Archivo de la categoría: Encuentro San Juan 2013

El porqué no a los grupos por afinidades


ENCUENTRO DE RENACER EN SAN JUAN – ARGENTINA, En la tarde del Sábado 3 de Agosto de 2013.

Colaboraciones: Grabación: Beatriz De Aro (Grupo Renacer Lanús), Transcripción: Enrique Conde (Renacer Congreso – Uruguay).

         Gustavo: Respecto a trabajar independientemente de la edad y la causa de la partida, no quiere decir que estos temas no se traten, pero se deben tratar por separado, generalmente, después de la reunión o en otro lugar en que los padres que comparten algo en especial, pueden juntarse, pero el grupo no da cabida a esas diferencias.

El grupo no da cabida a esas diferencias, porque cuando se juntan los padres por afinidades, los padres terminan transformándose en “víctimas” y la característica de la “víctima” es que transfieren su responsabilidad por su vida al victimario.

El mensaje que nosotros estamos dando es que cada uno de nosotros somos responsables por su vida y como la vive, entonces, si al mismo tiempo tenemos grupos de afinidades, estaríamos dando un mensaje en  lugar y un mensaje distinto en otra parte del mismo grupo y se perdería la coherencia.

¿Está claro esto para ustedes?
Esto no quiere decir que uno, dos o tres de ustedes no se puedan reunir a tomar un café y  compartir vivencias que son muy propias, simplemente, lo que sucede, es que esto no funciona bien dentro del grupo donde estamos todos juntos.

Alicia: Es importantísimo este punto.

TRABAJAR PARA EL GRUPO, NO EN CONTRA DEL GRUPO


ENCUENTRO DE RENACER EN SAN JUAN – ARGENTINA, En la tarde del Sábado 3 de Agosto de 2013.

Colaboraciones: Grabación: Beatriz De Aro (Grupo Renacer Lanús), Transcripción: Enrique Conde (Renacer Congreso – Uruguay).

Gustavo: Los argentinos no estamos acostumbrados a trabajar en grupos, esa es nuestra idiosincrasia: “donde hay dos argentinos, hay tres opiniones” y trabajar en grupos es una novedad.

Uno tiene que ser consciente que el grupo es más que la suma de sus partes.

Entonces, cuando yo voy a un grupo, una de las tareas y una de las obligaciones es defender al grupo, protegerlo en el sentido de no destruirlo, no meter una cuña, no hacer cosas que lo dañen.

Es necesario respetar el hecho de que estando en un grupo, mi opinión es sólo una parte de las opiniones y que solamente se va a transformar en la opinión del grupo cuando se sume a las opiniones de todos los demás papás que están formando el grupo.
Muchas veces hemos observado que por cuestiones personales en los grupos se crean problemas.

Por ejemplo, una de las cosas que nosotros vivimos, un hecho concreto, en una reunión habló un padre cuyo hijo había muerto por una enfermedad, en la que también le tocaba participar a un padre cuyo hijo se había suicidado. Entonces, en un momento dado, el padre cuyo hijo murió por enfermedad, se para y dice: “Bueno, mi hijo quería vivir, es distinto porque mi hijo no quería morir, en  cambio, el tuyo no quería vivir.”

Este tipo de comentarios son destructivos, obedecen más que nada al dolor de las personas.

Nosotros empezamos a decir en el grupo: “Miren, si lo que uno de ustedes va a decir, puede lastimar o herir a otra persona, no lo digan, cállense.”

Lo mismo para los casos cuando viene un padre que necesita hablar.          A veces, los más veteranos tenemos que sacrificar nuestro tiempo; si tenemos una reunión de dos horas y ese día ingresan cuatro o cinco padres que vienen por primera vez, los más veteranos tenemos que callarnos, cediendo  nuestro tiempo a aquellos que más lo necesitan.

Éstas son cosas que se ven a diario y, a veces, uno no se da cuenta, por lo cual tenemos que tener en cuenta todo esto, porque, repito: “lo fundamental, lo que nos ayuda a nosotros es el grupo como tal,  por lo tanto, trabajar en pro del grupo y no en contra del grupo.”

A VECES SE VIVEN MOMENTOS QUE NO SE PUEDEN CREER…


ENCUENTRO DE RENACER EN SAN JUAN – ARGENTINA, En la mañana del Sábado 3 de Agosto de 2013.

Colaboraciones: Grabación: Beatriz De Aro (Grupo Renacer Lanús), Transcripción: Enrique Conde (Renacer Congreso – Uruguay).

Alicia: Hay muchos casos en que los padres, de una manera inadvertida, se sienten involucrados en la muerte del hijo y hay padres que por la forma que parten los hijos, les parece que son directamente responsables. Tienen que saber que tienen cabida en el grupo y que no tienen porqué estar narrando nada.
Cierta vez, un matrimonio perdió a dos de sus hijos, cuando uno de ellos iba manejando y en un accidente, pierden la vida su hermano y dos jóvenes amigos más.
Estos papás fueron a Renacer muy prontamente, y el papá apenas llegó lo que dijo fue: “Yo no vengo aquí a contar lo que me pasó, todos ustedes saben como me siento y como se siente mi esposa, vengo acá para que ustedes me digan cómo vivir de aquí en más”.
Pasaron varias reuniones y este matrimonio estaba haciendo un camino de progreso positivo.
Al tiempo, un día ingresa un matrimonio en que el papá que estaba con mucha rabia y bronca contra el novio de su hija, porque su hija había muerto en un accidente y el novio de la hija era el que manejaba el auto, también murió.
Entonces, el papá cuyos dos hijos partieron de la vida en el accidente mencionado antes, se da vuelta y le dice al papá que sentía rabia en contra del novio de la hija: “Mirá mi hijo, manejaba un auto donde murieron tres personas más, entre ellas, otro de mis hijos. ¡Si yo hubiera podido volver el tiempo atrás!.
Lo que yo siento al pensar que mi hijo, de alguna manera, pudo ser responsable por la muerte de esas tres personas, su hermano y dos jóvenes amigos más, te puedo asegurar que si yo pudiera hacer algo lo haría, sé que mi hijo manejaba prudentemente, yo confiaba absolutamente en mi hijo.
Para mí fue un accidente, porque ese era su momento, lamento tanto que mi hijo fuera el que manejaba”.
Entonces se levantó y abrazó al otro papá.
El otro papá se largó a llorar.
Fue uno de esos momentos que se viven, que no se pueden creer…
No se podía creer que el otro papá inmediatamente depusiera su actitud de rabia y de bronca contra el novio de su hija porque el sabía que el novio la quería y la protegía y, desde ya, que jamás hubiera pensado que ese sería su final.
Ahí se ven causas puntuales de muertes que en ese momento fueron, realmente, una iluminación para esos padres al poder perdonar, un padre a su hijo y el otro padre perdonar al novio de su hija.
En estos casos cómo vas a no alentar?. Una cosa así, ocurre instantáneamente, y no las vamos a detener porque es maravilloso y sanador.

Todos pueden tomarse un compromiso extra


ENCUENTRO DE RENACER EN SAN JUAN – ARGENTINA, En la mañana del Sábado 3 de Agosto de 2013.

Colaboraciones: Grabación: Beatriz De Aro (Grupo Renacer Lanús), Transcripción: Enrique Conde (Renacer Congreso – Uruguay).

Alicia: Como dice Gustavo, al comienzo, cuando empezamos con nuestro grupo, a los seis meses de partir Nicolás, esa primera reunión fue coordinada por nosotros. En la segunda reunión también fue coordinada por nosotros, pero ya en la tercera reunión llamamos a una de las mamás que estaban allí, quien todavía no se había consustanciado mucho con lo que estábamos diciendo. Se sentó a nuestro lado y le dijimos cuéntales a los papás que recién ingresaron, cuéntales no lo que te pasó, sino cuéntales a los papás nuevos qué significó para ti haber venido al grupo.

Así de a poquito, íbamos incorporando a papás, al punto tal que, habiendo pasado menos de un año de la partida de Nico, nos invitaron para que hagamos un trabajo sobre RENACER en el exterior, en Canadá, y nos fuimos dejando al grupo justo en el momento que había salido un artículo en el diario La Nación y por lo tanto, habían venido muchísimos padres de todas partes del país, de Uruguay también. y dejamos el grupo en manos de cuatro papás que tenían un poquito más de experiencia.

Nos fuimos y cuando volvimos ahí estaba el grupo, no había pasado nada, nadie se había muerto porque nosotros no estábamos.  (Sonrisas…)

¿Se dan cuenta?

Así pronto nos dimos cuenta que todos pueden tomarse un compromiso extra, pese a que nos podrían decir: ¿Si lo que yo diga le puede hacer daño a otro?

No, no es así. Si lo que tú dices sale del corazón, si lo dices es con la mejor de las intenciones, si lo dices es para construir y no estás buscando destruir ni retar, no!!!. Si el mensaje es amoroso y positivo.

Si lo que yo voy a decir va a herir el sentimiento de otra persona, entonces, no lo digo, o trato de decir las cosas de tal manera que no hieran el sentimiento de los demás.

¡Es tan simple, considerado y amoroso!

Gustavo: Seguimos saltando de un tema otro mientras seguimos esperado el bendito video…!!!

Cada uno de nosotros, debe pensar en los papás que vendrán más adelante.


ENCUENTRO DE RENACER EN SAN JUAN – ARGENTINA, En la mañana del Sábado 3 de Agosto de 2013.

Colaboraciones: Grabación: Beatriz De Aro (Grupo Renacer Lanús), Transcripción: Enrique Conde (Renacer Congreso – Uruguay).

 

         Gustavo: Van a ver una recopilación donde pueden observar la manera en que se llevan a cabo las reuniones de Renacer en Río Cuarto y una de las cosas a la que tienen que prestarle especial atención es a algo que se ha descuidado en los grupos Renacer.

Se ha descuidado la formación de papás que puedan llevar adelante a un grupo.

Hay muchos grupos que se han transformado en grupos “de”, grupo de Juan, grupo de Pedro, grupo de Luis; no debe ser así, deben  ser “Grupos Renacer!”; las personas no deben perpetuarse en las funciones, no dejando que aparezca sangre nueva, entonces, Renacer no se renueva.

Una vez que un grupo desaparece es tremendamente difícil volver a formarse.

Es fácil  formar un grupo, es difícil mantenerlo y cuando uno se rompe es prácticamente imposible recrearlo.

Sabemos que las personas se encariñan con la tarea de llevar adelante un grupo, es más, sabemos que la tarea de llevar adelante un grupo, puede formar parte del sentido de la vida de una persona y hay quines lo toman como tal.

Permítaseme decirles que esto es un error.

En Renacer es necesario que haya sangre nueva, sangre joven.

Es necesario que los papás que han ingresado a los grupos, tengan cabida tanto como coordinadores, como de programar o llevar a cabo eventos.

A veces las personas pueden cansarse y hasta enojarse con otro y esto es incomprensible en Renacer, estar enojados entre sí en los grupos.

Esto sucede  por el personalismo y es uno de los problemas que lo hemos dicho en todas las reuniones, pero perdura.

Nosotros lo decimos, con la autoridad que nos da que a partir de 1994/95 no coordinamos más reuniones.

En las reuniones, cuando nos juntábamos, lo único que decíamos es, “bueno, vení Juan, vení Pedro, vos coordinas hoy”, a veces, ni siquiera eso; a veces, se juntaban otros padres y decían quienes coordinaban ese día.

No se lo decían la semana antes porque  si le decían  “la próxima semana vas a coordinar vos” no venían, entonces, lo agarraban en frío “siéntate y coordiná la reunión”  y  ¿qué digo? decían, “di lo que has escuchado, lo que hayas aprendido”

En esta tarea de formar padres es que se van a mantener los grupos en el tiempo,  nosotros hablamos de 50 años o más, estamos fallando.

Esto tenemos que revisarlo y hacer un examen de conciencia y ver hasta qué punto, cada uno de nosotros, puede ser responsable de esto: “pensar en el grupo, pensar en los papás que vendrán más adelante”.

Lo que debe salir de mi boca, que sea para el amor


ENCUENTRO DE RENACER EN SAN JUAN – ARGENTINA, En la mañana del Sábado 3 de Agosto de 2013.

Colaboraciones: Grabación: Beatriz De Aro (Grupo Renacer Lanús), Transcripción: Enrique Conde (Renacer Congreso – Uruguay).

Alicia: Que les parece si mientras esperamos se muestre el video del funcionamiento de nuestro grupo, armamos un grupito muy reducido, así como una cosa informal.
Queremos decirles que en San Juan está funcionando un Grupo de Hermanos.
Por favor, quisiera un aplauso inmenso para los hermanos. (Aplauso cerrado)
¿Dónde están los hermanos? De pie, de pie. ¿a ver?
Que los hermanos puedan encontrarse es maravilloso. ¿Cuándo se reúnen?
– El primer y tercer sábado de cada mes,  a las cuatro de la tarde.
– ¿Dónde?
–  En Tucumán y San Luis.
– ¡Uy,  ¿hasta esas provincias se tienen que ir?
(Carcajadas generalizadas)
¡Maravilloso!, que .los hermanos puedan encontrarse es magnífico, sobre todo los que se animan a hacerlo, porque no todos los hermanos van a compartir, a veces es difícil.
Nosotros recordamos a los grupos que, por favor, traigan a los hermanos y a los abuelos, que toda la familia asista a las reuniones, porque es muy enriquecedor escucharnos los unos a los otros.
Siempre hacemos la salvedad que lo que debe salir de mi boca sea para bien, para construir, para el amor.
¿Estamos de acuerdo?
Nos es para retar y si yo quiero llamar la atención por algo que me parece que no está yendo bien, lo hago con infinito cariño, diciendo que, por ahí, podría ser mejor.
Ahora quisiéramos preguntar si alguno se ha quedado con alguna duda.

Renacer no es un regalo, es un préstamo que tiene que ser devuelto


ENCUENTRO DE RENACER EN SAN JUAN – ARGENTINA, En la mañana del Sábado 3 de Agosto de 2013

Colaboración de Griselda y Daniel, Papás de Tobías, San Juan – Argentina

El psicologismo, es cuando trabajamos demasiado con los duelos, y el personalismo es cuando algunos papás creen que son indispensables en los grupos y que sólo ellos pueden coordinar o manejar los grupos.  Después, les vamos a mostrar, que en Río Cuarto siempre somos dos o tres las personas que han coordinado cada grupo.

En esencia, no sé si me falta algo por decir. Esto es más o menos lo que yo quería transmitir, insistir en que Renacer está haciendo un camino y que hasta ahora no se había hecho en ningún lugar de Occidente. Es una tarea extremadamente importante, porque no solamente nos atañe a nosotros como individuos, sino que atañe a la sociedad en lo que respecta a un cambio cultural. Porque la cultura es la capacidad humana de hacer las cosas distintas a como son, y ante esta posibilidad de hacerlas distintas a como son, las hacemos mejores a como son. Estamos integrando lo moral a lo cultural, y esta es una función que a escala grupal no tiene antecedentes en el mundo.

Renacer es el único grupo con muchas razones. Nos juntamos por algo que no tenemos, y no queremos olvidar. Todos los demás grupos se juntan por algo que tienen y quieren olvidar. En ese aspecto, nos hace único, en que somos el único grupo que tenemos un fundamento sólido, filosófico y antropológico, que la logoterapia de Frankl nos a calzado como anillo al dedo.

Nosotros lo hacíamos antes de conocerlo a Frankl, lo que muestra que el pensamiento de Frankl tiene pensamiento universal, porque si personas como nosotros pueden reproducirlo a miles de kilómetros de distancia, eso valida este pensamiento. Pero también, a la vez, nos cae como anillo al dedo. Entonces la tarea nuestra es mucho más importante que la de venir para estar bien. Como hemos dicho tantas otras veces: “Renacer no es un regalo, es préstamo que tiene que ser devuelto, a quienes vienen detrás nuestro”, pero no solamente es un préstamo y que debe ser devuelto a la sociedad.

Yo digo, y lo conversábamos anoche, si ustedes van a un barrio, digamos un barrio cerrado o cualquier barrio donde haya más o menos una población uniforme, sacan diez chicos de dieciocho años, y quieren tener diez abogados, o diez médicos, les pagan los estudios a esos diez chicos y de esos diez, ocho se van a recibir. No es difícil, es una tarea muy simple, ocho abogados, ocho ingenieros, ocho profesionales, ocho médicos. Para formar a un padre como nosotros, se necesita que hayamos encontrado una pareja, que hayamos hecho una vida, que hayamos criado un hijo, que lo hayamos perdido, que hayamos llegado al fondo del infierno, que nos hayamos levantado y que, habiéndonos levantado, tengamos la voluntad de ayudar a otra persona. ¿Ustedes saben lo complejo que es eso para la vida, todos los pasos que tiene la vida que dar, para llegar a formar personas como los que estamos hoy acá?.

Entonces, después que la vida se ha tomado todo ese trabajo, ¿lo vamos a guardar para nosotros solos? (Todos: Nooo…)

Es injusto, y yo diría, es hasta inmoral. Porque eso que la vida se tomó tanto esfuerzo, tantas tragedias, para traernos hoy al lugar en el que estamos, eso tenemos que devolverlo, eso tiene que salir de nosotros, y tiene que salir a toda la sociedad. Tiene que salir en forma de servicio hacia los que más lo necesitan ¿Se dan cuenta de esto?

Esto es un desafió, y es un gran desafío,. Y la pregunta para los próximos cincuenta años es: “¿Vamos a estar a la altura de ese desafío?”. Hasta ahora estuvimos ayudándonos a nosotros, y ayudando a los más cercanos, ahora el desafió se extiende, porque ya hemos aprendido cosas, hemos mejorado, nos sentimos bien. Hay aspectos de esta tarea que hoy comprendemos, que cuando nosotros empezamos, nadie tenía la más pálida idea. Nosotros hablábamos y parecía japonés avanzado, y ustedes lo hacían y parecía también lo mismo.

Ahora la pregunta es: “¿Vamos a estar a la altura de este desafió?”

Gustavo Berti

Sábado 3 de Agosto de 2013 – San Juan, Argentina.

¿para qué introduzco la libertad en el grupo?


ENCUENTRO DE RENACER EN SAN JUAN – ARGENTINA, En la mañana del Sábado 3 de Agosto de 2013

Colaboración de Griselda y Daniel, Papás de Tobías, San Juan – Argentina

Cuando yo les pregunté a ustedes si el dolor por un hijo o el dolor por un padre eran similares, ustedes dijeron que “No”, que eran cualitativamente distintos. Entonces mi respuesta a eso es: “un hijo que muere merece de sus padres algo más que un duelo, algo mejor que un duelo, merece una transformación interior”. Que cada uno lo lleve tan profundamente, o tan hacia delante como desee, pero que comience un camino de transformación interior, porque de esa manera, la partida de nuestros hijos no habrá sido en vano, habrán dejado mejores personas, es un proceso evolutivo.

Nietzsche tiene una frase que es maravillosa, dice: “Hay tragedias tan profundas en la vida, que la cuerda del arco se tensa tanto, que es posible apuntar hacia metas más lejanas”. Eso lo que hicimos nosotros, y lo que tratamos de mostrarles a todos ustedes, que el arco de ustedes sea tensado de tal manera, que la flecha puede apuntar a blancos muchos mas lejanos que el dolor, o que el duelo. Que se animen a recorrer ese camino, porque muchos de ustedes lo han hecho, y porque hay una característica en la raza humana, que es que, si un hombre o una mujer puede, todos los demás pueden, y ese es el mensaje que nosotros tratamos de transmitir, es un mensaje simple, un mensaje que consiste en comenzar a ayudando al otro.

Cuando nosotros decimos la pregunta: ¿Para qué introduzco la libertad en el grupo?, quiere decir, que no puede haber personalismos, porque nadie le puede decir al otro cuál es su “¿Para qué?”. Entonces, este es un problema, y lo voy a mencionar brevemente. Tres problemas afectan a los grupos, y son: el personalismo, el psicologismo, y el religionismo. Porque el sufrimiento no es patrimonio de ninguna religión, el sufrimiento es patrimonio de la humanidad, sufren los católicos, sufren los protestantes, sufren los musulmanes, sufren los judíos, sufren los budistas y, los no creyentes. Entonces como grupo, le pedimos a los padres, porque hay muchos padres que tienen distintas religiones, les pedimos que si quieren trabajar con sus religiones, lo hagan en sus casas, o en sus iglesias, y que en el grupo nos respetemos todos.

El dedicar mi tiempo y esfuerzo para que otra persona esté mejor, eso es una decisión moral.


ENCUENTRO DE RENACER EN SAN JUAN – ARGENTINA, En la mañana del Sábado 3 de Agosto de 2013

Colaboración de Griselda y Daniel, Papás de Tobías, San Juan – Argentina

Cuando a mí me dicen: “es grupo de auto ayuda, las personas van a ayudarse así mismos, y ese también es el problema, cuando los papás van al grupo y se quedan en el duelo.

El duelo es una instancia individual, egoísta y psicologista. Las personas que están en duelo, y que elaboran su duelo estando doblados sobre sí mismos, como un corta plumas cerrado, y se preocupan únicamente por sí mismos, porque voy al grupo a elaborar mi duelo, y el que está al frente esta elaborando su duelo. Entonces es distinto que venga o no venga, porque voy al grupo a elaborar mí duelo.

Ahora, si yo comprendo el mecanismo de Ayuda Mutua, tengo que ayudar más al otro, tengo que preocuparme más por el otro que por mí. No importa cuán mal estemos nosotros.

Cuando comenzamos el grupo nunca pudimos volver a llorar, nunca lloramos en una reunión. Porque no tiene sentido invitar a otros padres a superar sus tragedias, si nosotros nos poníamos a llorar delante de ellos. Cuando nos dimos cuenta cómo nos sentíamos, al ayudar a otras personas, no hubo necesidad de llorar, eso no quiere decir que uno se olvide de los hijos, pero si yo me dedico a otra persona, a aliviar su dolor, en ese momento mi hijo esta mas presente que nunca.

Una de las cuestiones fundamentales de los grupos es que el grupo funcione con…. me decía Daniel que lo mencioné en Avellaneda…, había dicho: “los pilares sobre los que se asienta la tarea de Renacer, que son: la libertad, la responsabilidad, la espiritualidad, la moral”. La decisión de ayudar a otra persona es la decisión moral.

En el duelo no hay moral. El duelo está en una categoría distinta de la categoría de la moral. Son categorías distintas. Nosotros, los seres humanos, pensamos y nos movemos dentro de categorías. Un ejemplo simple es: alto y bajo, gordo y flaco; si yo me muevo en la categoría de los flacos no puedo tener experiencia ni ponerme a hablar de los gordos, tengo que hablar de los flacos, nos movemos en esa categoría.

No estoy hablando mal del duelo, simplemente es una crítica razonable, lógica.

El duelo no tiene nada de moral, no quiere decir que sea inmoral o amoral, simplemente que está en otra categoría. El dedicar mi tiempo y esfuerzo para que otra persona esté mejor, eso es una decisión moral, porque la hago sin esperar ninguna recompensa, la hago simplemente porque es algo dentro de mí, tener que ayudar a esa persona, entonces lo hago porque siento la necesidad, por mí.

Eso surge a raíz de un simple cambio de orientación de una pregunta, cuando nosotros dejamos de preguntar: ¿Por qué? ¿Por qué nos pasó? ¿Por qué a mí? ¿Por qué este medio, ¿Por qué accidente? ¿Por qué este auto?. Una pregunta que no tiene respuesta. Cuando cambiamos, dijimos, vamos a empezar a preguntar ¿Para qué? ¿Para qué, vino ese hijo a nuestra vida? ¿Para qué, su paso fue tan breve? Y qué mensaje nos deja, entonces, ahí aparece la libertad adentro de los grupos. Porque cada papá puede elegir su ¿Para qué?.

Ya no hay coordinador, ya no hay jefe que le diga: “qué tiene que hacer”, cada uno lo decide. Si estamos todos juntos es para ir a la libertad absoluta, cada uno elige su ¿Para qué?. La responsabilidad “¿Por qué nosotros?” no les decimos a los papás. Cada uno de ustedes es responsable por sus vidas, y cómo la vive. No es responsable la persona que causó el accidente.

…¿Quieren un ejemplo? ¿Ustedes me ven bien a mí? (Todos: Siii…) Me ven bien, ¿No es cierto?, ¿Es mérito de mi hijo que murió?… No, no puede ser merito de mi hijo, es mérito de mi propio esfuerzo personal, de lo que ustedes quieran llamar. Pero si el estar bien es mérito mío, ¿Por qué el estar mal, va a ser culpa de mi hijo?, o va a ser culpa del médico, o va a ser culpa del que lo llevo por delante, o va a ser culpa del que lo asesinó, del que ustedes quieran. Se dan cuenta entonces, cuando estoy bien es mérito mío, cuando estoy mal, es culpa de otro.

Tanto el estar bien, como el estar mal, son decisiones propias, es decir, son responsabilidades mías. Entonces, les mostramos a los padres que cada uno de ellos es responsable por sus vidas, y la manera en que la vive. Y volviendo a la espiritualidad, es decir, si yo empiezo en esta mesa de buffet por saltar este obstáculo, por ayudar al otro, es una parte, pero todavía queda un largo trecho. Y aquí empieza: compañerismo, amistad, la compasión, la espiritualidad, entonces, esas son todas las cosas, los caminos que se pueden seguir cuando uno decide.

Como decía Alicia: “caminar hacia lo que está por delante, y para eso, no es necesario perder tiempo acá”. No es necesario perder tiempo en el duelo, porque en realidad, el duelo es una palabra que incluye a algunos padres, en algunos grupos, dicen: “somos duelantes”, es algo que yo no puedo comprender. Son seres humanos que han perdido un hijo, y sufrimos, y podemos detenernos en el sufrimiento, o trascenderlo. Y una vez que lo hemos trascendido tenemos un camino hacia delante, que cada uno tiene que aventurarse hasta donde lo lleve eso, es propio de cada uno. Pero lo que sí creo yo, que un hijo no merece que nos quedemos acá en el duelo.

Renacer se expandió, porque Renacer es un mensaje.


ENCUENTRO DE RENACER EN SAN JUAN – ARGENTINA, En la mañana del Sábado 3 de Agosto de 2013

Colaboración de Griselda y Daniel, Papás de Tobías, San Juan – Argentina

RENACER se expandió, porque  RENACER es un mensaje. Siempre cuando vengo a la reunión me dicen:

“¿Porqué no hablás de los personalismos?”

Digo bueno… RENACER es un mensaje… yo le voy a pedir a alguien que quiera ser presidente del mensaje, que levante la mano. Más aún, le voy a preguntar a alguien que quiera ser tesorero del mensaje o secretario de un mensaje, o vocal de un mensaje. Un mensaje que fluye libre por la vida, un mensaje que permitió que se formara RENACER en San Juan, RENACER en Salta, RENACER en Tucumán, RENACER en Buenos Aires, RENACER en Uruguay, RENACER en todo el mundo, porque RENACER es un mensaje. Un mensaje a costa de palabras, porque el único medio de comunicación que tenemos nosotros, es decir, el medio fundamental de comunicación, son las palabras, el lenguaje. Entonces en los grupos nosotros podemos “hablar de…”, “hablar al…”, y “hablar por…”.

Yo puedo hablar de mi hijo. Cuando yo hablo de mi hijo, lo que he dicho una vez, ya queda fijo. Si lo repito estoy repitiendo, siempre lo mismo, entonces, puedo ir a los grupos a hablar, puedo hablarle a mi hijo, y cuando yo le hablo a mi hijo ese mensaje es infinito. Puedo decir todo lo que yo quiera. Y cuando hablo por mi hijo, esto es RENACER. Porque nosotros hablamos por nuestros hijos también, tengo que elegir lo que voy a decir, porque tengo que decir algo “por mi hijo” que tenga el mismo valor que él.

Entonces, siempre hemos dicho, que no podemos ir a los grupos… vamos a aceptar el llanto y vamos a aceptar el dolor,… no vamos a tratar de consolarlo. Vamos a tratar de mostrarles a los papás que nosotros, los que estamos ahí al frente, estamos hablando con nuestros hijos y que estamos dando el mensaje que nosotros creemos, que nuestros hijos merecen. Si nosotros estamos continuamente lamentándonos y no somos capaces de arriesgarnos en este buffet (de lo que habláramos anteriormente…), para llegar un poquito más al fondo, esa actitud es el mensaje que estamos transmitiendo por nuestros hijos, porque… como no están físicamente, hablamos por ellos, lo que hacemos, lo hacemos por ellos.

¿Se dan cuenta cómo encaja esto dentro del mensaje, del mensaje qué es RENACER?

Ahora, ese mensaje no termina acá. Ese mensaje perdura en toda nuestra existencia. Yo pongo un ejemplo muy grosero. Yo no puedo venir acá a hablar de amor, y cuando salgo, hay un perro que se me cruza y le pego una patada  para que se haga a un lado. Es grosero el ejemplo, pero es un ejemplo.

Es decir, la actitud de hablar por nuestros hijos podemos aprenderlas, debemos aprenderlas en RENACER. Algunos tienden a darse cuenta por sí solos, sino está RENACER para eso.

Pero eso tiene que ser una actitud de toda la vida, en todo lugar, tiene que ser una forma de vida, no puede ser otra cosa, porque si no, es un mensaje hipócrita, entonces…

¿Cuál es la norma que tenemos nosotros para guiarnos en nuestra vida?

La norma es esa presencia ausente. Y RENACER es un grupo de personas multitudinario, en muchos países del mundo, que estamos tratando de resolver el enigma que es la muerte de nuestros hijos. Y estamos tratando de resolverlo de la mejor manera posible. Porque acá está otro papá, que curiosamente yo lo necesito más de lo que necesita él de mí.

Porque para que exista un grupo, tiene que haber alguien al frente mío, si no hay alguien al frente mío, no hay grupo.

Entonces, cuando viene alguien que está mal, aunque yo este mal, tengo que hacer lo posible para que esa persona que está frente mío, esté bien. Porque si él no vuelve, no hay grupo. Entonces yo estoy más obligado a la persona que viene, que a mí mismo.

Yo no voy al grupo a ayudarme a mí, yo voy al grupo a ayudar al que está al frente, y a través de la ayuda al papá o mamá que está al frente, me ayudo a mí mismo, y ese es el proceso de ayuda mutua.

Cuando estoy fuera de mí, en ayuda del otro, estoy fuera de mi dolor.


ENCUENTRO DE RENACER EN SAN JUAN – ARGENTINA, En la mañana del Sábado 3 de Agosto de 2013

Colaboración de Griselda y Daniel, Papás de Tobías, San Juan – Argentina

Habla Gustavo Berti (continuación):

Renacer es un intento de explorar aquello que está más allá de un duelo, aquello que es superior cualitativamente al duelo. Yo voy a tratar de demostrárselos con un ejemplo: ¿Ustedes saben lo que es un branch? ¿O un buffet?

En Buenos Aires es muy común que en los hoteles, o grandes hoteles, alrededor del medio día, se realice un branch que es una mezcla en inglés de una palabra que se llama breakfast, que es desayuno y lunch que es almuerzo. Entonces, cómo es esto?. Uno va al hotel, paga una entrada, y en la mesa hay una mesa larga servida en la cual uno entra al principio, se encuentra con café con leche, con las medialunas , con las tostadas, con los muffins, cuando uno sigue avanzando va encontrando algunas cositas distintas, y cuando llega al final de toda la mesa, están los langostinos, la centolla, el caviar, el champán . Acá… está el tetra brick, allá al fondo está el vino sanjuanino, vamos a decir….

Bien, el precio que pagamos es a la entrada: entonces, puede suceder que uno se encuentre con una persona que sale y le dice: _¿Qué tal fue eso?,-“la más cara”. _¿Y vos que comiste?, -” y yo comí un sándwich de mortadela”.

Pero después de preguntar, sale otro y le dice ¿Que comiste vos?, ¿que tal comiste?, -“la mejor comida de mi vida, regalada- Nunca he comido tan bien”. Nuevamente dice: ¿ Y vos qué comiste? -y contesta: “Yo, mirá, había una pila de langostinos, centollas, cangrejos, había unos vinos sanjuaninos y un champán”.

Bien, esa es la muerte de un hijo, el precio lo pagamos de entrada, y estamos frente a lo que queda por delante nuestro, que es un buffet. Entonces, lo primero que encontramos acá es el duelo, lo que se llama duelo, el dolor, y podemos quedarnos ahí. Nos podemos quedar toda la vida ahí, porque… o no nos animamos a pasar eso, porque nos asusta lo desconocido. Porque Occidente tiene intereses económicos en que esta fase sea duradera, porque esta fase está a cargo de profesionales de la salud, que cobran por esto, entonces no hay mucho interés en demostrarle a las personas que hay algo más, ahí adelante; entonces no pueden estar toda la vida en el duelo. Elaborar el duelo significa, elaborar las emociones, elaborar los sentimientos negativos, elaborar la culpa, dar vueltas y vueltas, y vueltas, sobre eso y con suerte uno puede salir.

La mayoría de las personas, en nuestra experiencia, que se quedan en la etapa del duelo, no pasan de allí, pero Renacer empezó con una cosa muy simple a esta situación de duelo. Acá escribió otro papá que estaba experimentando lo mismo que nosotros, entonces, este papá que está en el duelo, que tenía la necesidad de ayudar a otro, tenía la voluntad de ayudar a otro, que tenía una decisión moral de serle útil a otra persona, porque eso es moral, es dar a las personas más lo que uno espera de ellas; ese papá no se demoró en su duelo, sino que saltó por encima, para ayudar a este otro papá. No hubo necesidad de hacer el duelo, había otra persona que lo necesitaba. Para que yo pudiera ayudar a esa otra persona que me necesitaba, tenía que tener una actitud determinada, no podía ayudarlo llorando, no podía ayudarlo con una actitud como buscando monedas en el suelo. Yo digo:  “tenés que estar erguido, tenés que estar firme, tenés que caminar con la frente en alto, para que de esa manera puedas ayudar a esa etapa.

Cuando ese papá me respondió con una sonrisa, todo mi dolor se pasó, porque la única manera de no pensar en mi dolor, es pensar en el dolor del otro… eso es Renacer, es tan simple como eso.

Ahora fíjense… ¿Se dan cuenta ustedes de esto?

Todos:  Siii…

Es decir, si yo acá atrás (señalando hacia atrás), este es el duelo, es como una pared. Mis emociones son como una pared, y la elaboración significa ladrillo tras ladrillo, tras ladrillo, hasta que no quede nada. Pero, si del otro lado no hay nada, la vida sigue sin tener interés, sigue sin ser valiosa para mí, ¿para qué me voy a tomar el esfuerzo de hacer caer algo, si del otro lado no hay nada?, ¿estamos de acuerdo?. Eso es lo que se llama una vida vacía por delante.

Ahora bien, si detrás de todo lo que yo siento hay alguien que me necesita, entonces no necesito perder tiempo derribando todo esto, simplemente puedo saltar por encima. Entonces, el hombre que se levantó por sobre su dolor para ayudar a un hermano, trasciende como ser humano

¿Qué quiere decir trasciendo como ser humano?: Salgo de mí, y cuando salgo de mí, salgo de mi dolor, cuando estoy fuera de mí, en ayuda del otro, estoy fuera de mi dolor. Eso es lo que significa la trascendencia en Renacer, dejo mi dolor atrás, ¿Comprenden eso?, Todos: Siii… Porque no hay otra manera…

Renacer es una alternativa, es un intento de explorar mas allá de los límites de unA situación límite.


ENCUENTRO DE RENACER EN SAN JUAN – ARGENTINA, En la mañana del Sábado 3 de Agosto de 2013

Colaboración de Griselda y Daniel, Papás de Tobías, San Juan – Argentina

Habla Gustavo Berti:

¿Ustedes creen que me dejó algo para decir…?. (Siii…) Yo quisiera que todos ustedes, aquellos que han perdido un padre, una madre, levantaran la mano por favor… bien es la mayoría. ¿Ese sufrimiento, ese dolor que ustedes han sentido por la muerte de sus padres, es parecido al dolor que han sentido por la muerte de sus hijos?

Todos: Nooo…!!!,

¿Cuál es la diferencia? ¿Es más fuerte? ¿Es más intenso? ¿O es distinto? Todos “Es distinto…!!!

O sea, no es una cuestión de cantidades, sino una cuestión de calidades, de cualidades, es un dolor que cualitativamente es distinto, entonces no es lo mismo que el otro. Ahora, el otro, y lo que quiero decir con esto es, que la muerte de un hijo es un enigma que Occidente todavía no ha podido resolver, y fíjense ustedes, en el Antiguo Testamento, que tiene, se calcula 1000 años antes de Cristo, la primer pareja que tiene su forma, por supuesto que todos sabemos que el Antiguo Testamento es un…. no digo mito, sino metafórico en muchos aspectos, que tiene 1000 años antes de Cristo, la primer pareja pierde un hijo, y tiene otro hijo asesino. Esa pregunta yo todavía la he preguntado, y nadie me ha respondido por qué es así, porque tiene que haber alguna razón para que la historia escrita de la humanidad comience con una pareja que pierden un hijo, y tienen un hijo asesino.

Entonces es una curiosidad que yo no le he encontrado la respuesta; por otro lado no hay una palabra que nombre la muerte de un hijo, eso lo dicen todos los padres cuando muere un padre, uno es huérfano, es viudo; cuando muere un hijo, eso no tiene nombre. Es decir, de toda la historia de Occidente todavía no ha podido ponerle un nombre a la muerte de un hijo; ha habido algunos intentos, desde el punto de vista de la filosofía, se ha llamado a esto la situación límite, pero la situación límite, limita la situación límite, tiene golpes, tiene límites, y el pensamiento occidental se ha quedado dentro de los límites, no ha traspasado los límites, no ha investigado, no ha explorado lo que hay del otro lado, el otro intento de solución que Occidente le ha dado es duelo, pero qué duelo?… Acá ustedes acaban de decir que son cosas cualitativamentes distintas, entonces le estamos poniendo el mismo nombre a dos cosas que son distintas, como Alicia dijo, Renacer es una alternativa, es un intento de explorar mas allá de los límites de una situación límite.

De esta tragedia voy a obtener algo, que se llama un triunfo del espíritu humano


ENCUENTRO DE RENACER EN SAN JUAN – ARGENTINA, En la mañana del Sábado 3 de Agosto de 2013

Colaboración de Griselda y Daniel, Papás de Tobías, San Juan – Argentina

Habla Alicia Schneider de Berti (continuación)

Yo disfruto enormemente todo: papás, mamás, hermanitos, y abuelos, y todos, yo disfruto enormemente todo y de todo. En realidad estamos acostumbrados a todas estas cosas, porque es así, porque así es la vida, los seres humanos, porque todo va, viene, cambia. Y si hay algo en la vida es el cambio, y qué difícil es aceptar el cambio, cuando nosotros tenemos ya todo bajo control, ordenadito, cada cosa en su lugar, y de repente, la vida nos sorprende, se nos rompen los esquemas, sin duda.
¿Qué significa, y qué aprendemos después de la partida de nuestros hijos, de nuestros seres amados?  ¿Qué aprendemos? Que en realidad no tenemos control sobre nada, que sin duda podemos, y debemos, vivir la vida con una cierta rutina, porque es lo que nos da la seguridad de que estamos en este lugar. Este es el trabajo que realizamos. Pero lo que cambia y cambia para siempre después de una tragedia, de algo que nos marca muy profundamente, es nuestra actitud frente a la vida, frente a lo que pasa, frente a lo contingente a lo que cambia. Porque la vida es cambio, y eso es lo que tenemos que aprender: a adaptarnos a los cambios, y a dar siempre, siempre, lo mejor de nosotros a la vida, a quienes se nos crucen por el camino. Porque nosotros somos, lo que hemos llamado en su momento, un concepto que comienza a perfilar. Renacer es una alternativa al duelo, Renacer es en realidad, algo que va mucho más allá de un duelo, específicamente por la muerte de un hijo. Va mucho más allá que un duelo, estamos hablando de una modificación de nuestra existencia, y estamos hablando de un antes, y de un después. Cada uno de nosotros elige como va a ser ese después, que va a hacer con esto que le pasó, que va a hacer con su vida, como va a vivir su vida y cuánto amor va a entregar en nombre de esos seres maravillosos que han partido y que nos han precedido en este viaje evolutivo, en el que todos nos hallamos embarcados. Sepamos todos, que esos seres que han partido, esa presencia que ya no es física, va a seguir siendo, porque Nicolás hoy está tan presente en nuestras vidas como está cada uno de los hijos, de los hermanos, de los nietos, de todos ustedes, de todos los papás que se decidieron ponerse de pie, haciendo un homenaje de esto. Es un verdadero movimiento cultural Renacer, no es un grupo de ayuda mutua simplemente para ir  a sentarme y contar mi tragedia, ¡¡ No !!. Esto es un grupo prospectivo, miramos hacia delante, no importa la forma en que se fue tu hijo, ni la edad de tu hijo, si bien tu hijo es importante, lo que importa es mi mirada hacia delante, qué hago yo con esto, y si de esta tragedia voy a obtener algo, que se llama un triunfo del espíritu humano, trascenderme a mi mismo, llegar al otro.

Los seres que hemos estado al fondo del abismo, y que hemos sabido ponernos de pie, levantarnos, salir de allí, dejar libres a nuestros seres amados para que inicien su nueva vida, y nosotros convertirnos en estos seres, con una capacidad de compasión infinitamente más grande, sin límites. Entonces, el sufrimiento, la tragedia, la partida de esos seres maravillosos, no habrá sido en vano, y no debe ser en vano. Ese es el desafió papás, mamás, hermanos, abuelos, tíos, ese es el desafió.

¿Estamos dispuestos a enfrentarlo? (Siii…) ¿Estamos dispuestos a dar lo mejor de nosotros a la vida, por que la vida nos necesita? (Siii…).

La vida, es complicada, es compleja, vivimos tiempos difíciles, nosotros, como seres más compasivos, podemos hacer una diferencia, ¿o no? (Siii…). Sí, podemos hacer una diferencia, porque nuestra visión de la vida y de la forma en la que la vamos a vivir de aquí en más, es mejor, es más elevada, es más compasiva , y Dios sabe que se necesitan seres más compasivos en la vida.

Los dejo con Gustavo…!!!

Alicia Schneider de Berti
Sábado 3 de Agosto de 2013
San Juan, Argentina.

Ese es el mensaje de nuestros hijos, dar amor.


ENCUENTRO DE RENACER EN SAN JUAN – ARGENTINA, En la mañana del Sábado 3 de Agosto de 2013

Colaboración de Griselda y Daniel, Papás de Tobías, San Juan – Argentina

Habla Alicia Schneider de Berti (continuación)

Es importante que sepamos que lo que nos une, es lo universal, que es el sufrimiento, frente a una pérdida, y del sufrimiento podemos convertir esto en un campo estéril, como en el invierno el polvo con el viento que azota, o podemos convertirlo en un campo fértil, hermoso, una naturaleza plena, llena de vida, y nosotros nos decidimos que Nicolás… a ver se lo pregunto a ustedes ¿Qué significa su hijo para ustedes? Me dicen, todo, amor, esperanza, alegría, presencia, fuerza, sabiduría, ser solidario, sepan papás nuevos,  para aquellos que han perdido otros seres amados, que frente a esto inevitable de la muerte de la partida de este ser tan amado, podemos nosotros elegir la actitud con la que nos enfrentamos a esto, todos dijeron con claridad,  nadie hablo del dolor, nadie hablo del dolor, inclusive los mismos papás de Aitana, si yo les preguntara ¿Qué significa Aitana para ustedes? Seguramente que me van a decir: amor, y me dijeron que sí con la cabeza, entonces eso es, y ese es el mensaje de nuestros hijos, dar amor, porque ese amor que no podemos dar a ellos físicamente, es darlo a los demás, dar amor, el amor nunca muere, el amor no es estéril, el amor seca, el amor no mata, el amor hace crecer a la personas interiormente, porque, los que son petisos no crean que van a crecer porque dan amor… ¡No!. Sino, que crecemos como seres humanos, y descubrimos dentro nuestro una capacidad de compasión que no sabíamos que existía, porque creíamos ser seres compasivos, creíamos que éramos seres compasivos, que éramos buenos, que ayudábamos, pero nos damos cuenta que en realidad, se puede dar tanto más, porque ahora realmente comprendemos realmente el significado de la palabra compasión, que es tener ese sentimiento interior, sincero, de querer y de desear, que la otra persona que está en frente de mi, ya no sufra más, liberar al otro de su sufrimiento, por eso, ayuda mutua, liberar al otro de su sufrimiento, sin pensar en el mío; cuando piensan, no estoy lo suficientemente bien para ayudar, ¿cuántos lo piensan?, no es así, porque sino Gustavo y yo, ¿cuándo empezábamos?. Nosotros, a los tres meses, estábamos tocando las puertas de las personas que no conocíamos, y proponerles formar un grupo, por supuesto, que todos nos miraban, y recibimos resistencia de parte de muchas entidades de la ciudad, de muchas personas, pero nosotros sabíamos que era lo que queríamos hacer, y lo hicimos, y no importó la resistencia de nada, y la respuesta está en que era necesario, el mensaje de Renacer es simple, es llano, es liso, y a la vez, puede ser muy profundo, tan profundo como cada uno de ustedes y de nosotros queramos ir, e indagar a través de la historia, los padres que han perdido hijos a través de la historia sintieron, en el año 1996 dimos una charla donde hablamos sobre muchos seres, muchas personas celebres de la literatura, de la música, Víctor Hugo, Gustavo Mahler, Isadora Duncan, Erick Clapton, mas actual. Muchas personas que perdieron hijos, y todos ellos, y aún en los tiempos de Séneca, estamos hablando de dos mil años atrás, aún ellos, todos ellos sintieron esa pérdida en su carne, la sintieron en su corazón, la sintieron en su sangre, y todos ellos trataron de buscar a un par, a otro que había perdido un hijo, y se escribieron cartas diciéndose que entendían lo que el otro estaba pasando, y algunos de ellos intuían que en ese llegarse al otro, al par, había algo ahí que se podía explorar, porque decían: Siento que… Isadora Duncan pierde sus dos hijitos, es una mujer que inicia el baile moderno… y dice: “Siento que todos los hijos son mis hijos, y que todos los padres del mundo sienten lo que siento”, ya se daba cuenta que esto era algo que nos hermanaba, que nos unía, pero siguió, si moría todo ahí, no había una trascendencia del propio dolor para llegarme al otro, para realmente hacer la diferencia, para que entonces la muerte de un hijo no significase solamente ese dolor tremendo, esos padres que quedan anulados.

 

 

Una cosa es lo que nos pasa, y otra muy distinta, qué hacemos con aquello que nos pasa.


ENCUENTRO DE RENACER EN SAN JUAN – ARGENTINA, En la mañana del Sábado 3 de Agosto de 2013

Colaboración de Griselda y Daniel, Papás de Tobías, San Juan – Argentina

Habla Alicia Schneider de Berti (continuación)

Nicolás partió físicamente, pero él esta en todos lados. Para nosotros, a través de los años, ya en noviembre celebramos las bodas de plata de Renacer, están todos invitados, van a llevarse a cabo en Huerta Grande. Es en la Provincia de Córdoba, en las Sierras de Córdoba. Porque nosotros sabemos elegir también los lugarcitos, y va a ser una celebración de un fin de semana completo, como lo que estamos haciendo hoy aquí en la precordillera.

Nosotros pensamos con Gustavo, que hace unos 6 años que nos mudamos,  ya la mayoría de ustedes lo saben, nos mudamos de la ciudad de Río Cuarto, de donde nace Renacer. Nos mudamos a las Sierras de Córdoba, un lugar muy feo (sonrisas). Tuvimos que hacer un gran sacrificio: “contemplar por ejemplo las mañanas, levantar así las cortinas de las ventanas y ver las Sierras Grandes, eso sobre el Oeste. Y al Este abrimos las ventanas y están las Sierras Chicas, muy cerca, como si las pudiéramos tocar. Y luego está todo el verde, ahora un poco marrón, y las flores y los pinos, los pájaros o sea muy feo el lugar (sonrisas). Y Alicia (la presentadora), que recién estaba hablando, nos llamó y nos dijo: “Estoy tan cerca de ustedes, me gustaría darles una visita, ¿Podría ser?”, toda tímida, le dijimos: por supuesto Alicia podes venir. Y ella está viviendo en un pueblito vecino a donde nosotros vivimos, Ciudad Parque se llama, y está en las Sierras muy cerquita de nuestro lugar, que no se los voy a decir. Cuando me dicen Barrio General Belgrano, me lo dijo en una carta Amelia de Salta, hace varios años, cuando nos mudamos, yo le dije no, barrio no, es Villa General Belgrano, porque los pueblos de las Sierras de Córdoba tienen la particularidad de llamarse Villa de  la Ciudad Parque, Villa General Belgrano, Villa Carlos Paz, etc. Pero el nuestro no es tan glamoroso como Villa Carlos Paz, por suerte.

Queríamos decirle que estos 25 años que ya, para esa celebración  habremos hecho un balance, como lo estamos haciendo,  comentaremos un poco sobre todo esta trayectoria de Renacer, que si bien en el devenir de los tiempos y de la humanidad, es muy corto 25 años, es prácticamente nada. Pero para todo lo que se hizo en estos 25 años es increíble, cómo el mensaje de Renacer prendió en los corazones de todo un país.

Eso significa que era una necesidad. Lo hemos dicho tantas veces, una necesidad no contemplada de la vida. Se necesitaba un lugar, se necesitaban esos brazos abiertos dispuestos a recibir a esos padres que hasta ese momento no tenían a dónde ir; aquellos que eran más religiosos se inclinaban a unirse más a su Iglesia, que esta perfecto, el tema era que la mayoría estaba en crisis con su Dios, en crisis con su Iglesia, ¿Por que pasó esto? ¿Por qué me lo quitaste? ¿Por qué yo, que he sido tan buena? ¿Por qué yo, que te amo tanto? No entender, y hacerse todas esas preguntas que no tienen respuestas, que en apariencia o realidad, no tienen respuestas. Porque es difícil aceptar que la vida es un gran misterio, y saber que frente a estas conmociones existenciales, como la que nos ocurre cuando perdemos un ser tan amado, para nosotros la mayoría “un hijo”, para otros, otro tipo de pérdidas, un ser muy amado, nos damos cuenta que en realidad estamos de rodillas, frente al misterio de la vida. Nos damos cuenta que no controlamos todo, que lo que se supone que es la ley natural de la vida, en realidad no lo es, porque siempre han partido seres jóvenes, niños, bebés, y nunca nadie estuvo preparado para ello.

Nos dimos cuenta con Gustavo al partir Nicolás, que no estábamos preparados, con todo lo que podríamos haber hecho antes, previamente a la partida de Nico. No estábamos preparados para esto que nos pasaba, ¿O estábamos preparados? (Todos: Noooo…).

Chiquita es una mamá que nos acompaña de Mendoza, y nos ha acompañado con su esposo Lázaro, desde los comienzos del grupo de Mendoza del año 1993, Chiquita ya anda por los 82, y acá está. Se levanto o durmió, pero la cuestión es que el viaje era desde las 6 de la mañana y acá está. Porque lo que acá se mueve, es mucha energía amorosa, y va mas allá de las palabras. Va en realidad en la actitud, en el abrazo, porque cuando hablamos del abrazo de Renacer, lo hemos visto acá, no es suficiente abrazarse, hay que balancearse, porque de alguna manera sentimos que tenemos que bailar, es una celebración, créase o no. Es una celebración de la vida. Y decíamos que, con Gustavo no estábamos preparados para la partida de Nico. No importaba lo que hubiéramos hecho, ni hubiéramos estudiado, ni hubiéramos no estudiado nada, nada nos había preparado para la partida de Nico. Cuando parte, Nico no había Renacer, no había nada. La gente se nos acercaba con el genuino deseo de ayudar, en eso debemos ser muy generosos todos, porque los demás, y no hay nadie que no se sienta conmovido ante la muerte de alguien joven, o muy querido para la persona,  pero no sabían que decirnos. “el tiempo…, tienen otra hija…”, hay papas que no les quedan hijos. Y bueno,  ellos, desde  lo mejor de sí mismos, trataban de llegar a lo mejor de nosotros, y nos dábamos cuenta, pero no era suficiente. Había algo que teníamos que hacer con esto, no era suficiente. Yo estaba convencida que Nicolás me había dejado un mensaje, lo supe, y lo busqué, y lo busqué. Gustavo hizo su propia búsqueda, hasta que finalmente, a los 3 meses de partir Nico nos decidimos que íbamos a hacer algo con esto que nos había pasado. Una cosa es lo que nos pasa, y otra muy distinta es: “qué hacemos con aquello que nos pasa”.

Y decidimos que teníamos que hacer algo por otros padres, que no podía ser que un padre se encontrara frente a esta pérdida tan tremenda, y ni nada, ni nadie que pudiera decirles algo que realmente los reconfortara. Pero no solo los reconfortara en el momento, sino, que ya se transformara en una actitud frente a la vida, frente a la tragedia que acabábamos de vivir. Y así Renacer se va forjando.

A los 6 meses de partir Nicolás, iniciamos esa primera reunión. Anoche hablábamos con los papas de San Juan, y les contábamos que en esa primer reunión habíamos convocado a padres que no conocíamos, todos nos dijeron que no podían, tenían una excusa, pero ese día nosotros sentaditos ahí, solos, con la mamá de un amigo de Nicolás, que no había muerto, pero que estaba ahí apoyándonos, empezaron a aparecer todos los papás que habíamos convocado, y de ese 5 de Diciembre de 1988, nunca  se interrumpieron las reuniones, dos veces al mes. Y de allí empezó a crecer y a crecer, y era una necesidad de la vida que no había sido contemplada, poder dar cabida a padres creyentes, no creyentes, a padres que estuvieran con más o menos tiempo. No importaba, y no importa la edad ni la causa de la partida, para nosotros…, para Renacer.