Archivo de la categoría: Uruguay 2006

Abril de 2006, en el marco del “ENCUENTRO NACIONAL DE LOS GRUPOS RENACER DE URUGUAY” realizado el 31 de mayo y 1º de abril del año 2006.

Le pedí un camino, un camino para aprender a vivir sin él.


La palabra de los padres y hermanos en encuentro de San José.

Abril de 2006, en el marco del “ENCUENTRO NACIONAL  DE  LOS  GRUPOS  RENACER  DE  URUGUAY” realizado el 31 de mayo y 1º de abril del año 2006.


La palabra de Amelia, mamá de Pablo

Como dice Nora, sinceramente, no me siento iniciadora ni fundadora de nada, sí, agradezco a aquellos que estuvieron en un lugar de donde pudimos tomar de allí la fuente del Mensaje de Renacer.

Creo que Pablo me llevó; fue a los cuatro meses de su partida, era mi cumpleaños y eran sus primeras elecciones, yo fui a buscar su credencial para que no quedara por ahí y le pedí un camino, un camino para aprender a vivir sin él.

Yo quería estar bien y no sabía cómo y a los cuatro días voy a casa de una amiga por trabajo y me dice: “negra tenés que ver esto, entrá” yo entré y en la televisión estaban Gustavo y Alicia con la cara que yo quería tener y no sabía como.

Estaban contentos, ¡Nicolás se había ido y ellos estaban contentos!

Yo, como Alicia, también era muy jorobona, soy muy jorobona y me sentía perdida y además, la gente no se reía delante mío porque les daba “cosa” y yo les decía a mis amigos: ríanse porque algún día yo me voy a reír con ustedes, pero si nadie se ríe, si nadie hace un chiste, nunca voy a tener de qué reírme.

Pablo siempre miraba el programa de Mirtha Legrán y yo le decía: ¡hay Pablo! qué horrible ese programa y él me contestaba: “pero mami, vos no mires a Mirtha Legrán, vos mirá a la gente que lleva que te van a ayudar.”

Y Bueno… tampoco sabía donde era Río Cuarto y fui y llegué, no sólo no sabía donde era Río Cuarto, tampoco tenía plata y una amiga me prestó, tomé el ómnibus en la terminal; en realidad todavía no sé bien donde queda Río Cuarto, me bajé en un pueblito…

El primer impacto fue tan grande que yo le decía a Alicia, que cuando llegué de vuelta a mi casa no sabía si había sido buena o mala la experiencia: ¡había sido tan fuerte!…

Allí nos encontramos con Doris, Nora y Alvarito y después de llegar a Montevideo muchos nos llamaron para ver qué había pasado con esa experiencia y nos reunimos con otros padres, fue el 15 de diciembre de 1994.

Y… bueno… fue eso nada más.

Yo le agradezco a la vida, le agradezco a ustedes que están acá y le agradezco especialmente a Renacer San José, a Enrique y a Renacer Congreso, que me dieron la oportunidad de volver.

Digo de volver al grupo del cual nadie se puede ir; a él pertenecemos aunque no queramos, de volver a encontrarme con gente tan querida, con esta familia tan grande que quiero tanto y también de volver a algo que siento como que Pablo me agarró de la oreja y me dijo “vieja ¿qué hiciste este tiempo que no estuviste en Renacer?”

Yo me fui por circunstancias de la vida, porque mi capacidad de tolerancia no es lo que debería, tengo que aprender mucho, creo que voy a tener que volver muchas veces.

De verdad les digo estoy muy contenta de estar acá y no me siento fundadora, me siento parte de un camino que hace mucho tiempo alguien tomó antes que nosotros que fue el camino de decir: Si, a la vida a pesar de todo.

A nosotros nos tocó en estas circunstancias, a otras personas les toca en otras, Renacer es un camino, un camino que elegimos hacer, un camino bueno que nos da la oportunidad de ayudar y de ayudarnos.

Nosotros estamos siempre en mantenimiento, no podemos quedarnos, tenemos que estar siempre en la pista, siempre tendiendo la mano porque ayudar ayuda, porque siempre tenemos cosas para descubrir, porque siempre tenemos para crecer, porque esto no se termina como decía Cacho: “Esto es una escuela, el diploma lo vamos a recibir de manos de nuestros hijos”.

No se termina nunca, tenemos que seguir descubriendo cosas lindas de la vida ayudando y si a veces no estamos un tiempo, tenemos que volver.

Yo lo único que tengo es un sentimiento de gratitud enorme, eso es lo que verdaderamente tengo.

Al principio mi catarsis fue escribirle a Pablo, yo le escribía todos los días y eso me ayudaba a descargar y les quiero leer lo que ahora le escribí a Pablo, pero antes quiero saludar a los hermanos.

Yo también soy hermana, yo perdí a mi hermana hace muchos años y con lo de Pablo como que había quedado un poco ahí.

Eso tampoco se termina, también hay que trabajarlo y el testimonio de este hermano me movió profundamente porque me dejó una cantidad de deberes impresionantes.

A los hermanos respeten su dolor; por favor no se callen, resonguen a sus padres, díganles lo que les tienen que decir.

Mis hijos me ayudaron mucho resongándome, exigiéndome, diciéndome francamente lo que sentían, no sintiéndome pena, porque nada nos va a doler más de lo que ya nos duele, entonces a los hermanos les digo: No les tengan pena a sus padres, tengan pena de no compartir el dolor con ellos, pero no tengan pena, porque al compartir el dolor, se comparte también el amor y el resto de las cosas que están juntas.

Como les decía, quería compartir con ustedes esto que escribí a Pablo, que hace mucho que no le escribía y gracias a ustedes se lo pude escribir y quiero compartirlo.

Pablo:

Después de tantos años aquí estoy otra vez escribiéndote.

Antes eran cartas desde y para ti, ahora son desde mi misma para la vida.

Tú ya no necesitas mis palabras ni yo necesito decírtelas, ya no hay dolor ni vacío ni desesperación.

Hay un camino nuevo transitado sin ti, que jamás hubiera pensado que fuera posible.

Aprendí a amar la vida aunque tú no estés, aprendí a convivir con tu ausencia y a vivir con tu presencia, que me acompaña como un rayito de luz que alumbra mi camino.

Tengo amigos entrañables que no te conocieron, pero igual te aman.

Ya no tenemos cosas en común, excepto el amor que nos une y así seguimos juntos en caminos diferentes pero no opuestos.

Solo me resta darte las gracias por todo lo que me enseñaste y me sigues enseñando cada día.

Sos mi estrellita, te amo

Mamá.

 

Renacer es esto, cada papá que da amor a otro padre que está sufriendo


La palabra de los padres y hermanos en encuentro de San José.

Abril de 2006, en el marco del “ENCUENTRO NACIONAL  DE  LOS  GRUPOS  RENACER  DE  URUGUAY” realizado el 31 de mayo y 1º de abril del año 2006.


La palabra de Doris, mamá de Diego

Soy la mamá de Diego, fui una de las mamás que tuvimos el privilegio de ir a Río Cuarto, no somos fundadores, simplemente fuimos el vehículo para iniciar esto en el Uruguay.

Renacer es esto, cada papá que viene, cada papá que da amor a otro padre que está sufriendo, es dejar el egoísmo, porque el dolor es egoísta y todos lo hemos pasado.

El dolor hace que nos encerremos y que no lo queramos compartir, porque muchas veces, pensamos que si un día dejo de sentir este dolor, es porque no lo quiero más, a mí me pasaba cuando perdí a mi hijo, como que nos aferramos a él para demostrar cuánto lo queremos y no es así.

Lo que vemos aquí es el amor que podemos dar a cada uno de ustedes, es todo el amor que podemos recibir de cada uno de ustedes.

Y así vamos caminando, lo importante es el coraje que tiene cada padre para ir y comenzar el camino y después lo vamos dando a cada uno de los que nos rodean.

Porque ésta es también la función de Renacer, que podamos volver a estar en comunidad.

Que podamos seguir amando a nuestros hijos sin miedos, de que podamos ayudar a un vecino, eso de compartir cada cosa pequeña que tengamos.

Es lo que tenemos que agradecer a Renacer, ser capaces de dar amor y de no sentirnos culpables por dar amor.

Muchas gracias a todos ustedes.

 

Toma una sonrisa, regálala a quien nunca la ha tenido


La palabra de los padres y hermanos en encuentro de San José.

Abril de 2006, en el marco del “ENCUENTRO NACIONAL  DE  LOS  GRUPOS  RENACER  DE  URUGUAY” realizado el 31 de mayo y 1º de abril del año 2006.


La palabra de Nora, mamá de Santiago

Yo no sé hablar, no sé hablar así, en público, solamente voy a decir gracias, un gracias grandote a Gustavo y a Alicia.

Muchas cosas pasan por mi corazón en estos momentos y recuerdo el día que hablé con Alicia, que me invitó a ir a Río Cuarto ¿dónde queda Río Cuarto, Alicia?, le dije.

No te preocupes Nora, tu hijo te va a llevar de la mano”, me dijo.

Así fue, en ese momento tenía poco dinero, no sabía donde quedaba Río Cuarto, pero a los cuatro días estaba en Río Cuarto.

No sé como fue, ¡gracias Alicia y Gustavo! y por ustedes a Nicolás.

Gracias también a San José y a Renacer Congreso de Montevideo.

Todo está dicho ya acá, todo se ha dicho, yo solamente voy a leer unas palabras que creo expresan todo, son palabras del maestro espiritual Mahama Gandhi, que dice así:

Toma una sonrisa, regálala a quien nunca la ha tenido.

Toma un rayo de sol, hazlo volar allá donde reina la noche.

Descubre una fuente, haz bañar a quien vive en el barro.

Toma una lágrima, ponla en el rostro de quinen nunca ha llorado.

Toma la valentía, ponla en el ánimo de quien no sabe luchar.

Descubre la vida, nárrala a quien no sabe entenderla.

La esperanza, tómala y vive en su luz.

Toma la bondad y dónala a quien no sabe donar.

Descubre el amor y hazlo conocer al mundo.”

Es todo, gracias.

 

¿Por qué un grupo de hermanos?


La palabra de los padres y hermanos en encuentro de San José.

Abril de 2006, en el marco del “ENCUENTRO NACIONAL  DE  LOS  GRUPOS  RENACER  DE  URUGUAY” realizado el 31 de mayo y 1º de abril del año 2006.


Ramón, hermano de Beatriz de Renacer Congreso

Buenas tardes, soy el hermano de Beatriz.

Es muy difícil hablar y encontrar una palabra después de todo lo que hemos escuchado.

¿Por qué un grupo de hermanos?

Nosotros los hermanos, después de la partida se nos hace muy difícil enfrentar a nuestros padres cuando los vemos como están.

Se nos hace muy cuesta arriba ver como están nuestros padres, entonces yo opté por nunca decirle nada, nunca decirles que estaba mal; cada vez que estaba con ellos tenía una cara alegre o hacía una broma, pero por dentro, era un sufrimiento terrible hasta que mi señora, por una vecina, supo que había un grupo y consiguió la dirección de Renacer.

Entonces tomamos la decisión de ir, de ver y de llevar a mis padres.

El tema es que fuimos, acompañé a mi padre y a mi madre; mis padres fueron a dos reuniones más y después no fueron más pero yo ahí me di cuenta que ese era un lugar a donde yo me sentía bien. A donde podía expresar lo que me pasaba, pues había un grupo de hermanos, en el cual estaba Nicolás, que hoy no está, Guillermo que hoy está acá, Gaby que también se encuentra aquí, Claudia que no está, Ulises que sí siempre está y también estaba la hermanita de Pando, hija de Juan Ramón y María Antonia, Natalia, aquí presentes y entonces, ahí vi que ese era mi lugar.

De a poco me fui adaptando, pude expresar lo que precisaba, que era que estaba pasando por un momento de un sufrimiento terrible, porque yo no me animaba a decirles a mis padres que yo también sufría, pues se me había ido un referente en mi vida que era Beatriz.

Yo siempre estuve pendiente de mi hermana como de mi hermano Marcelo, entonces ahí encontré un lugar donde yo pude expresar todo lo que precisaba y me hizo bien y por eso hace 5 años y medio que voy y pienso seguir estando.

Ahí me hice un juramento de que yo siempre iba a estar, así fuera el único hermano y no soy el único hermano, porque también tengo a mi amigo Ulises que él siempre está.

Yo siempre digo que cuando somos dos, somos un grupo, ahora somos más porque está Gabriel otro hermano que esperamos que con nuestras palabras lo ayudemos.

Estoy muy contento de poder escuchar a Alicia y a Gustavo de vuelta y estar acá, de pie y de poder decir estas palabras.

Gracias.

Luján:

Ahora queremos invitar a quienes son muy especiales para nosotros, que son las tres mamás que están presentes hoy y que fueron los iniciadores del movimiento Renacer en el Uruguay: Nora la mamá de Santiago, Doris, la mamá de Diego y a Amelia, la mamá de Pablo.

 

Me gustaría que todos los hermanos se pusieran de pie para darles un buen aplauso.


La palabra de los padres y hermanos en encuentro de San José.

Abril de 2006, en el marco del “ENCUENTRO NACIONAL  DE  LOS  GRUPOS  RENACER  DE  URUGUAY” realizado el 31 de mayo y 1º de abril del año 2006.


Carlos, Hermano de Claudio de Renacer San José

Yo soy Carlos, hermano de Claudio y pertenezco a acá, a Renacer San José.

Siento los mismos nervios que el primer día que hablé y que entré en Renacer.

Me acuerdo cuando fui al Encuentro en Cardona en 1999, estábamos con mis padres, ellos ya iban al grupo y me recibe Alicia, yo iba con mi hermano Oscar y me dice: “¿qué andan haciendo muchachos por acá?” y nada, le dijimos, “vinimos a acompañar a nuestros viejos porque ellos se sienten bien y venimos a vichar”.

Ha pasado el tiempo y aquí estamos, ¡quién iba a decir, siete años atrás, que eso cambiaría la vida de nosotros! de estar en el grupo de Montevideo y tener luego un grupo de hermanos en San José.

De a poquito se fue preparando la tierra, se fue oreando y fue dando sus frutos.

Quiero agradecerles a todos, muchísimas gracias por venir, por estar acá.

En este mundo que parece que va a contramano, porque pasan cosas que nadie las entiende, se habla poco del amor, se habla mucho de piquetes, muchas cosas así, pero de amor, la verdad que ni en la tapa de los diarios sale, se ve que se está necesitando amor.

Nosotros somos las personas indicadas, siempre digo que somos como las luces que de noche al costado del camino de los pueblitos, se ven y es lo que guía a todo esto.

Siempre pienso ¡cómo llegamos acá! y lo que somos hoy, ¡cómo crecimos! y crecemos todos los días y ¡cómo valoramos la vida!, la de nuestros padres, la de nuestros seres queridos, la de nosotros mismos para ser cada día mejores, mejores personas.

Yo creo que es una pregunta para hacernos interiormente cada uno, pero cada cual sabrá…

Poco a poco uno se va haciendo un ser mejor y de fe.

Con fe, como cuando yo le dije: “Acá te dejo Claudio”

Yo veía que sufría desde el día de la partida de Claudio hasta que después de un tiempo, después de cierto proceso de duelo, dije: “Claudio, acá nos separamos, vos sigue tu vida, porque precisas paz, yo tengo que realizar mi vida, encaminar mi vida, porque tengo una vida por delante”.

Así pienso hoy, soy muy creyente y lo tengo que decir así.

Yo creo que el día de mañana. ¿a quién no le gustaría encontrarse con ellos y dale un buen abrazo y apretarlos bien?

Me gustaría que todos los hermanos se pusieran de pie para darles un buen aplauso.

Muchísimas gracias, un besote grande, gracias a todos, paz y que Dios los bendiga.

 

Los padres de Renacer somos más que valientes


La palabra de los padres y hermanos en encuentro de San José.

Abril de 2006, en el marco del “ENCUENTRO NACIONAL  DE  LOS  GRUPOS  RENACER  DE  URUGUAY” realizado el 31 de mayo y 1º de abril del año 2006.


Severo, papá de Alvarito por Renacer Tacuarembó

Soy el papá de Álvaro vine con mi señora Ana y un grupo de amigos venidos de Tacuarembó.

Quería decirles que ya se ha dicho todo lo que es Renacer, nosotros va a hacer 11 años que perdimos a Alvarito y hemos estado trabajando como las hormigas, incansablemente, porque Renacer, nos ha dado el apoyo que otra gente no ha podido hacerlo, ni siquiera, con todo respeto, ninguna religión, en los momentos más difíciles de nuestra vida, lo tuvimos en este grupo.

En Tacuarembó hemos luchado desde la iniciación, hasta la fecha con muchas dificultades tuvimos dificultades, decían que éramos brujos, que éramos espiritistas y otras cosas más y la verdad es que a pesar de ser un grupo chico es un grupo fuerte.

Felizmente conocimos a padres de Renacer, e iniciamos nuestra tarea de apoyar a todas aquellas personas que pasaron por nuestra misma experiencia, experiencia muy dura y alguien dijo que los padres de Renacer somos más que valientes, somos mucho más que valientes, porque aún perdiendo lo que más amamos, luchamos y apoyamos a otros padres.

Lamentablemente nosotros somos seres muy frágiles y siendo una cosa antinatural, no podemos evitar que nuestros hijos partan primero que nosotros, pero eso, a la vez, nos deja muchas enseñanzas.

Aquel que no ha perdido un hijo no sabe del dolor de perder un hijo y nosotros ya pasamos por ese camino tan terrible, yo siempre digo que nos cayó una bomba y entonces, como que morimos un poco y después renacimos con nuevos bríos y nuevas esperanzas y eso se lo debemos al Mensaje de Renacer.

Nosotros en Tacuarembó, con Ana y un grupo de amigos, hemos estado luchado con un grupo bastante importante, que luego se fue diluyendo, porque mucha gente se siente bien y se retira y nosotros decidimos el camino más difícil pero entendemos que es el camino más digno en homenaje a Alvarito y a todos los Alvaritos que hoy están acá que son los hijos de todos ustedes.

Yo siempre digo que para nosotros Alvarito siempre fue muy importante, fue lo más importante como son todos nuestros hijos, pero cuando me refiero a Renacer y a los papás de Renacer siempre los llamo nuestros hermanos en el amor.

Renacer es una misión; es una misión de hondo sentido humanístico en este mundo tan globalizado, tan deshumanizado que haya quienes trabajando en ese aspecto es de enorme importancia y yo tengo la esperanza de que el mundo va a cambiar.

Podemos ser mejores o peores personas; hay personas que no aprenden nada, hay otros como todos nuestros queridos hermanos de Renacer, hermanos del corazón, hermanos del alma, que aprenden mucho.

Si una cosa nos enseñó Renacer, es que sólo el amor nos puede salvar en un mundo complicado, que se va deshumanizando, nosotros, quienes pertenecemos a los grupos Renacer, estamos demostrando que se pueden hacer cosas por la gente, que no hay nada más hermoso que ayudar al semejante que es una tarea muy poco comprendida por mucha gente, pero estamos seguros que el futuro será del amor, de la comprensión y de la gente de bien, porque estoy seguro que las familias se van a unir, la gente va a salir adelante, pero sólo mediante la comprensión, el perdón, el olvido de las cosas feas que nos ofrece el mundo, poniendo el acento en las cosas positivas, porque a pesar de lo que nos pasó a nosotros, hay muchas cosas importantes para hacer y hay mucha gente que nos necesita: la comunidad, nuestra familia, nuestros hijos, nuestros hermanos, nuestros amigos.

Se puede hacer mucho por la gente, pero tenemos que dejar el egoísmo para el costado; nosotros en Renacer aprendimos eso, aprendimos que se puede crecer, hay quienes dicen yo siempre fui una buena persona, pero siempre se puede ser mejor y la forma más sencilla de ser mejor para los que creen en Dios, como yo, que hay muchos, la mejor forma de hacerle un homenaje a Dios y a los hijos que hoy no están físicamente con nosotros es haciendo las cosas bien, colaborando con aquel que nos solicita ayuda, dándole una mano a nuestros semejantes necesitados de cariño, de un abrazo, de un apretón de manos, no necesariamente de dinero, porque en este mundo se mira todo por el dinero, hay cosas mucho más importante que el dinero y esas cosas son el apoyo espiritual, la amistad, todas estas cosas, que son los grandes valores que hacen al ser humano, si no, no tendríamos diferencias con otros seres vivos de la naturaleza.

A nosotros nos distingue, justamente, el amor, la racionalidad y la inteligencia y tenemos que hacer uso también de eso que es tan importante.

En este mundo hay mucho egoísmo, pero hay también mucha gente buena como nosotros y mucha gente guapa como ustedes, como nosotros, que hemos decidido levantar la frente y seguir viviendo con dignidad en homenaje a nuestros hijos, a nuestra familia y a nuestros amigos, en eso estamos; venimos de Tacuarembó, que es una ciudad chica pero muy linda y estamos agradecidos a todos y siempre estamos a la orden de todas aquellas personas que nos necesiten y especialmente si son papás de Renacer.

Lamentablemente siempre ocurren cosas y muchos padres se arriman a nosotros, pues nuestra casa está las 24 horas abierta para toda aquella persona que necesite de nuestro apoyo, de nuestro abrazo fraterno y de nuestra experiencia, porque nosotros no enseñamos, sino que el grupo Renacer lo que hace es un apoyo espiritual, que muchas veces ni se encuentra ni siquiera en la familia, pues la gente no sabe.

Nosotros con mi señora hemos jurado que hasta el último suspiro de nuestra vida, pertenecer, apoyar y seguir adelante con el grupo Renacer.

El grupo Renacer, felizmente creado por Gustavo y Alicia, queridísimos compañeros, queridísimos hermanos argentinos, para nosotros es un inmenso placer participar con ustedes que están siempre, aunque no físicamente, están siempre junto a nosotros en el corazón y los recordamos enormemente y estamos profundamente agradecidos.

Quiero agradecer especialmente al grupo Congreso, esos queridos amigos de Montevideo, y a la gente de San José, ciudad que no conocíamos, ciudad de gente muy linda, estamos muy agradecidos, no sentimos muy cómodos y muy felices de compartir con ustedes estos momentos tan gratos, momentos que si no fuera por Renacer no hubieran sido posible vivirlos.

Quiero agradecer nuevamente a todos, me siento muy feliz de estar junto a ustedes.

Muchas gracias.

 

Cómo se formó nuestro grupo


La palabra de los padres y hermanos en encuentro de San José.

Abril de 2006, en el marco del “ENCUENTRO NACIONAL  DE  LOS  GRUPOS  RENACER  DE  URUGUAY” realizado el 31 de mayo y 1º de abril del año 2006.


Kilda, mamá de Claudio de Renacer San José

Bueno, soy la mamá de Claudio, pero también la mamá de Carlos y de Oscar y la esposa de Juan Carlos; pertenezco al grupo Renacer San José que hoy vivimos un día muy emocionante, un día, diría, de maravilla, porque hoy verlos a todos unidos acá y sentir la presencia de este matrimonio maravilloso que nos ha dado tanto, como Gustavo y Alicia, es un sueño, es una meta, es un compartir maravilloso que nos da la vida hoy, que nos permite honrar y homenajear por amor a nuestros hijos.

Hoy quisiéramos hablarles, un poquito, del grupo, cómo se formó nuestro grupo.

Con mucha expectativa, a fines de abril del 2002, fuimos invitados por Marta y Ana a tener un primer contacto con un matrimonio que hoy nos acompaña e integra el grupo Renacer Congreso, quienes nos dieron las pautas a seguir para formar un grupo aquí y comenzar a funcionar como grupo de ayuda mutua.

El 11 de mayo del mismo año se realizó, por primera vez, una reunión de carácter local a la que asistieron 27 personas en el local cedido por AEBU.

El sábado 8 de junio del, mismo año, comienza oficialmente a funcionar el grupo Renacer San José con la asistencia de padres y hermanos que nos acompañaron invitados por nosotros de Montevideo, Pando, Canelones, así como también padres de cercanías pues el grupo San José funciona dentro de la ciudad pero son muchas las personas que se acercan de localidades y zonas vecinas.

A veces, por motivos de trabajo, se dispersan pero muchos de ellos hoy se encuentran acá.

También podemos decir que concurrieron en el día de la inauguración 97 personas a la Casa de la Cultura lugar donde hoy es el lugar de nuestras reuniones.

Somos apoyados por la Intendencia y por el director de la Casa de la cultura.

Una de nuestras tareas se visitar a los padres que han sufrido la pérdida de sus hijos recientemente y acercarles el Mensaje de Renacer.

Hemos ayudado en el año 2003 a la formación del Grupo Renacer de Ecilda Paullier quedando funcionando a partir del día 2 de febrero de 2004.

Para festejar nuestros aniversarios, hemos realizado distintas actividades, por ejemplo, visitar el hospital local y regalar ajuares para recién nacidos, también llevar regalos a los niños que están en distintas salas e invitar a otros grupos de distintos departamentos, quienes nos han acompañado en ese día.

Hace dos años empezamos a acondicionar en el espacio cedido oficialmente por la Intendencia la “Plaza Renacer de San José”, situada en la parquización del arroyo Mallada, plantando árboles y hoy hemos logrado el sueño, un hermoso desafío como ha sido la escultura inaugurada hoy.

Para festejar el aniversario Nro. 3 en el año 2005, quisimos acercarnos a padres y hermanos y visitamos Villa Rodríguez y asistieron unos 29 padres y hoy nos acompañan varios padres de esa localidad, de modo que la semilla fue creciendo.

Nos acercamos ya casi a nuestro cuarto aniversario y hoy tenemos el orgullo de recibir a los padres fundadores que son Alicia y Gustavo en este encuentro a nivel nacional y también tenemos el orgullo de recibir a padres que trajeron el grupo al Uruguay y a todos lo grupos que han sido nombrados, que para nosotros es mucho orgullo tenerlos hoy acá.

Personalmente quiero decirles que a través de todas las personas que me ayudaron a crecer, a ver lo que hoy soy, a sentir lo que hoy siento, no solamente es amor por mi hijo Claudio que me dio mucho, que me enseñó mucho durante la vida que él estuvo, sino que hoy me sigue enseñando y me siguen dando ustedes, cada uno de ustedes, cada padre como madre y cada hermano.

Hoy en nombre de Renacer San José, yo sé que muchos padres quisieran estar en mi lugar y estar agradeciendo, quizá con otras palabras más hermosas, pero lo único que le puedo decir es que los quiero mucho y que para mí han servido mucho y para todos los de San José también.

Así que a todos los grupos, muchas gracias y bienvenidos a esta ciudad y los recordaremos por siempre.

Muchas gracias.

 

Nos vamos a graduar el día que el diploma nos lo entreguen nuestros hijos


La palabra de los padres y hermanos en encuentro de San José.

Abril de 2006, en el marco del “ENCUENTRO NACIONAL  DE  LOS  GRUPOS  RENACER  DE  URUGUAY” realizado el 31 de mayo y 1º de abril del año 2006.


Cacho, papá de Julio de Renacer Paysandú

Buenas tardes, soy la figurita repetida de Renacer Paysandú; en realidad vinieron 13 padres más y ya ven que ninguno hace demostración de presencia.

Quiero agradecer a Renacer San José, junto con Renacer Congreso de Montevideo, por el sacrificio, las molestias, el gasto, por el trabajo que han tenido para este encuentro.

Yo considero que Renacer es una escuela de vida y éste es un examen que tenemos durante el año.

También testimoniar y tener un momento de gratitud para Alicia y Gustavo, ya sé que no les gusta que lo hagamos, pero por los momentos que hemos pasado hace un tiempo atrás por la ingratitud que ha habido para con ellos, quiero agradecerles lo bien que se han portado siempre y cuando les hemos pedido auxilio por alguna información o alguna duda, siempre se han prestado a colaborar con nosotros.

Por ese motivo, también una mamá del grupo, hecho por sus propias manos, queremos dejarle un presente.

Alicia:

¿Qué representa?

Cacho:

Es la bandera de Paysandú.

Tendría tantas anécdotas para contarles… pero como veo que todos son puntuales con la limitación de tiempo, yo no quiero ser menos.

Hoy cuando nos encontramos con Gustavo y nos abrazamos me dijo: “Cacho el que me hace reír” así que me considero medio payaso. (risas)

Renacer es una escuela de vida, como decía, y revisando encuentros anteriores encontré cuando un padre le preguntó a ustedes, a ver si lo recuerdan, esta pregunta: si es una escuela de vida ¿cuándo nos recibimos en esta escuela? y tú se la derivaste a quien tenías a tu izquierda en la mesa ¿se acuerdan?

Realmente, si somos una escuela de vida ¿cuándo nos vamos a graduar? Tiene que haber un momento de graduación.

Yo no sé si le tembló el pulso a Gustavo o no se animó y derivó la contestación a un padre de Río Cuarto y fue tan buena la contestación que el padre le dio al que preguntaba, cuando le dijo:

Nos vamos a graduar el día que el diploma nos lo entreguen nuestros hijos” (aplausos)

Gustavo: El papá que contestó se llama Aldo.

Cacho: A mí me quedó tan grabado, porque es cierto.

Si esto es una escuela, siempre aprendemos algo, todos los años, todas las reuniones, entonces el padre pensaba ¿mire si vamos a seguir aprendiendo toda la vida? y qué mejor contestación que sí, que nos entregarán el diploma nuestros hijos cuando nos encontremos con ellos.

Bueno, ahora voy a relatarles una historia en que van a sentirse aludidos ustedes y todos nosotros.

Es una vieja historia de medio oriente.

Había varios hombres, (gente, todos nosotros y ellos) que nos había agarrado la noche y en la oscuridad no teníamos rumbo ni lugar a donde ir para salir de la oscuridad.

Entonces, hubo dos papás que tuvieron la idea de prender una tea que daba una débil llamita que no era suficiente para iluminar, entonces, empezaron a buscar a otros papás perdidos también en la noche e invitaron a cada padre para que encendieran sus propias teas y así compartiendo la llama con todos, la noche se iluminó.

¿Qué nos enseña esto?

Nos enseña que nuestra luz sigue siendo oscuridad si no la compartimos con el prójimo y también nos dice que al compartir, nuestra luz no se desvanece, sino por el contrario crece.

El compartir nos enriquece, en lugar de hacernos más pobres.

Los momentos más felices son aquellos que hemos podido compartir.

Que Dios nos dé siempre la luz para iluminar a todos los que pasen a nuestro lado.

La verdadera amistad es flor que se siembra con honestidad, se riega con afecto y crece a la luz de la compresión.

Si cada vela enciende otra, así pueden llegar a brillar miles de ellas.

De igual modo, si iluminas tu corazón con amor, puede que ilumines otros corazones, así se puede llegar a iluminar miles de corazones, como hace el Mensaje de Renacer.

Muchas gracias.

 

Nos apagamos y encendemos y seguimos caminando


La palabra de los padres y hermanos en encuentro de San José.

Abril de 2006, en el marco del “ENCUENTRO NACIONAL  DE  LOS  GRUPOS  RENACER  DE  URUGUAY” realizado el 31 de mayo y 1º de abril del año 2006.


Juan Ramón, papá de Gonzalo por Renacer Pando

Buenas tardes, mi nombre es Juan Ramón, pertenezco a Renacer Pando y vivo en la cuidad de Sauce, en Pando hace cinco años que funcionamos como grupo.

Nosotros tenemos la particularidad de que en los cinco años que llevamos funcionando no nos ha faltado nunca una reunión, quincenalmente, tozudos como todo canario, hemos mantenido las reuniones del grupo así seamos pocos algunas veces.

Nos apagamos y encendemos y seguimos caminando, hemos tenido, como todos, integrantes que llegan y se nos van y seguimos siempre con la misma interrogante del porqué sucede esto, pero somos conscientes del lugar donde encontramos la forma de superar nuestro problema.

Somos muy conscientes de eso, por eso seguimos adelante, seguimos estando papás que tenemos cinco o más años de la partida de nuestros hijos, seguimos permaneciendo en los grupos.

Yo hoy soy el vocero, nada más, del grupo, todo el grupo quisiera estar acá, pero no es posible.

Voy a pedir a Sara, una mamá del grupo, que pase, pues ella preparó un regalo para Alicia y Gustavo en agradecimiento a que nos acompañen.

Personalmente es hoy la segunda vez que los veo y digo Alicia y Gustavo, porque hace seis años que ellos, a través de testimonios que hemos recibido, son nuestros compañeros de viaje.

Sara:

Buenas tardes, soy Sara mamá de María Adriana y quiero entregar a estos padres gauchos, un humilde homenaje que fue hecho por estas humildes manos de una madre en representación de todos los papás y hermanos de Renacer Pando.

Muchas Gracias.

Alicia:

Miren ¡qué hermoso! Es artesanal, hecho con las propias manos y dice:

Alicia y Gustavo, gracias por iluminar el camino hacia nuestros hijos.”

Renacer Pando, Uruguay – abril de 2006

Es bellísimo, si ustedes después quieren verlo está aquí.

Muchas gracias.

Juan Ramón:

Finalmente, el agradecimiento a Renacer Congreso y a Renacer San José, que nos regalaron la presencia de Gustavo y Alicia.

Nada más.

 

Lo que queremos trasmitir más que nada es el agradecimiento de todo el grupo


La palabra de los padres y hermanos en encuentro de San José.

Abril de 2006, en el marco del “ENCUENTRO NACIONAL  DE  LOS  GRUPOS  RENACER  DE  URUGUAY” realizado el 31 de mayo y 1º de abril del año 2006.


Serrana, mamá de Javier por Renacer Mercedes

Buenas tardes, soy la mamá de Javier y represento al grupo de Mercedes que funciona desde 1995, que no es sólo de la ciudad de Mercedes, sino que también abarca Risso, Villa Soriano y Palmitas.

Lo que queremos trasmitir más que nada es el agradecimiento de todo el grupo, la alegría enorme de habernos encontrado con las mamás que trajeron el grupo al Uruguay, a Doris todavía no la he visto, pero la tengo que ver y reconocer, porque desde Florida en 1995 nos estamos encontrando y siempre es una gran alegría encontrarse y cuánto sirve que tengamos acá a Alicia y a Gustavo Berti.

Lo tienen que saber también los que están de las puertas para afuera, lo que estamos aquí por algo hicimos los kilómetros y hacemos todos los sacrificios para reunirnos.

Nada más que eso, Mercedes está presente y en lo que pueda colaborar estamos a las órdenes como siempre.

Muchas gracias a todos.

Alba, mamá de Adrián por Renacer Nueva Helvecia

Buenas tardes, en representación de mis compañeros del grupo Renacer de Nueva Helvecia, le digo que estoy muy orgullosa de ser la mamá de Adrián porque gracias a él he aprendido muchas cosas en la vida, me ha dejado muchas enseñanzas y le agradezco a la vida habérmelo dejado tener cinco años físicamente y para todo el resto de mi vida en mi corazón.

Por eso le agradezco a él el amor y las enseñanzas y el haberme dejado ser un poco mejor persona cada día.

Por eso en nombre de mis compañeros y como dice el eslogan de la bandera para que la vida no pierda sentido”, adelante.

Muchas gracias.

Brenda, mamá de Virginia de Tarariras

Buenas tardes, yo soy Brenda mamá de Virginia y de Karina y junto con Egar que es su papá, estamos siempre participando cuando un papá nos necesita, sólo quiero decirles que luchemos porque Renacer siga por siempre.

Muchas gracias por todo.

Adela, mamá de Nacho por Renacer Treinta y Tres

Buenas tardes a todos, soy la mamá de Nacho, represento a Renacer Treinta y Tres y en esto que me ha tocado vivir, tan difícil, siempre me acompañó Gerardo mi esposo, Vitoria mi hija mayor y después se agrandó el equipo y apareció Juan.

Como todos sabemos, Renacer es la mejor tabla salvadora en los momentos que nos tocó vivir.

Les doy las gracias por invitarnos a este encuentro a San José y a Renacer Congreso y a los papás Berti, Alicia y Gustavo, porque esto es lo lindo, encontrarnos, darnos un abrazo, como conociéndonos de toda una vida y por nuestros hijos que están todos juntos.

Los quiero muchísimo; un beso.

 

Con la fuerza de nuestro amor


La palabra de los padres y hermanos en encuentro de San José.

Abril de 2006, en el marco del “ENCUENTRO NACIONAL  DE  LOS  GRUPOS  RENACER  DE  URUGUAY” realizado el 31 de mayo y 1º de abril del año 2006.


Los papás de Florida: Silvia, Belki, Teresa y Alaid

Silvia: Antes que nada queremos contarles que el próximo 7 de abril, la semana que viene, Renacer Florida cumple 10 años. Nora que fue una de las pioneras que trajo Renacer al Uruguay, también lo trajo a nuestra ciudad.

Estamos siempre presentes cuando hay una madre o un padre o un hermano que nos necesitan, estamos haciendo visitas permanentemente, más ahora que Florida se ha visto sacudida con accidentes de muchos jóvenes y ahí hemos estado, todas juntas, para poder acompañarlos.

Ahora cada uno leerá un pensamiento:

Desahoga tu sollozo en mi aflicción; no temas, porque para cada dolor existe un alivio, para cada esperanza una dulzura, vigila tu imaginación, porque su poder es casi ilimitado, llénate los bolsillos de serenidad, de valor y de confianza para usar de todo esto cuando sea necesario.”

Buenas tardes, mi nombre es Velki, mamá de Leandro:

En las diversas situaciones de tu vida, como el agua en casi todos los terrenos, así a mayor o menor profundidad, encontrarás la paz.

En actitud tranquila y valerosa guardia, ante lo impenetrable, prepárate porque esa es la suprema dignidad del hombre.”

Buenas tardes“No esperes el porvenir, avanza hacia él, tu destino es andar y sembrar.

Desde cada punto al que llegues, parten muchos caminos, tú elige el tuyo.

Cada paso se convierte en una afirmación y decisión.”

Por eso con la fuerza de nuestro amor, le pedimos a nuestro hijo, desde la incertidumbre del corazón humano, desde la esperanza que nos diste siempre, desde el amor que te tenemos todavía, piensa en nosotros.”

Caminamos de la mano de nuestros hijos


La palabra de los padres y hermanos en encuentro de San José.

Abril de 2006, en el marco del “ENCUENTRO NACIONAL  DE  LOS  GRUPOS  RENACER  DE  URUGUAY” realizado el 31 de mayo y 1º de abril del año 2006.


Raquel, mamá de Juan Carlos y Gonzalo por Renacer Ecilda Paullier

Soy Raquel, pertenecemos al grupo Renacer de Ecilda Paullier y llevamos tres años de existencia.

Nuestro padrino es el grupo Renacer de San José, a ellos nuestro agradecimiento, el eslogan es: Caminamos de la mano de nuestros hijos, los que han partido.

Paradójicamente, los que hasta el día del infortunio estábamos preparados para que ellos fueran de nuestra mano, hoy se han invertido las reglas y ellos nos llevan, nos guían, pues los tenemos alojados en lo profundo del corazón.

Frente a tal impacto no existe edad, nivel social, cultural o económico y solamente quien atraviesa esta experiencia puede entendernos.

La partida de esos seres tan especiales, nos hacen ver, aún más claro todavía, la existencia de los hijos que nos quedan, ellos como hermanos, sufren lo suyo propio y lo nuestro.

Nosotros, muchas veces, atormentados por el dolor, los descuidamos; por eso es que en nombre de los que partieron, debemos mantenernos atentos a sus necesidades especialmente morales y espirituales y hacerlos ver y sentir que estamos, más que nunca, incondicionalmente a su lado, junto a ellos, conteniéndolos, que entre caer y levantarnos hemos elegido levantarnos, empezando por nosotros mismos, aumentando nuestra autoestima, renunciando, cuantas veces se pueda, al dolor para ser solamente un ser humano atesorando el recuerdo amoroso de nuestros hijos que han partido, sin renunciar, en absoluto, a los momentos que la vida nos regala, a cada instante, junto a nuestros seres queridos ya sean alegres o difíciles.

También agradecemos a Gustavo y a Alicia Berti, pioneros de estos grupos, por esta gran idea, gran idea que nos permite reunirnos; que tengan una acogedora y plena estadía y puedan llevar una buena imagen de los frutos que ellos mismos sembraron porque es dando que se recibe.

En este ámbito nos abrimos con total libertad, lloramos, reímos y porque no también levantamos una copa ya sea en Navidad o cualquier otra oportunidad que de aquí en adelante se nos presente y pedirle, cada quien a su Dios, que nos de fuerza suficiente para seguir diciendo: Sí a la vida.

Sólo nos resta decir, que así sea, gracias, gracias.

No se pregunten que esperan ustedes de Renacer, sino pregúntense qué es lo que Renacer espera de ustedes


La palabra de los padres y hermanos en encuentro de San José.

Abril de 2006, en el marco del “ENCUENTRO NACIONAL  DE  LOS  GRUPOS  RENACER  DE  URUGUAY” realizado el 31 de mayo y 1º de abril del año 2006.


Enrique papá de Enriquito, por Renacer Congreso de Montevideo

Buenas tardes; para Renacer Congreso hoy es una jornada de homenaje, una jornada de tributo y es una jornada de reflexión.

Una jornada de homenaje a Nicolás quien encendió una luz en el alma de estos padres Alicia y Gustavo, que hoy nos acompañan, luz que se fue agrandando cada vez más para llenar de luz nuestros corazones.

También hoy es un día de homenaje y tributo a aquellos hijos de quienes, trajeron Renacer a Uruguay: Santiago de Nora, Pablo de Amelia y Diego el hijo de Álvaro y Doris; sus mamás nos acompañan, en tanto Álvaro está en otra dimensión junto a Diego.

Para Renacer Congreso hoy es también un día de homenaje y tributo para Matías y para Miguel, porque sus padres Beatriz y Ruben y Paulino y Ana María, fueron quienes iniciaron aquella quijotada, que se transformó luego, en lo que es hoy Renacer Congreso.

También es un día de homenaje y tributo para todos aquellos hijos que engendraron en sus padres la idea de llevar el Mensaje de Renacer a sus respectivas comunidades.

Hoy queremos representar en las mamás de San José, que a través del amor a sus hijos Emilio, Marcelo y Claudio, trajeron el Mensaje de Renacer a esta ciudad, Marta, Ana y Kilda; en ellas tributamos el gran homenaje a los hijos de todos aquellos padres que llevaron el Mensaje de Renacer a sus respectivos Pueblos.

Pero también decíamos que hoy es un día de reflexión.

Un día de reflexión para que todos aquellos padres que un día recibimos esa llama que encendió el Mensaje de Renacer en nuestros corazones, siga encendida con esperanza y con fe recordando la palabras de Gustavo, cuando nos dijo en Montevideo: “No se pregunten que esperan ustedes de Renacer, sino pregúntense qué es lo que Renacer espera de ustedes”.

Renacer nos ha dado mucho; Renacer nos sacó del pozo de la angustia, del dolor y la desesperanza, en que nos encontrábamos antes de conocer su Mensaje.

Vale la pena comprender que formamos parte de una llama, que lejos de ella se pierde todo brillo y que la unión entre todos hace que el fuego sea duradero, manteniendo nuestra llama encendida.

Solos, seremos una llama que se apaga.

En nuestro grupo seremos brasas que dan calor e iluminan, gracias a Renacer, que alimenta el fuego que han encendido en nuestros hijos en nuestros corazones.

No nos deberían importar el frío de los inviernos ni el mucho calor de los veranos ni las vacaciones, nosotros debemos, siempre estar con la llama de Renacer para dársela a los padres que lo necesiten en el mundo y en particular en nuestras localidades.

Muchas gracias.

¿Cómo puedo dejar de sentir este dolor?


La palabra de los padres y hermanos en encuentro de San José.

Abril de 2006, en el marco del “ENCUENTRO NACIONAL  DE  LOS  GRUPOS  RENACER  DE  URUGUAY” realizado el 31 de mayo y 1º de abril del año 2006.


Alba, mamá de Cristhian, por Renacer Cardona-Florencio Sánchez

Buenas tardes amigos, mi nombre es Alba, soy la orgullosa mamá de Cristhian y de Federic que les manda un caluroso abrazo a todos los padres y hermanos, pues por razones de trabajo no pudo estar presente.

Llegué hace diez años al grupo Renacer, a poco de haber fallecido Cristhian y gracias a Renacer se me prendió esa lucesita que me permitió ver un poquito más allá de mi nariz, porque en ese momento había puesto una barrera de dolor en mi vida.

La muerte de Cristhian me hizo creer que la vida no continuaba, que a partir de ahí sólo podía vegetar.

En Renacer aprendí que lo que dijo Alicia, la primera vez que la vi, cuando dijo “Los vamos a recordar con una dulce nostalgia” y que el dolor pasa.

Yo pensé ¡qué buena actriz es esta señora! ¡cómo nos miente!, por una buena causa, pero nos está mintiendo.

¿Cómo puedo dejar de sentir este dolor?

Aunque a los papás nuevos les parezca mentira, como a mí entonces, hoy doy fe de que Alicia no mentía, de que recuerdo a Cristhian con una dulce nostalgia.

Pienso que éste es el fruto, es la comprobación que el amor es mucho más fuerte que el dolor, por eso el dolor pasa y el amor queda.

Cristhian me dejó tanto amor que lo quiero compartir con todos ustedes y como el amor sólo con amor se paga, siento que cada vez que abrazo a un papá o a un hermano de Renacer, yo estoy dando amor porque lo estoy dando de corazón y siento que en ese abrazo, así sea en silencio, también estoy recibiendo amor: el amor de nuestros hijos.

Con toda esta historia de tristeza, con la pérdida de mi hijo, tuve miedo de enloquecer, tuve miedo de perder mi memoria y de olvidarme hasta de que él había existido y es así que empecé a escribir las memorias, los recuerdos que tenía de Cristhian.

Como económicamente hacer un libro sale caro y mi situación económica no me lo permitía aprendí que hay mucha gente solidaria dispuesta a dar una mano y es así que hoy, y ya desde hace bastante tiempo, tengo en mi poder los 19 años de Cristhian transformados en un libro.

Este libro en su portada, por eso no lo traje envuelto, tiene un colage hecho por Cristhian donde se ve un amanecer, un árbol sin hojas y un sol que sale detrás de unas colinas.

Pienso que esto tiene que ver con Renacer; un árbol sin hojas parece sin vida, la muerte de un hijo parece que nos quita la vida, pero no, siempre vuelve a resurgir en una nueva primavera; siempre hay un nuevo día, el sol vuelve a salir y si antes desee morirme con Cristhian, hoy deseo vivir con Federic, para Federic, pero además, mientras yo esté viva Cristhian vive en mí y trasmitiré los hermosos mensajes que él me dejó con sus vivencias a todas las personas que se crucen en mi camino.

Entonces hoy, como un presente para Renacer Congreso y Renacer San José, que nos han permitido vivir la alegría de este reencuentro, es que he traído estos dos ejemplares para dejárselos a ellos para que lo lean en sus comunidades, en su grupo de papás y espero que pueda servirles de guía en algún momento a cada uno de de ustedes.

Muchas gracias.

Renacer nos da las herramientas para canalizar nuestro dolor y salir adelante en forma digna.


La palabra de los padres y hermanos en encuentro de San José.

Abril de 2006, en el marco del “ENCUENTRO NACIONAL  DE  LOS  GRUPOS  RENACER  DE  URUGUAY” realizado el 31 de mayo y 1º de abril del año 2006.


Julia, mamá de chiquita por Renacer Canelones

Buenas tardes, pertenezco al Grupo Renacer Canelones, que pronto festejaremos nuestro décimo aniversario.

Le damos la bienvenida a Gustavo y Alicia Berti y felicitamos a nuestros queridos compañeros de Renacer San José por este esfuerzo y a Renacer Congreso de Montevideo.

Para los que estamos hace tiempo en Renacer será un día de reencuentro con quienes hemos compartido charlas frente a frente e intercambiado abrazos, mensajes y experiencias.

A los papás nuevos les digo que Renacer nos da las herramientas para canalizar nuestro dolor y salir adelante en forma digna.

En esos momentos tan dolorosos debemos comprender que estamos vivos, que alguien nos necesita y en honor a nuestros hijos tender la mano con humildad, consuelo y esperanza.

Renacer nos enseña que, de un golpe tan duro, nacen personas más solidarias dispuestas a homenajear a sus hijos, ayudando y dando amor y así empezamos día a día nuestro camino, tratando de subir escalones.

Que este encuentro sea un motivo para dar un paso más de donde estamos.

Queremos compartir con ustedes palabras de la Madre Teresa de Calcuta:

El fruto del silencio es la oración, el fruto de la oración es el amor, el fruto del amor es el servicio y el fruto del servicio es la paz interior.”

Muchas gracias.