Archivo de la categoría: San Juan 2013

El porqué no a los grupos por afinidades


ENCUENTRO DE RENACER EN SAN JUAN – ARGENTINA, En la tarde del Sábado 3 de Agosto de 2013.

Colaboraciones: Grabación: Beatriz De Aro (Grupo Renacer Lanús), Transcripción: Enrique Conde (Renacer Congreso – Uruguay).

         Gustavo: Respecto a trabajar independientemente de la edad y la causa de la partida, no quiere decir que estos temas no se traten, pero se deben tratar por separado, generalmente, después de la reunión o en otro lugar en que los padres que comparten algo en especial, pueden juntarse, pero el grupo no da cabida a esas diferencias.

El grupo no da cabida a esas diferencias, porque cuando se juntan los padres por afinidades, los padres terminan transformándose en “víctimas” y la característica de la “víctima” es que transfieren su responsabilidad por su vida al victimario.

El mensaje que nosotros estamos dando es que cada uno de nosotros somos responsables por su vida y como la vive, entonces, si al mismo tiempo tenemos grupos de afinidades, estaríamos dando un mensaje en  lugar y un mensaje distinto en otra parte del mismo grupo y se perdería la coherencia.

¿Está claro esto para ustedes?
Esto no quiere decir que uno, dos o tres de ustedes no se puedan reunir a tomar un café y  compartir vivencias que son muy propias, simplemente, lo que sucede, es que esto no funciona bien dentro del grupo donde estamos todos juntos.

Alicia: Es importantísimo este punto.

Anuncios

Trabajar para el grupo, no en contra del grupo


ENCUENTRO DE RENACER EN SAN JUAN – ARGENTINA, En la tarde del Sábado 3 de Agosto de 2013.

Colaboraciones: Grabación: Beatriz De Aro (Grupo Renacer Lanús), Transcripción: Enrique Conde (Renacer Congreso – Uruguay).

 

Gustavo: Los argentinos no estamos acostumbrados a trabajar en grupos, esa es nuestra idiosincrasia, donde hay dos argentinos, hay tres opiniones y trabajar en grupos es una novedad.

Uno tiene que ser consciente que el grupo es más que la suma de sus partes.

Entonces, cuando yo voy a un grupo, una de las tareas y una de las obligaciones es defender al grupo, protegerlo en el sentido de no destruirlo, no meter una cuña, no hacer cosas que lo dañen.

Es necesario respetar el hecho de que estando en un grupo mi opinión es sólo una parte de las opiniones y que solamente se va a transformar en la opinión del grupo cuando se sume a las opiniones de todos los demás papás que están formando el grupo.
Muchas veces hemos observado que por cuestiones personales en los grupos se crean problemas.

Por ejemplo, una de las cosas que nosotros vivimos, un hecho concreto, en una reunión habló un padre cuyo hijo había muerto por una enfermedad, en la que también le toca participar a un padre cuyo hijo se había suicidado, entonces, en un momento dado, el padre cuyo hijo murió por enfermedad, se para y dice: “Bueno, mi hijo quería vivir, es distinto porque mi hijo no quería morir, en  cambio, el tuyo, no quería vivir.”

Este tipo de comentarios son destructivos, obedecen más que nada al dolor de las personas.

Nosotros empezamos a decir en el grupo: “Miren, si lo que uno de ustedes va a decir, puede lastimar o herir a otra persona, no lo digan, cállense.”

Lo mismo para los casos cuando viene un padre que necesita hablar, a veces, los más veteranos tenemos que sacrificar nuestro tiempo; si tenemos una reunión de dos horas y ese día ingresan cuatro o cinco padres que vienen por primera vez, los más veteranos tenemos que callarnos, cediendo  nuestro tiempo a aquellos que más lo necesitan.

Éstas son cosas que se ven a diario y, a veces, uno no se da cuenta, por lo cual tenemos que tener en cuenta todo esto, porque, repito, lo fundamental, lo que nos ayuda a nosotros es el grupo como tal,  por lo tanto, trabajar en pro del grupo y no en contra del grupo.
 

A veces se viven momentos que no se puede creer…


ENCUENTRO DE RENACER EN SAN JUAN – ARGENTINA, En la mañana del Sábado 3 de Agosto de 2013.

Colaboraciones: Grabación: Beatriz De Aro (Grupo Renacer Lanús), Transcripción: Enrique Conde (Renacer Congreso – Uruguay).

Alicia: Hay muchos casos en que los padres, de una manera inadvertida, se sienten involucrados en la muerte del hijo y hay padres que por la forma que parten los hijos les parece que son directamente responsables, tienen que saber que tienen cabida en el grupo y que no tienen porqué estar narrando nada.
Cierta vez, un matrimonio perdió a dos de sus hijos, cuando uno de ellos iba manejando y en un accidente pierden la vida su hermano y dos jóvenes amigos más.
Estos papás fueron a Renacer muy prontamente, y el papá apenas llegó lo que dijo fue: yo no vengo aquí a contar lo que me pasó, todos ustedes saben como me siento y como se siente mi esposa, vengo acá para que ustedes me digan cómo vivir de aquí en más.
Pasaron varias reuniones y este matrimonio estaba haciendo un camino de progreso positivo.
Al tiempo, un día ingresa un matrimonio en que el papá que estaba con mucha rabia y bronca contra el novio de su hija, porque su hija había muerto en un accidente y el novio de la hija era el que manejaba el auto, también murió.
Entonces, el papá cuyos dos hijos partieron de la vida en el accidente mencionado antes, se da vuelta y le dice al papá que sentía rabia en contra del novio de la hija: mirá mi hijo manejaba un auto donde murieron tres personas más, entre ellas, otro de mis hijos ¡si yo hubiera podido volver el tiempo atrás!
Lo que yo siento al pensar que mi hijo, de alguna manera, pudo ser responsable por la muerte de esas tres personas, su hermano y dos jóvenes amigos más, te puedo asegurar que si yo pudiera hacer algo lo haría, sé que mi hijo manejaba prudentemente, yo confiaba absolutamente en mi hijo.
Para mí fue un accidente, porque ese era su momento, lamento tanto que mi hijo fuera el que manejaba.
Entonces se levantó y abrazó al otro papá.
El otro papá se largó a llorar.
Fue uno de esos momentos que se viven, que no se pueden creer…
No se podía creer que el otro papá inmediatamente depusiera su actitud de rabia y de bronca contra el novio de su hija porque el sabía que el novio la quería y la protegía y, desde ya, que jamás hubiera pensado que ese sería su final.
Ahí se ven causas puntuales de muertes que en ese momento fueron, realmente, una iluminación para esos padres al poder perdonar, un padre a su hijo y el otro padre perdonar al novio de su hija.
En estos casos cómo vas a no alentar, una cosa así, ocurre instantáneamente, y no las vamos a detener porque es maravilloso y sanador.

Todos pueden tomarse un compromiso extra


ENCUENTRO DE RENACER EN SAN JUAN – ARGENTINA, En la mañana del Sábado 3 de Agosto de 2013.

Colaboraciones: Grabación: Beatriz De Aro (Grupo Renacer Lanús), Transcripción: Enrique Conde (Renacer Congreso – Uruguay).

Alicia: Como dice Gustavo, al comienzo, cuando empezamos con nuestro grupo, a los seis meses de partir Nicolás, esa primera reunión fue coordinada por nosotros; en la segunda reunión también fue coordinada por nosotros, pero ya en la tercera reunión llamamos a una de las mamás que estaba ahí, quien todavía no se había consustanciado mucho con lo que estábamos diciendo, se sentó a nuestro lado y le dijimos cuéntales a los papás que recién ingresaron, cuéntales no lo que te pasó, sino cuéntales a los papás nuevos qué significó para ti haber venido al grupo.

Así de a poquito, íbamos incorporando a papás, al punto tal que, habiendo pasado menos de un año de la partida de Nico, nos invitaron para que hagamos un trabajo sobre Renacer en el exterior, en Canadá y nos fuimos, dejando al grupo justo en el momento que había salido un artículo en el diario La Nación y por lo tanto habían venido muchísimos padres de todas partes del país, de Uruguay también, y dejamos el grupo en manos de cuatro papás que tenían un poquito más de experiencia.

Nos fuimos y cuando volvimos ahí estaba el grupo, no había pasado nada, nadie se había muerto porque nosotros no estábamos.

¿Se dan cuenta?

Así pronto nos dimos cuenta que todos pueden tomarse un compromiso extra, pese a que nos podrían decir: ¿si lo que yo diga le puede hacer daño a otro?

No, no es así, si lo que tú dices sale del corazón, si lo dices es con la mejor de las intenciones, si lo dices es para construir y no estás buscando destruir ni retar, no, si el mensaje es amoroso y positivo.

Si lo que yo voy a decir va a herir el sentimiento de otra persona, entonces, no lo digo, o trato de decir las cosas de tal manera que no hieran el sentimiento de los demás.

¡Es tan simple, considerado y amoroso!

Gustavo: Seguimos saltando de un tema otro mientras seguimos esperado el bendito video.

 

 

Cada uno de nosotros, debe pensar en los papás que vendrán más adelante.


ENCUENTRO DE RENACER EN SAN JUAN – ARGENTINA, En la mañana del Sábado 3 de Agosto de 2013.

Colaboraciones: Grabación: Beatriz De Aro (Grupo Renacer Lanús), Transcripción: Enrique Conde (Renacer Congreso – Uruguay).

 

         Gustavo: Van a ver una recopilación donde pueden observar la manera en que se llevan a cabo las reuniones de Renacer en Río Cuarto y una de las cosas a la que tienen que prestarle especial atención es a algo que se ha descuidado en los grupos Renacer.

Se ha descuidado la formación de papás que puedan llevar adelante a un grupo.

Hay muchos grupos que se han transformado en grupos “de”, grupo de Juan, grupo de Pedro, grupo de Luis; no debe ser así, deben  ser “Grupos Renacer!”; las personas no deben perpetuarse en las funciones, no dejando que aparezca sangre nueva, entonces, Renacer no se renueva.

Una vez que un grupo desaparece es tremendamente difícil volver a formarse.

Es fácil  formar un grupo, es difícil mantenerlo y cuando uno se rompe es prácticamente imposible recrearlo.

Sabemos que las personas se encariñan con la tarea de llevar adelante un grupo, es más, sabemos que la tarea de llevar adelante un grupo, puede formar parte del sentido de la vida de una persona y hay quines lo toman como tal.

Permítaseme decirles que esto es un error.

En Renacer es necesario que haya sangre nueva, sangre joven.

Es necesario que los papás que han ingresado a los grupos, tengan cabida tanto como coordinadores, como de programar o llevar a cabo eventos.

A veces las personas pueden cansarse y hasta enojarse con otro y esto es incomprensible en Renacer, estar enojados entre sí en los grupos.

Esto sucede  por el personalismo y es uno de los problemas que lo hemos dicho en todas las reuniones, pero perdura.

Nosotros lo decimos, con la autoridad que nos da que a partir de 1994/95 no coordinamos más reuniones.

En las reuniones, cuando nos juntábamos, lo único que decíamos es, “bueno, vení Juan, vení Pedro, vos coordinas hoy”, a veces, ni siquiera eso; a veces, se juntaban otros padres y decían quienes coordinaban ese día.

No se lo decían la semana antes porque  si le decían  “la próxima semana vas a coordinar vos” no venían, entonces, lo agarraban en frío “siéntate y coordiná la reunión”  y  ¿qué digo? decían, “di lo que has escuchado, lo que hayas aprendido”

En esta tarea de formar padres es que se van a mantener los grupos en el tiempo,  nosotros hablamos de 50 años o más, estamos fallando.

Esto tenemos que revisarlo y hacer un examen de conciencia y ver hasta qué punto, cada uno de nosotros, puede ser responsable de esto: pensar en el grupo, pensar en los papás que vendrán más adelante.