Archivo de la categoría: XVI Aniversario Renacer Tucumán

Todo el material relacionado con el XVI Aniversario de Renacer Tucumán.

Abrazar es el mejor consuelo (Republicación)


Publicado en el diario La Gazeta de Tucumán el 7 de mayo de 2009.

 

GRUPO RENACER

Abrazar es el mejor consuelo

Ante la muerte de un hijo no hay palabras de consuelo que valgan. Incluso, algunas frases hechas, que se suelen decir para llenar ese vacío pueden ser ofensivas para la persona que sufre. “El no era de esta vida”,“Es mejor que se haya ido porque no sabemos cómo iba a quedar” y “Dios se lleva a las personas buenas” son algunos de los seudoconsuelos que pueden caer muy mal en alguien acaba de perder  un hijo. “Uno quisiera decirles: ‘y si es así como decís ¿por qué Dios no se llevó a tu hijo?’ En esos momentos preferimos un abrazo fuerte y nada más”, reconoce Charito Viruel.
“Mucha gente no sabe cómo actuar y por eso dejan de invitarte a las reuniones entre amigos y hasta se cruzan de calle para no saludarte. Por eso somos nosotros los que tenemos que buscar reinsertarnos. Lo que esperamos de los amigos no es que nos presten un hombro para seguir llorando, sino simplemente que nos sigan invitando a tomar ese café como siempre lo hacían”, dicen Cristián García y José Chalfón.

Etapas del duelo

Negación de la realidad. La primera reacción ante la muerte es la incredulidad. Uno piensa que todo es una pesadilla y que en algún momento se va a despertar.

Negociación con Dios. Después viene una etapa de desesperación, en la que uno le promete a Dios cualquier cosa, hasta que le va a levantar un templo, si hace volver al hijo a la vida.

Negatividad. Siente que la vida ha sido injusta con él. A veces envidia a los que tienen hijos vivos o los critica.

Idealización. Los padres tienden a pensar que no habrá nadie como el hijo que partió, pero esto pone tristes a los hijos que quedan.

La luz al final del túnel. Cuando se acepta la realidad como irreversible, se puede dejar de mirar sólo la parte trágica de la vida y comenzar a recordar al hijo en toda su dimensión humana.

Anuncios

Desde el dolor le dieron un nuevo significado a su vida (Republicación)


Publicado en el diario La Gaceta de Tucumán el día 7 de mayo de 2009.

GRUPO RENACER

Desde el dolor le dieron un nuevo significado a su vida

“Un hijo que se va puede ser un maestro que ilumine para continuar nuestro camino”.

EN LA GACETA. José Chalfón, Cristián García y Charito Viruel lograron recuperar el optimismo y la esperanza. LA GACETA / JOSE NUNO

 

Encuentro internacional

Para celebrar el 16º aniversario del grupo Renacer Tucumán, se realizará un encuentro internacional a partir del sábado a las 10, en el local de la ex Quinta Agronómica de la UNT. Allí, distintas delegaciones del país y del extranjero trabajarán en talleres, a partir de las 15. El acto de clausura tendrá lugar en la plaza Independencia, el domingo a partir de las 10.

“La muerte de un hijo es lo más parecido a la muerte de uno mismo. Con él se van los sueños; la ilusión de ver a los nietos y los proyectos que uno tenía para él. Una se queda partida por la mitad. Pero ¿qué pasa con los otros hijos? A ellos no les sirve una media mamá. Recuerdo que cuando partieron mis dos hijos comencé a llenar la casa de fotos. Y mi hija más chica me hizo notar que no había ni una sola foto de ella. Entonces comprendí que debía resignificar mi dolor y darle un sentido positivo”, relata, sin lágrimas y con una sonrisa serena, Charito Viruel, o como a ella le gusta que le digan, simplemente la mamá de Constanza y Bernardo.
“Cuando uno acepta que la muerte de un hijo nos ha marcado para toda la vida, está en nosotros saber qué hacer con ese dolor. Creemos que hay que encontrarle un nuevo sentido a la vida, para que ese hijo que murió no sea el verdugo de nuestra situación, sino un maestro, que nos ilumine el camino para abrirnos a la vida de otra forma”. El que habla ahora es Cristián García, papá de Silvio. “Es inútil preguntarse ¿por qué me sucedió esto a mí? Porque la respuesta sería ¿y por qué no a mí? Mi interrogante debe ser ‘para qué’, cuál es el sentido de este sufrimiento. Y a partir de allí vendrá el cómo lograrlo”, explica José Chalfón, papá de Camila.
Charito, Cristián y José integran el grupo Renacer, de ayuda mutua, formado por padres que comparten la experiencia de haber perdido a un hijo. “Nuestro propósito es enfrentar el dolor y aprender de él, encontrándole un sentido, para trascenderlo y así poder resignificar nuestra vida y seguir adelante”, explican.
Aclaran que el grupo no tiene basamento político ni religioso y que el único requisito para acceder es el deseo de recibir y dar ayuda. La participación es gratuita y no cuenta con aportes de ninguna especie. Su estructura es plana, no tiene autoridades. Se basa en el intercambio de testimonios de vida y reflexiones de los que cada uno extrae las enseñanzas que más les sirven. El clima que se vive es de optimismo, con el fin de abandonar el sentido trágico de la vida, sin olvidarse de sus hijos. Los que integran el grupo ayudan a los recién llegados y todos aprenden de los demás en las reuniones que se hacen el segundo y el cuarto lunes de cada mes, en el colegio Suizo, Mendoza 149, a las 20.30.