrar la forma porque fue inmediatamente respondida por otros que la aceptaron, confiaron en esa propuesta y aunque por ahí teníamos diferencias con las cosas que se proponían para encontrar una vida plena a pesar de lo vivido, todos con menos de un año por supuesto de la partida de los hijos, los primeros papás, nosotros dijimos la primera vez, sentaditos ahí, en el libro cuenta,  esperando la primer reunión que habíamos citado a las parejas, que no conocíamos, pero fuimos y las invitamos, vendrán o no vendrán, que pasará, pero sin dudas, que el universo tenía en sus planes que los padres que estaban aquí, a los cuales fuimos a ver…eran padres que aunque pusieron excusas es evidente que vieron algo, escucharon algo o quizás vieron en nuestro semblante de que había mucha sinceridad, y tal vez esas ganas de encontrar razones valiosas por las cuales vivir.

Sino esos padres que habían puesto pretextos, no se hubieran presentado y empezaron a caer uno por uno y nosotros a abrir los ojos así, porque era una idea loca, papás piensen, hace 30 años atrás un padre que perdía un hijos no tenían donde acudir, el que tenía una religión, y que realmente era muy practicante, podía encontrar algún refugio, la familia mandaba desesperada a los padres a profesionales de la salud pero faltaba algo,  faltaba el “otro”, el espejo, el otro en que yo podía depositar ese amor que sentía por ese hijo que ya no estaba físicamente pero que yo necesitaba dar ese amor, entonces cuando Renacer nace, que yo siempre digo, no nace del dolor, porque ya habíamos leído los libros de Elisabeth Kubbler Ross, y estábamos convencidos  que lo que estábamos por hacer era un proyecto de vida, “digno de Nicolás” y digno de Luciana de la hija que nos quedaba, y nosotros que queríamos vivir una vida plena , no queríamos vivir mal, yo no quería vivir triste, no aceptaba vivir triste,  digo, cómo hago, bueno, fueron intuiciones, intuiciones que uno va siguiendo, como decía hoy también Cacho uno va dejándose llevar por las señales de la vida, es importante dejarse llevar por las señales de la vida y no creer que todo es casualidad, y saber que todos tenemos una intuición que nos conecta con eso que yo llamo lo que es la sabiduría eterna, que viene no se de dónde… (problemas con el micrófono…momento de risas hasta que se soluciona) Yo pensé que me estaban haciendo un boicot porque no querían ya que hablara.