Archivo de la categoría: Historia de Renacer

Historia de Renacer: Publicación de la Sociedad Argentina de Pediatría, 1996


Publicación de la Sociedad Argentina de Pediatría
Río Cuarto, Marzo 5 de 1997
Queridos Hermanos de RENACER
Es con una gran alegría que les enviamos estas líneas, que esperamos les sean útiles para comenzar las actividades de un nuevo año con renovadas fuerzas y el mismo espíritu solidario de siempre.
Decimos con alegría, porque a fin de 1996 RENACER obtuvo por, parte de la sociedad, el último reconocimiento. Éste ha llegado de la manera de un trabajo sobre los Grupos y su funcionamiento, que la Sociedad Argentina de Pediatría ha publicado en su revista oficial, Los Archivos Argentinos de Pediatría, en su volumen 94, número 5 de 1996.
Esto significa el reconocimiento y, lo que es más aún, la aceptación de nuestra tarea, por parte de la medicina ortodoxa o formal, de nuestro país y Latinoamérica, puesto que la revista llega a pediatras y bibliotecas médicas de todo nuestro continente.
Éste era el último eslabón que quedaba y es mérito de todos nosotros, de las mamás y de los papás y abuelos y hermanos de todos los Grupos RENACER , en las ciudades y los pueblos, no importa cuán pequeños o grandes los Grupos sean, cuan cerca o lejos estén de los grandes centros.
Esta creación ha sido y es, obra de todos nosotros. Les cito una frase que fue copiada de una Iglesia en la Provincia de Entre Ríos por una mamá de RENACER Bs. Aires y nos la envió:
“Las grandes obras las sueñan los santos locos, la continúan seguidores fieles, las efectúan luchadores natos y las critican inútiles crónicos”.
Todos nosotros “somos” los seguidores fieles de una tarea que nos han marcado los “Santos Locos” de nuestros hijos.
Esperando que puedan disfrutar, tanto como nosotros, con esta nueva etapa de RENACER , nos despedimos con todo el cariño incondicional, como siempre.
De RENACER Río Cuarto:
Gustavo Berti
EL trabajo publicado en la Revista Mexicana de Logoterapia en 2003, es una versión actualizada de lo publicado por la Sociedad Argentina de Pediatría en “ARCHIVOS ARGENTINOS DE PEDIATRÍA”,  este artículo en el siguiente enlace:

Cuando un hijo muere: Logoterapia y ayuda mutua

Anuncios

Historia de Renacer: Índice.


 

Índice

Reflexiones sobre la muerte de un hijo.

La primera reunión. Río IV,  5 de diciembre de 1988.

El grupo y la sociedad. Un vínculo necesario.

El primer aniversario.

A 3 meses de su primera reunión.

El aprendizaje continúa.

El ayudado de hoy, será el ayudador de mañana.

Densos nubarrones en el horizonte.

Un encuentro inesperado.

Renacer como el nombre del grupo.

A pesar de todo, si a la vida.

Comienzan los grupos fuera de Río Cuarto.

Primer encuentro nacional de Grupos Renacer.

Primera definición de Renacer.

Comportarse con dignidad aún en la peor de las tragedias.

Más allá de las fronteras cordobesas.

Invitación al congreso de logoterapia en San Luis.

Creación de Renacer Mar del Plata y Buenos Aires.

Se abren nuevos caminos.

Transformación interior.

Primeras jornadas de autoayuda y SIDA.

Almorzando con Mirtha Legrand.

Renacer cruza las fronteras con su mensaje de amor.

Renacer viaja a Toronto, Canadá.

El denominador común.

Victor Frankl se interesa en la tarea.

Desarrollo en el interior del país.

¡No me abandones!

Más de 30.000 km por año. 

Río Cuarto. Seminario para los padres nuevos.

Democracia y federalismo.

Dos maneras muy distintas de ver a Renacer.

Carta a los padres.

Surgen problemas, la. aparición del poder.

Renacer: pasado, presente y futuro. 

Autotrascendencia, sacrificio y autorrenuncia.

Más allá de una situación límite.

Primer encuentro nacional de renacer Uruguay.

A partir de 1993 en Río Cuarto.

Gente que hace para la gente. 

El aspecto cultural de la tarea.

Los talleres. Aspectos negativos de los mismos. 

La tempestad 1ª parte.

La tempestad . 2ª parte.

Memoria colectiva.

El encuentro en Azul.

Mensaje a los grupos a fines de 1997.

Hermanos, abuelos, tios, amigos y novios.

Diez años de vida.

Renacer es un mensaje. 

Tucumán, octubre 1998. 

La suelta de globos.

Barcelona.

Quince años de vida.

Concepción, Chile.

El décimo quinto aniversario.

Encuentro 2003 apuntes para la charla.

Propuesta de nuevos caminos frente al sufrimiento.

Bogotá y mudanza.

Solo la dulce nostalgia que siempre nos acompañaria.

Historia de Renacer: Índice.


Índice

Reflexiones sobre la muerte de un hijo.

La primera reunión. Río IV,  5 de diciembre de 1988.

El grupo y la sociedad. Un vínculo necesario.

El primer aniversario.

A 3 meses de su primera reunión.

El aprendizaje continúa.

El ayudado de hoy, será el ayudador de mañana.

Densos nubarrones en el horizonte.

Un encuentro inesperado.

Renacer como el nombre del grupo.

A pesar de todo, si a la vida.

Comienzan los grupos fuera de Río Cuarto.

Primer encuentro nacional de Grupos Renacer.

Primera definición de Renacer.

Comportarse con dignidad aún en la peor de las tragedias.

Más allá de las fronteras cordobesas.

Invitación al congreso de logoterapia en San Luis.

Creación de Renacer Mar del Plata y Buenos Aires.

Se abren nuevos caminos.

Transformación interior.

Primeras jornadas de autoayuda y SIDA.

Almorzando con Mirtha Legrand.

Renacer cruza las fronteras con su mensaje de amor.

Renacer viaja a Toronto, Canadá.

El denominador común.

Victor Frankl se interesa en la tarea.

Desarrollo en el interior del país.

¡No me abandones!

Más de 30.000 km por año. 

Río Cuarto. Seminario para los padres nuevos.

Democracia y federalismo.

Dos maneras muy distintas de ver a Renacer.

Carta a los padres.

Surgen problemas, la. aparición del poder.

Renacer: pasado, presente y futuro. 

Autotrascendencia, sacrificio y autorrenuncia.

Más allá de una situación límite.

Primer encuentro nacional de renacer Uruguay.

A partir de 1993 en Río Cuarto.

Gente que hace para la gente. 

El aspecto cultural de la tarea.

Los talleres. Aspectos negativos de los mismos. 

La tempestad 1ª parte.

La tempestad . 2ª parte.

Memoria colectiva.

El encuentro en Azul.

Mensaje a los grupos a fines de 1997.

Hermanos, abuelos, tios, amigos y novios.

Diez años de vida.

Renacer es un mensaje. 

Tucumán, octubre 1998. 

La suelta de globos.

Barcelona.

Quince años de vida.

Concepción, Chile.

El décimo quinto aniversario.

Encuentro 2003 apuntes para la charla.

Propuesta de nuevos caminos frente al sufrimiento.

Bogotá y mudanza.

Solo la dulce nostalgia que siempre nos acompañaria.

“Solo la dulce nostalgia que siempre nos acompañaría”. La historia de Renacer.


En 2008 se cumplieron 20 años de existencia de Renacer y los padres de Río Cuarto quisieron celebrarlo nuevamente en el Hotel Casa Serrana de Huerta Grande en Octubre de ese año. Pedro y Susi, Ricardo y Ani, Aldo y Chela, Doris y Carlos, así como otros padres de Río Cuarto hicieron enormes esfuerzos para que todo saliera bien. Como en todos nuestros encuentros participaron más de seiscientos padres, algunos conocidos ya de años y otros que asistían por primera vez. Llegaron de Uruguay, Chile, Colombia, Perú y como siempre resultó una experiencia inolvidable.

En cada Encuentro hacíamos nuevas amistades y siempre, pero siempre se acercaba a nosotros algún padre acompañado de un matrimonio con ojos llorosos y rostros doloridos, que nos pedía diésemos una palabras de aliento a estos padres que recién habían llegado a su grupo.

Había entonces que encontrar las palabras necesarias y adecuadas para la ocasión, generalmente en medio del bullicio y la alegría de otros padres que tomaban mate y compartían historias vividas en sus grupos y en los múltiples encuentros a los que habían asistido.

Tiempo después, en otro Encuentro, esos mismos padres se acercaban a nosotros para agradecernos esas palabras que, según su recuerdo, tanto les habían ayudado, dejándonos muchas veces perplejos al no poder recordarlas. Esta experiencia de no recordar o saber qué palabras dichas tenían en sí la propiedad de ayudar a otros padres era ya parte de nuestras vidas. Cuando uno tiene el deseo y la voluntad de ayudar a una persona, sumado a una actitud amorosa, las palabras fluyen como si fueran dictadas por un poder superior a uno y llevan en sí esa voluntad y amor con que han sido emitidas y así, de esa misma manera, son receptadas por quienes las necesitan en esos momentos. Este fluir de las palabras justas, necesarias, lo hemos escuchado en repetidas ocasiones de muchos padres de nuestro grupo; por esta razón es importante que todos los que participan de los grupos tengan la oportunidad de alentar a otros padres con menos tiempo de pérdida o a quienes les cuesta un poco más encontrar sentido en sus tragedias. Al cabo de una reunión grupal es muy difícil saber quién ha ayudado a quién, lo que debe servir como dosis de humildad a quienes suelen abusar de la palabra durante las reuniones.

Durante los Encuentros nosotros nos separamos para poder compartir el tiempo que sea posible con los distintos grupos, como uno más de ellos. En octubre el clima es cálido y agradable y los integrantes de los grupos se sientan en ronda en el patio del hotel y comparten sus mates y alimentos, que nunca faltan. Alicia tiene una memoria extraordinaria y recuerda todos los nombres, mientras que Gustavo no recuerda casi ninguno, pero esto es ya archiconocido por los padres que a veces se aprovechan y dejan que Gustavo adivine sus nombres hasta que renuncia y entonces todos se ríen y lo cargan.

Terminado el Encuentro regresamos a casa, muy cansados pero con la satisfacción del deber cumplido adecuadamente, y así pasó un año más sin Nicolás pero sin dolor, desde hacía ya mucho tiempo, solo la dulce nostalgia que siempre nos acompañaría…

Aliica Schneider. Gustavo Berti.

historia de Renacer

BOGOTÁ Y MUDANZA . La historia de Renacer.


Entre 2004 y 2008 casi no viajamos, salvo en 2005 en que fuimos invitados a Colombia por la Fundación Lazos, un grupo de ayuda mutua creado en Bogotá a partir de algunos padres que viajaran a Buenos Aires y allí conocieran a Renacer a través de un psiquiatra que en un momento colaboró en la formación de Renacer Buenos Aires.

Estuvimos cinco días en Bogotá, una bellísima ciudad, no sin inconvenientes. La ciudad está a dos mil ochocientos metros de altura sobre el nivel del mar. El día de la llegada a Gustavo lo afectó la altura, el Sorocho como le dicen, y terminó a la noche en un hospital con una crisis hipertensiva, de la cual afortunadamente se recuperó sin inconvenientes, salvo la pérdida de un día.

Seguir leyendo BOGOTÁ Y MUDANZA . La historia de Renacer.