Archivo de la categoría: Esencia de Renacer

Un aporte hacia los próximos 50 ó 100 años de Renacer


Recopilación de Enrique Conde citando textos de Alicia Schneider y Gustavo Berti.

   Este material forma parte del libro “Tributo a Renacer en su 23 aniversario” disponible para descarga en la sección Libros de este blog.


Hubo una frase de la Dra. Kübler Ross, que nos llamó mucho la atención, esa frase dice: “Por más absurdo que pueda parecer, el hecho de perder un hijo, podía provocar en los padres un verdadero despertar espiritual.”
A partir de ahí, empezamos a buscar, empezamos a leer para encontrar una definición adecuada de lo que es la espiritualidad que sirviese a RENACER y la encontramos cuando llegó a nuestras manos un libro de un filósofo francés llamado Michel Foucault.
Foucault, llama espiritualidad a la búsqueda, a la práctica y a las experiencias, mediante las cuales el sujeto efectúa en sí mismo las transformaciones necesarias para tener acceso a la verdad; para, él espiritualidad es el conjunto de esa búsqueda y agrega que sin una transformación, la persona no puede acceder a la espiritualidad y con ello a la verdad.

Seguir leyendo Un aporte hacia los próximos 50 ó 100 años de Renacer

Anuncios

Renacer para los próximos años


Por Alicia Schneider y Gustavo Berti    [1]

“Los crecimientos explosivos, muchas veces se hacen dando saltos, en los cuales se pierde la esencia y después se muere todo, por eso es importante trabajar sobre la esencia de Renacer, no estamos acá para hablar de cómo llegamos a Renacer, estamos acá para aprender cómo va a ser Renacer dentro de cincuenta años, ése debe ser el motivo de nuestro análisis.”
“La tarea es ver como se va perfilando este movimiento y tratar de verlo no como Renacer es hoy, sino como pensamos que pueda ser dentro de cincuenta años, porque dentro de cincuenta años ninguno de nosotros va a estar en Renacer, la mayoría habremos muerto, otros estaremos muy viejitos. Yo pienso que la mayoría de nosotros, por razones etáreas no vamos a estar.”
“Si ustedes recuerdan, hubo una época en que la tarea de cada generación era preparar el camino para la generación siguiente, no para la satisfacción inmediata, no era la satisfacción personal en la misma generación como es ahora, no existía el “compre ya”, todos trabajaban para el futuro, los abuelos y los padres trabajaban para que sus hijos tuvieran un destino mejor, es decir, preparaban el camino para las generaciones siguientes.
Eso se perdió, pero en Renacer lo debemos recuperar y para mantenerlo necesitamos apegarnos, necesitamos trabajar firme en la ESENCIA DE RENACER, porque lo que nos ha traído hoy acá no son Alicia y Gustavo, no son los 20 años de Renacer, es por su mensaje, es por ese mensaje con el cual ustedes están de acuerdo, por eso estamos todos nosotros aquí.
Es necesario que nosotros conozcamos la ESENCIA DE RENACER y nos mantengamos dentro de ella porque si no, los grupos se van a dispersar, vamos a tener dificultades y el mensaje se va a perder.”

Seguir leyendo Renacer para los próximos años

La relación del hombre con el destino


Por Alicia y Gustavo Berti

Cuando una persona ha sido señalada por la vida merced a una crisis existencial u otra tragedia, una de las primeras preguntas que se plantea es

¿Por qué a mí; qué es lo que he hecho para merecer semejante desgracia?

Esta pregunta nos conduce directamente a la relación del hombre con el destino. Cuando esa persona se acerca a un Grupo de ayuda mutua, lo primero que se hace evidente, es que esa pregunta debería ser reemplazada por otra:

¿Por qué a nosotros?,

despojando así a la persona del sentimiento, muchas veces  vergonzante, de ser el único ser sufriente, el último y más despreciable ser del universo, lo que debiera producir
algún alivio sin necesidad de discurso previo.
Sin embargo, es tan frecuente escuchar a los integrantes que se acercan, por vez primera, a una reunión grupal insistir, cuando se les concede la palabra,

¿Por qué a mí?,

así como es frecuente escuchar, casi a coro, la respuesta:

¡Por qué no a ti!

Con lo que estamos como al principio. En realidad la pregunta nos remite a la cuestión del destino y es acerca del significado de ese destino que debemos interrogarnos.

Seguir leyendo La relación del hombre con el destino

Renacer no debe terminar siendo un grupo de duelo: aspectos.


El 10 de abril de 2010, Alicia Schneider y Gustavo Berti publicarón la carta Renacer no debe terminar siendo un grupo de duelo”.   Pocos días después Enrique Conde escribió un texto con reflexiones sobre los ASPECTOS  de Renacer, el cual se publicó hace exactamente 9 años. Reproducimos ese texto:


                             En relación a “RENACER NO DEBE TERMINAR SIENDO UN GRUPO DE DUELO” nos permitimos detallar, a mero titulo informativo, algunos aspectos de este movimiento, a veces desconocidos y otras veces ignorados.

                                               Cuando Alicia y Gustavo Berti perdieron a su hijo Nicolás, por entonces, la pérdida de un hijo, era considerara como una tragedia o una enfermedad, o una situación que desemboca en una o ambas cosas.

                                               Pero el matrimonio Berti considerando que no siempre las cosas son lo que parecen ser y que en ese “parecer ser” no se agota todo lo que esas cosas son, empezaron por pensar que algún sentido tendría que tener el hecho que se encontraran, ya sea en su consultorio para él o en su actividad docente para ella, con  muchos padres que también habían perdido hijos y se les ocurrió convocarlos ¿para que?

                                               ¿Para qué?, era la pegunta de los convocados y la contestación fue: “no sabemos que vamos a hacer,  pero una cosa es cierta, no vamos a ser un grupo de llorones, vamos a juntarnos para ver cómo podemos encontrar un sentido, un significado a esto que nos pasó.”

                                              Impulsado por sus espíritus científicos, ya que la especialidad de él es la de neurocirujano, y la de ella docente, sintieron la necesidad de encontrarle un fundamento científico a lo que les estaba sucediendo, pues la crisis les había producido una desconexión de la realidad que los rodeaba, de extraordinaria intensidad, lo que les despertó una gran curiosidad por entenderla.

                                               En ningún tratado de psicología occidental les fue posible encontrar una descripción del bienestar que experimentaban al ver que unos padres que habían llegado al grupo, por vez primera, con los rostros extenuados por el dolor, abandonaban la reunión con una sonrisa en los labios y una mirada de agradecimiento en sus ojos.

Seguir leyendo Renacer no debe terminar siendo un grupo de duelo: aspectos.