Archivo de la categoría: 26 Aniversario de Renacer

RENACER TIENE PODER PARA CAMBIAR A LA SOCIEDAD ::


¿qué cosas podemos hacer?

Renacer esta consolidado como grupo de padres que enfrentan la muerte de hijos, esta consolidado como factor de transformación social y nuestro país es un país de pioneros , todo lo que uno quiera comenzar a hacer lo puede hacer.

El duelo limita, restringe la trascendencia del ser humano. El duelo hace que le de cada vez más importancia a mi dolor, a mis culpas, mirándome el pupo sin mirar al papá que tengo al lado que también sufre. Permanecer en duelo significa mirar sólo mi dolor.

Renacer es una alternativa al duelo (No es un Grupo de duelo).

Si yo miro mi propio duelo y no te ayudo no estoy siendo una persona moral. La moral y el duelo son paralelas que no se tocan nunca, son dos cosas distintas. La alternativa es ayudar al otro para salir de mi dolor. Duelo es responder emocionalmente a la pérdida de un ser querido. Moral y trascendencia en cambio es responder activamente a la pérdida de un ser querido.

No fomentamos que un papá llore (no es que no se lo permitimos) pero no lo alentamos a continuar llorando.

No le preguntamos cómo esta, le preguntamos qué hizo o que opina que debe hacer para estar bien o mejor.

Hay que sacar a una persona de su concentración en sí mismo para concentrarse en el otro, darle herramientas para enfrentar y salir del dolor, y no fomentar una y mil veces lo que le pasó.

Gustavo Berti

.26º Aniversario de Renacer-

Ave- Fenix. 2014.-

Alicia y Gustavo con el cartel de nicolas

 

 

Anuncios

26 Aniversario de Renacer, Exposición de Gustavo Berti, apuntes.


El 6 y 7 de diciembre de 2014 se realizó un encuentro por el 26 aniversario del Grupo Renacer, en el predio Ave Fenix, Vicente Casares, Provincia de Buenos Aires.

Apuntes del encuentro por Alicia Toniato


Alicia y Gustavo con el cartel de nicolas

Renacer es una intuición moral de dos personas que se dieron cuenta que no era necesario que los padres debían morir primero. Ser moral es dar al otro más de lo que uno espera de él, sin importarme lo que yo reciba de ese papá, es el deseo de que esos papás sufran menos de lo que sufrimos nosotros cuando perdimos a nuestros hijos.

Preguntarse:

¿Por qué?

Es absurdo. Preguntarse preguntas sin respuesta es cosa de necios y lo menos que tenemos que hacer como padres es la necedad.

En cambio preguntarse:

¿Para qué?

Representa la libertad de cada padre para tomar su decisión de continuar.

No entramos a este grupo por mérito propio, entramos porque perdimos un hijo.

Si yo quiero ser mejor que otro papá es como decir que mi hijo era mejor que otro.

La muerte de un hijo me da libertad y una falta de miedo que antes no teníamos. Una vida en libertad y sin miedo no tiene precio y eso nos lo otorgaron nuestros hijos con su muerte.

¿Qué significa vivir después de perder un hijo? Es como sacarse un guante de goma, todo lo que esta adentro queda afuera y todo lo que estaba afuera queda adentro.

Ya no somos las mismas personas entonces, ¿qué personas vamos a ser? Toda la vida se da vueltas y me veo obligado a elegir y esa es la libertad que tenemos.

Por eso hablamos de transformación porque los conceptos de libertad y moral se oponen al concepto de duelo o elaboración del duelo.

Renacer es el otro, cuando llega otro papá lo tengo que proteger, tengo que dejar de lado mi dolor para que ese papá este mejor. Así le doy sentido a mi propio dolor y así la desesperación va desapareciendo. El resultado se da por vía inversa.

El dolor se transforma en una “Dulce nostalgia” porque ese dolor lo atravesamos, lo vivimos, lo enfrentamos, lo padecimos.

Renacer tiene poder para cambiar la sociedad:

¿qué cosas podemos hacer?

Renacer esta consolidado como grupo de padres que enfrentan la muerte de hijos, esta consolidado como factor de transformación social y nuestro país es un país de pioneros , todo lo que uno quiera comenzar a hacer lo puede hacer.

El duelo limita, restringe la trascendencia del ser humano. El duelo hace que le de cada vez más importancia a mi dolor, a mis culpas, mirándome el pupo sin mirar al papá que tengo al lado que también sufre. Permanecer en duelo significa mirar sólo mi dolor.

Renacer es una alternativa al duelo (No es un Grupo de duelo).

Si yo miro mi propio duelo y no te ayudo no estoy siendo una persona moral. La moral y el duelo son paralelas que no se tocan nunca, son dos cosas distintas. La alternativa es ayudar al otro para salir de mi dolor. Duelo es responder emocionalmente a la pérdida de un ser querido. Moral y trascendencia en cambio es responder activamente a la pérdida de un ser querido.

No fomentamos que un papá llore (no es que no se lo permitimos) pero no lo alentamos a continuar llorando.

No le preguntamos cómo esta, le preguntamos qué hizo o que opina que debe hacer para estar bien o mejor.

Hay que sacar a una persona de su concentración en sí mismo para concentrarse en el otro, darle herramientas para enfrentar y salir del dolor, y no fomentar una y mil veces lo que le pasó.

Gustavo Berti.


26 Aniversario de Renacer, Exposición de Alicia Schneider, apuntes.


El 6 y 7 de diciembre de 2014 se realizó un encuentro por el 26 aniversario del Grupo Renacer, en el predio Ave Fenix, Vicente Casares, Provincia de Buenos Aires.

Apuntes del encuentro por Alicia Toniato


GUSTAVO Y ALICIA EN AVE FENIX

Renacer es vida, es celebración de la vida. Es elegir como el ave fénix resurgir de las cenizas.

Transitemos la vida con dignidad, porque los hijos lo merecen, los que están y los que ya no.

Renacer es un semillero de la nueva humanidad.

Seamos mejores personas, transformémonos. No nos quedemos en el mero lamento.

Tenemos mucho para dar y ofrecer a la vida.

El amor sana todas las heridas, traspasa todas las fronteras.

Tenemos para ofrecer a la vida nuestra propia vida, vida vivida con dignidad.

Estamos más allá de todos los problemas, nos pasó lo peor que le puede pasar a un ser humano, estuvimos en el fondo del abismo más oscuro y profundo.

Dejo ir todo lo negativo, se diluyen en la luz del pasado y rescato lo que hoy me hace mejor persona, lo que me deja en paz conmigo mismo.

Renacer es una actitud frente a la vida, no se limita sólo a las reuniones.

El poder sanador del amor es lo que nos permite dejar ir lo que no merece la pena, rescatemos todas las posibilidades que nos ofrece la vida.

Renacer no es fruto del dolor, es fruto del Amor por nuestros hijos.

Sobre el amor es que construímos Renacer.

El amor por nuestro hijo debe priorizar en nuestra vida siempre.

No hablamos de lo que nos pasó, hablamos de lo que vamos a ofrecer a la vida en nombre de nuestros hijos y tiene que ser algo tan valioso como ellos.

El hombre es capaz de transformarse a sí mismo y por ello capaz de transformar a toda la comunidad..

No se trata de llorar lo perdido, se trata de encontrar razones para seguir viviendo con amor y compasión.

Que lo que le demos a la vida sea lo mejor de nosotros mismos.

Por amor a nuestros hijos le decimos Sí a la Vida y establecemos un compromiso solidario hacia nuestra comunidad en homenaje a ese ser de luz que nos abrió nuevos caminos.

Nos levantamos cada día preguntándonos que es lo que le voy a dar a la vida.

Eldolor se va transformando en nostalgia, cuando me voy poniendo de pie, lo que creo que es el dolor “acomodadito” que tengo es “Dulce Nostalgia”.

De ninguna manera nuestros hijos tienen que significar dolor en nuestras vidas.

Papás… “El cielo es el límite”.

Encuentro 26 aniversario de Renacer en Ave Fenix. Conclusiones.


Las palabras no siempre alcanzan. Es la actitud la que habla por si misma. Cuando decimos que Renacer se construyó sobre el amor por nuestros hijos, no solo lo estamos diciendo, sino que lo estamos haciendo.

El fin de semana que disfrutamos y celebramos la vida en Ave Fénix, fue la prueba incontestable de que en el amor se crece, se construye y se disfruta de una alegría que nace desde muy adentro, del centro mismo de nuestro ser.

La fuerza indómita del espíritu, como la llama V. Frankl, la que hiciera que tantos papás, de diversos grupos se unieran para completar la tarea que iniciaran Marcela y Jorge cuando adquirieron este maravilloso lugar, pensando en Renacer, pensando en los demás.


Cuánto trabajo, esfuerzo, sacrificio y cariño significó el completar tantos detalles pequeños e inmensos, como los adornos en los árboles, las pizzas de la noche del sábado, las riquísimas tortas, los juegos y canciones que se prepararon, momentos en que los padres jugaron y se divirtieron como chicos; los baños que lograron terminar justo a tiempo, pensando en los que llegaríamos después.


Los preciosos carteles con los nombres de los hijos gravados, y que luego se clavaron firme y suavemente en los árboles frondosos, que no resintieron los pequeños clavos en su corteza, porque saben el significado de tan preciosa carga.


La entrega y el amor que se vivió en esos dos días, fugaces, en el devenir del tiempo, pero eternos, en el recuerdo amoroso, mostraron lo mejor y más luminoso del ser humano. De lo que somos capaces de hacer y de ser,cuando el amor es la fuerza inspiradora de cada acto y pensamiento. Gracias por todo, gracias a las familias que acompañaron a los papás…los queridos hermanos.


Los abrazamos Alicia y Gustavo