Archivo de la categoría: Historia de Renacer

!!! FELIZ CUMPLEAÑOS RENACER !!!
















1988- 5 de Diciembre -2018

“Luego de la partida de Nicolás,  teníamos un objetivo, un proyecto por el cual seguir viviendo, porque los proyectos son necesarios ¿Entonces, qué hicimos?

Fuimos al diario “El Puntal” de Río Cuarto, que sacaba en sus necrológicas las edades de las personas fallecidas, pedimos todos los diarios del último año y revisamos uno por uno, encontrando siete familias que habían perdido hijos en el lapso de ese año.

Entonces, los visitamos a todos, les dijimos quienes éramos nosotros, les dijimos que también habíamos perdido un hijo al igual que ellos y les invitamos a formar un grupo que en aquel momento llamábamos de autoayuda.

Las preguntas que nos hicieron eran:

P: ¿Hay Psicólogos?  R: No.

P: ¿Hay Curas o Sacerdotes ? R: No

P: ¿Cómo van a hacer entonces? R: Bueno, no estamos seguros, pero de una cosa sí estamos seguros, no vamos a ser un grupo de llorones, no nos vamos a reunir para llorar, vamos a juntarnos para ver si entre todos podemos encontrar la manera  de seguir viviendo de la mejor manera posible.

(Alicia Schneider, Gustavo Berti, “25 Aniversario de Renacer”, Huerta Grande – 2013)

Podemos agregar muchas palabras más o quizá ninguna, dado que estas palabras de Alicia y Gustavo reflejan fielmente el concepto del cual ha sido la génesis de Renacer. Solo podemos agregar el gran reconocimiento, y la grandeza de un trabajo ininterrumpido  de 30 años de trabajo, de entrega, de estudio, de investigación junto a miles de padres, 30 años de amor !!!.

 MUCHAS GRACIAS ALICIA Y GUSTAVO DE TODOS LOS PAPÁS DE RENACER !!!

Historia de Renacer: Publicación de la Sociedad Argentina de Pediatría, 1996


Publicación de la Sociedad Argentina de Pediatría
Río Cuarto, Marzo 5 de 1997
Queridos Hermanos de RENACER
Es con una gran alegría que les enviamos estas líneas, que esperamos les sean útiles para comenzar las actividades de un nuevo año con renovadas fuerzas y el mismo espíritu solidario de siempre.
Decimos con alegría, porque a fin de 1996 RENACER obtuvo por, parte de la sociedad, el último reconocimiento. Éste ha llegado de la manera de un trabajo sobre los Grupos y su funcionamiento, que la Sociedad Argentina de Pediatría ha publicado en su revista oficial, Los Archivos Argentinos de Pediatría, en su volumen 94, número 5 de 1996.
Esto significa el reconocimiento y, lo que es más aún, la aceptación de nuestra tarea, por parte de la medicina ortodoxa o formal, de nuestro país y Latinoamérica, puesto que la revista llega a pediatras y bibliotecas médicas de todo nuestro continente.
Éste era el último eslabón que quedaba y es mérito de todos nosotros, de las mamás y de los papás y abuelos y hermanos de todos los Grupos RENACER , en las ciudades y los pueblos, no importa cuán pequeños o grandes los Grupos sean, cuan cerca o lejos estén de los grandes centros.
Esta creación ha sido y es, obra de todos nosotros. Les cito una frase que fue copiada de una Iglesia en la Provincia de Entre Ríos por una mamá de RENACER Bs. Aires y nos la envió:
“Las grandes obras las sueñan los santos locos, la continúan seguidores fieles, las efectúan luchadores natos y las critican inútiles crónicos”.
Todos nosotros “somos” los seguidores fieles de una tarea que nos han marcado los “Santos Locos” de nuestros hijos.
Esperando que puedan disfrutar, tanto como nosotros, con esta nueva etapa de RENACER , nos despedimos con todo el cariño incondicional, como siempre.
De RENACER Río Cuarto:
Gustavo Berti
EL trabajo publicado en la Revista Mexicana de Logoterapia en 2003, es una versión actualizada de lo publicado por la Sociedad Argentina de Pediatría en “ARCHIVOS ARGENTINOS DE PEDIATRÍA”,  este artículo en el siguiente enlace:

Cuando un hijo muere: Logoterapia y ayuda mutua

Historia de Renacer: Índice.


 

Índice

Reflexiones sobre la muerte de un hijo.

La primera reunión. Río IV,  5 de diciembre de 1988.

El grupo y la sociedad. Un vínculo necesario.

El primer aniversario.

A 3 meses de su primera reunión.

El aprendizaje continúa.

El ayudado de hoy, será el ayudador de mañana.

Densos nubarrones en el horizonte.

Un encuentro inesperado.

Renacer como el nombre del grupo.

A pesar de todo, si a la vida.

Comienzan los grupos fuera de Río Cuarto.

Primer encuentro nacional de Grupos Renacer.

Primera definición de Renacer.

Comportarse con dignidad aún en la peor de las tragedias.

Más allá de las fronteras cordobesas.

Invitación al congreso de logoterapia en San Luis.

Creación de Renacer Mar del Plata y Buenos Aires.

Se abren nuevos caminos.

Transformación interior.

Primeras jornadas de autoayuda y SIDA.

Almorzando con Mirtha Legrand.

Renacer cruza las fronteras con su mensaje de amor.

Renacer viaja a Toronto, Canadá.

El denominador común.

Victor Frankl se interesa en la tarea.

Desarrollo en el interior del país.

¡No me abandones!

Más de 30.000 km por año. 

Río Cuarto. Seminario para los padres nuevos.

Democracia y federalismo.

Dos maneras muy distintas de ver a Renacer.

Carta a los padres.

Surgen problemas, la. aparición del poder.

Renacer: pasado, presente y futuro. 

Autotrascendencia, sacrificio y autorrenuncia.

Más allá de una situación límite.

Primer encuentro nacional de renacer Uruguay.

A partir de 1993 en Río Cuarto.

Gente que hace para la gente. 

El aspecto cultural de la tarea.

Los talleres. Aspectos negativos de los mismos. 

La tempestad 1ª parte.

La tempestad . 2ª parte.

Memoria colectiva.

El encuentro en Azul.

Mensaje a los grupos a fines de 1997.

Hermanos, abuelos, tios, amigos y novios.

Diez años de vida.

Renacer es un mensaje. 

Tucumán, octubre 1998. 

La suelta de globos.

Barcelona.

Quince años de vida.

Concepción, Chile.

El décimo quinto aniversario.

Encuentro 2003 apuntes para la charla.

Propuesta de nuevos caminos frente al sufrimiento.

Bogotá y mudanza.

Solo la dulce nostalgia que siempre nos acompañaria.

Historia de Renacer: Índice.


Índice

Reflexiones sobre la muerte de un hijo.

La primera reunión. Río IV,  5 de diciembre de 1988.

El grupo y la sociedad. Un vínculo necesario.

El primer aniversario.

A 3 meses de su primera reunión.

El aprendizaje continúa.

El ayudado de hoy, será el ayudador de mañana.

Densos nubarrones en el horizonte.

Un encuentro inesperado.

Renacer como el nombre del grupo.

A pesar de todo, si a la vida.

Comienzan los grupos fuera de Río Cuarto.

Primer encuentro nacional de Grupos Renacer.

Primera definición de Renacer.

Comportarse con dignidad aún en la peor de las tragedias.

Más allá de las fronteras cordobesas.

Invitación al congreso de logoterapia en San Luis.

Creación de Renacer Mar del Plata y Buenos Aires.

Se abren nuevos caminos.

Transformación interior.

Primeras jornadas de autoayuda y SIDA.

Almorzando con Mirtha Legrand.

Renacer cruza las fronteras con su mensaje de amor.

Renacer viaja a Toronto, Canadá.

El denominador común.

Victor Frankl se interesa en la tarea.

Desarrollo en el interior del país.

¡No me abandones!

Más de 30.000 km por año. 

Río Cuarto. Seminario para los padres nuevos.

Democracia y federalismo.

Dos maneras muy distintas de ver a Renacer.

Carta a los padres.

Surgen problemas, la. aparición del poder.

Renacer: pasado, presente y futuro. 

Autotrascendencia, sacrificio y autorrenuncia.

Más allá de una situación límite.

Primer encuentro nacional de renacer Uruguay.

A partir de 1993 en Río Cuarto.

Gente que hace para la gente. 

El aspecto cultural de la tarea.

Los talleres. Aspectos negativos de los mismos. 

La tempestad 1ª parte.

La tempestad . 2ª parte.

Memoria colectiva.

El encuentro en Azul.

Mensaje a los grupos a fines de 1997.

Hermanos, abuelos, tios, amigos y novios.

Diez años de vida.

Renacer es un mensaje. 

Tucumán, octubre 1998. 

La suelta de globos.

Barcelona.

Quince años de vida.

Concepción, Chile.

El décimo quinto aniversario.

Encuentro 2003 apuntes para la charla.

Propuesta de nuevos caminos frente al sufrimiento.

Bogotá y mudanza.

Solo la dulce nostalgia que siempre nos acompañaria.

“Solo la dulce nostalgia que siempre nos acompañaría”. La historia de Renacer.


En 2008 se cumplieron 20 años de existencia de Renacer y los padres de Río Cuarto quisieron celebrarlo nuevamente en el Hotel Casa Serrana de Huerta Grande en Octubre de ese año. Pedro y Susi, Ricardo y Ani, Aldo y Chela, Doris y Carlos, así como otros padres de Río Cuarto hicieron enormes esfuerzos para que todo saliera bien. Como en todos nuestros encuentros participaron más de seiscientos padres, algunos conocidos ya de años y otros que asistían por primera vez. Llegaron de Uruguay, Chile, Colombia, Perú y como siempre resultó una experiencia inolvidable.

En cada Encuentro hacíamos nuevas amistades y siempre, pero siempre se acercaba a nosotros algún padre acompañado de un matrimonio con ojos llorosos y rostros doloridos, que nos pedía diésemos una palabras de aliento a estos padres que recién habían llegado a su grupo.

Había entonces que encontrar las palabras necesarias y adecuadas para la ocasión, generalmente en medio del bullicio y la alegría de otros padres que tomaban mate y compartían historias vividas en sus grupos y en los múltiples encuentros a los que habían asistido.

Tiempo después, en otro Encuentro, esos mismos padres se acercaban a nosotros para agradecernos esas palabras que, según su recuerdo, tanto les habían ayudado, dejándonos muchas veces perplejos al no poder recordarlas. Esta experiencia de no recordar o saber qué palabras dichas tenían en sí la propiedad de ayudar a otros padres era ya parte de nuestras vidas. Cuando uno tiene el deseo y la voluntad de ayudar a una persona, sumado a una actitud amorosa, las palabras fluyen como si fueran dictadas por un poder superior a uno y llevan en sí esa voluntad y amor con que han sido emitidas y así, de esa misma manera, son receptadas por quienes las necesitan en esos momentos. Este fluir de las palabras justas, necesarias, lo hemos escuchado en repetidas ocasiones de muchos padres de nuestro grupo; por esta razón es importante que todos los que participan de los grupos tengan la oportunidad de alentar a otros padres con menos tiempo de pérdida o a quienes les cuesta un poco más encontrar sentido en sus tragedias. Al cabo de una reunión grupal es muy difícil saber quién ha ayudado a quién, lo que debe servir como dosis de humildad a quienes suelen abusar de la palabra durante las reuniones.

Durante los Encuentros nosotros nos separamos para poder compartir el tiempo que sea posible con los distintos grupos, como uno más de ellos. En octubre el clima es cálido y agradable y los integrantes de los grupos se sientan en ronda en el patio del hotel y comparten sus mates y alimentos, que nunca faltan. Alicia tiene una memoria extraordinaria y recuerda todos los nombres, mientras que Gustavo no recuerda casi ninguno, pero esto es ya archiconocido por los padres que a veces se aprovechan y dejan que Gustavo adivine sus nombres hasta que renuncia y entonces todos se ríen y lo cargan.

Terminado el Encuentro regresamos a casa, muy cansados pero con la satisfacción del deber cumplido adecuadamente, y así pasó un año más sin Nicolás pero sin dolor, desde hacía ya mucho tiempo, solo la dulce nostalgia que siempre nos acompañaría…

Aliica Schneider. Gustavo Berti.

historia de Renacer

BOGOTÁ Y MUDANZA . La historia de Renacer.


Entre 2004 y 2008 casi no viajamos, salvo en 2005 en que fuimos invitados a Colombia por la Fundación Lazos, un grupo de ayuda mutua creado en Bogotá a partir de algunos padres que viajaran a Buenos Aires y allí conocieran a Renacer a través de un psiquiatra que en un momento colaboró en la formación de Renacer Buenos Aires.

Estuvimos cinco días en Bogotá, una bellísima ciudad, no sin inconvenientes. La ciudad está a dos mil ochocientos metros de altura sobre el nivel del mar. El día de la llegada a Gustavo lo afectó la altura, el Sorocho como le dicen, y terminó a la noche en un hospital con una crisis hipertensiva, de la cual afortunadamente se recuperó sin inconvenientes, salvo la pérdida de un día.

Seguir leyendo BOGOTÁ Y MUDANZA . La historia de Renacer.

Propuesta de nuevos caminos frente al sufrimiento. La historia de Renacer.


Podemos ver que, confrontados al hombre sufriente, tanto la psicología como la psiquiatría empírica se preocupan por analizar las emociones de las que el hombre tiene experiencia y surge así esa tendencia a estudiar, elaborar y tratar de ocultar — analíticamente o farmacológicamente — el miedo, la ira, la culpa, Seguir leyendo Propuesta de nuevos caminos frente al sufrimiento. La historia de Renacer.

La paz en medio de las divergencias . La historia de Renacer.


Estamos inmersos en la tarea de ayuda mutua y la podemos definir como un encuentro existencial de seres sufrientes que tienen como objetivo fundamental el encontrar sentido a su sufrimiento y también como la paz en un conjunto de divergencias, lo aglutinante en medio de un sinfín de emociones y sentimientos diversos, por lo que tiene que ser algo así como la norma, tiene que estar por encima de todas y cada una de las divergencias. La tarea de la ayuda mutua no puede estar basada solamente en el análisis de las emociones y sentimientos dado que estos constituyen precisamente las divergencias entre los integrantes.

Hemos dicho que Renacer es una revolución cultural, un hecho culturalmente revolucionario, tal como es transformar una tragedia personal en un triunfo humano. Cultura es la tarea, el esfuerzo para hacer las cosas diferentes a como son, el futuro diferente al pasado. La cultura es una revolución permanente cuyo principal enemigo es la estructura que tiende a la inercia, al quietismo, al status quo. Una evaluación crítica de esta revolución debe tener como objetivo mostrar, descubrir la multiplicidad de posibilidades todavía sin realizar que refieren a la muerte de un hijo, situación o hecho del que se pueden sacar múltiples conclusiones, como veremos más adelante en un ensayo sobre una visión cultural de Renacer.

Pensamos que este Encuentro es una oportunidad más para insistir en algunos aspectos fundamentales, no ya de la muerte de hijos, sino de ciertos requisitos indispensables para que se cumpla adecuadamente la tarea de la ayuda mutua, entre los que se encuentran las siguientes:

Gratuidad y paridad.

1- Ningún consultorio es gratuito, ninguna consulta profesional es gratuita, aunque no haya una transacción monetaria; existe siempre una transacción temporal, el profesional siempre limita el tiempo que dispone para ayudar a un ser sufriente, de modo que la gratuidad puede verse también como la atemporalidad en la ayuda.

2- La paridad remite, una vez más a la ausencia de autoridades y el eterno tema de la filosofía, que es el de la verdad, la libertad y la relación entre ambas. Toda institucionalización genera poder, el poder genera control, el control genera sujeción, la sujeción implica dominación, ambas anulan la libertad. La relación entre el que tiene poder y el dominado no es una relación entre pares sino de condescendencia. Esto no es ayuda mutua. La ausencia de poder no es anarquía: la ausencia de poder es libertad. El poder siempre ata el poderoso al dependiente. La libertad es la esencia de la verdad, el acceso a la verdad nos hace libres y Frankl nos dice que el sufrimiento hace al hombre lúcido y al mundo transparente, en otras palabras, el sufrimiento inevitable puede ser, y para muchos de nosotros ha sido, la puerta de acceso a la verdad y con ella el acceso a una libertad nunca antes experimentada como tal. Esto es, si se quiere, una definición de la espiritualidad, tan anhelada por tantos grupos que aun se denominan de ayuda mutua.

No imposición de valores

3- Los grupos no pueden imponer valores a sus integrantes. En esencia lo que hacen es mostrarle a cada ser sufriente que no puede dejar de ser responsable por su vida y cómo la vive. La responsabilidad, además de ser un existencial humano, es un valor neutro. A partir del reconocimiento de la responsabilidad individual cada padre deberá elegir de qué “es” responsable y ante quién “es” responsable, ante su Dios, ante la sociedad, ante él mismo, o ante quien ese padre finalmente lo desee

Dar para recibir

4- ¿Qué es eso de recibir para después dar? Siempre hay que dar. Pioter Kropotkin, anarquista Ruso del siglo 119 decía que la ayuda mutua era una condición moral del hombre y que ser moral consistía en dar siempre más de lo podíamos esperar de los demás. Cuando a Madre tersa de Calcuta le preguntaban ¿hasta cuándo hay que dar? Ella respondía ¡hasta que duela… y después seguir dando!

Elegimos también para el encuentro una poesía que consideramos apropiada para la ayuda mutua y para la necesidad de trabajar para un Renacer dentro de cincuenta o cien años cuando ninguno de nosotros existiese:

“Tengo un mañana que es mío y un mañana que es de todos el mío acaba mañana pero sobrevive el otro”  Mario Benedetti.

Alicia Schneider, Gustavo Berti.

gustavo solito cordobes

 

Encuentro 2003 Apuntes para la charla . La historia de Renacer.


“Para que una cosa te hable tienes que tomarla durante cierto tiempo, como la única que existe, como la sola apariencia que, a través de tu amor tenaz y exclusivo, se halla emplazada en el centro del Universo y que ese día y en ese sitio incomparable es ofrecida por los Ángeles” Seguir leyendo Encuentro 2003 Apuntes para la charla . La historia de Renacer.

El décimo quinto aniversario . La historia de Renacer.


A fines del año 2002 en el grupo se comenzó a pensar que el próximo año cumpliríamos quince años de vida y sería interesante hacer un encuentro internacional. Los encuentros se habían llevado a cabo tradicionalmente durante el mes de octubre, pero para ese año se habían programado en Río Cuarto dos carreras de Turismo Carretera, una de ellas en el mismo fin de semana para el que habíamos solicitado reservas hoteleras, por lo que no hubo forma de conseguirlas. Seguir leyendo El décimo quinto aniversario . La historia de Renacer.

Concepción, Chile . La historia de Renacer.


Dos días después de las torres gemelas viajamos a Concepción, Chile, donde dimos un seminario de dos días para los grupos del hermano país. Las jornadas fueron maravillosas, como siempre. Hubo una muy cálida recepción de los padres de Chile, tanto hacia nosotros como al mensaje de Renacer y la oportunidad para Gustavo de degustar cuanto marisco se cruzara en su camino. Al regreso nuevamente a trabajar para otro evento importante para Renacer…

Alica y Gustavo.

plaza

QUINCE AÑOS DE VIDA. LA CELEBRACIÓN.La historia de Renacer.


Durante 2001 y 2002 no sucedió en nuestro país nada significativo, salvo la tremenda crisis político-institucional que llevó a la renuncia a su cargo al Presidente De la Rúa. Grupos continuaron formándose y otros dejaron de funcionar, especialmente en pueblos muy pequeños. Seguir leyendo QUINCE AÑOS DE VIDA. LA CELEBRACIÓN.La historia de Renacer.

Barcelona . La historia de Renacer.


Barcelona fue el primer grupo en formarse en Europa. Un grupo de padres comenzó a reunirse a instancias de Juan Vladimir, cuya mujer había perdido un hijo que él había criado como suyo desde muy niño. De nacionalidad uruguaya, en uno de sus viajes a Uruguay conoció la existencia de Renacer y se conectó con José a través de la página Web de Renacer y viajo a Tucumán para asesorarse sobre los fundamentos y metodología del grupo y decidió comenzar con la tarea en Barcelona. Seguir leyendo Barcelona . La historia de Renacer.

La suelta de globos . La historia de Renacer.


A partir de un cierto tiempo se tomó la costumbre en cada Encuentro, sea nacional o regional, de hacer una suelta de globos en los que cada padre podía escribir un mensaje para sus hijos. Dónde y cuándo se origino es en nuestro país es incierto Seguir leyendo La suelta de globos . La historia de Renacer.

TUCUMÁN, octubre 1998 . La historia de Renacer.


Entre los años 1998 y 2000 viajamos bastante menos. Seguimos participando en el grupo en Río Cuarto, pero estando ya Luciana radicada en Buenos Aires, las visitas a ella también nos quitaban tiempo. Por otra parte los grupos estaban ya bien afianzados y había grupos veteranos en casi todo el país, de manera tal que cuando padres se acercaban a nosotros en busca de ayuda para abrir un grupo en su localidad siempre había adónde referirlos Seguir leyendo TUCUMÁN, octubre 1998 . La historia de Renacer.