Archivo de la categoría: Testimonios

Testimonios de las madres y padres

REFERENTE, MODERADOR Y PERSONALISMOS


En esta nueva emisión de RENACER en VIVO (número 20), bajo el enfoque de “Preguntas y Respuestas para seguir reflexionando”, Cacho Divizia responde sobre la diferencia entre Referente y Moderador y que sucede con los personalismos.26/09/2020

¿CUÁL ES EL MEJOR CAMINO?


Por Alicia y Gustavo

EL CAMINO DEL DOLOR :

¿Es acaso el mejor camino? ¿Es el
camino que hubieran elegido nuestros hijos?

Ustedes dirán ¡Renunciar a mi dolor! No solo es imposible sino que no queremos hacerlo; a veces es todo lo que me queda de mi hijo.

Pues bien, recuerden por un lado que somos portadores de una memoria individual que debe integrarse a una memoria colectiva y debemos decidir qué aportar a esa memoria.

Por otro lado, en esos momentos en que pareciera que ya nada tiene o puede tener sentido, cuando experimentamos nuestra vida como vacía, es justamente entonces que estos grupos presentan la particularidad de ofrecer una posibilidad de sentido colectivo, es decir trabajo, afecto, creación y capacitación para el grupo y esto puede ser igual para todos los miembros y mantenerse hasta que cada uno de ellos encuentre ese sentido único e irrepetible en su propia vida.

Renacer representa ese espacio de lo inefable de manera colectiva: ahí está para quien quiera asumir el desafío. Esto no significa que este sea el único camino que Renacer muestra, sino que, por el contrario, es un camino que no se le puede negar a quien quiera asumir ese desafío que es,  a la vez, expresión de ese habitar en el amor del que habla Buber y,  por extensión,  del mensaje de nuestros hijos,  quienes han atravesado la puerta del amor y la compasión total.

Es por esto que los grupos deben hacer un esfuerzo para mostrar a los padres que hay un camino distinto del camino del dolor pues este el que primero convoca, el más aparente y que menos riesgos conlleva, pero… ¿Es acaso el mejor camino? ¿Es elcamino que hubieran elegido nuestros hijos?

 

A TODOS LOS GRUPOS RENACER


Con el motivo y el afán de estar mejor comunicados entre todos los grupos de trabajo RENACER (de todos los países, regiones y ciudades que lo conforman), en el envío e intercambio de notas, información, videos, etc., notamos que el medio más cómodo y seguro de contacto es el correo electrónico.

A tal fin, solicitamos y sugerimos a todos los grupos de trabajo que aún no cuenten con un mail de su grupo, puedan iniciar uno al cual tengan acceso “varios integrantes del grupo” para que la información fluya dentro de él y no se interrumpa la comunicación en caso de alguna ausencia. (El caso ideal, es poder involucrar en esta tarea a los más padres nuevos para ser custodios de la recepción, distribución y envío de la información, como una forma más rápida de colaboración y trabajo dentro del grupo al sentirse mejor integrado con un proyecto/tarea por hacer).

Para aquellos que aún no tienen un eMail, un correo electrónico, sugerimos poder definirlo de la siguiente forma:

Primero la palabra “renacer”, y a continuación el nombre del “lugar/grupo” de pertenencia, por ejemplo: 

renacersanjosetemperley@gmail.com

En el mismo sentido, y sabiendo que a partir de este año 2020, muchas costumbres han cambiado por el momento, y algunas han llegado para quedarse en las nuevas formas de comunicación, aquí más abajo podrán descargar el resumen con la información de todos los grupos que se han actualizado hasta la fecha, donde seguramente hay mucha información que falta por actualizar y/o adecuar a las actuales circunstancias de días y horas de reunión, teléfonos de contacto, como eMails para envío y recepción de documentación.

Agradeceremos que toda actualización pueda ser realizada a la brevedad, a efectos de la publicación en este sitio Web, enviando la información correspondiente a:

     gruporenacer@gmail.com 

Agradecemos desde ya la importante colaboración que le sabrá dar  cada integrante de grupo de trabajo RENACER a este llamado para estar cada vez mejor comunicados entre todos. 

Un fuerte abrazo, de los de RENACER

Descarga de Guía de Grupos actualizada a Septiembre 2020

===>    Guía – GRUPOS RENACER

LO QUE IMPLICA LA ESENCIA DE RENACER


 Transcripción de la serie: “LA PALABRA DE ALICIA YGUSTAVO BERTI” Del 27 de febrero de 2009 “

La historia de Renacer es la historia de un cambio posible conseguido por miles de personas de múltiples comunidades, cimentado en un nuevo y sólido fundamento filosófico antropológico y una moral, de la responsabilidad y de la libertad, sustentado en la dimensión espiritual, atributo específicamente humano. Desde el momento de su creación hemos trabajado con aquello que es universal a nosotros, lo que es esencial a todos los padres que pierden hijos, que es el sufrimiento que esa pérdida nos ocasiona y no las emociones o sentimientos que ese sufrimiento produce.

Este mensaje no es un mensaje común, en él está el recuerdo y la memoria de nuestros hijos, en este mensaje está implícita la Esencia de Renacer. En consecuencia, necesitamos trabajar firme en la Esencia de Renacer; es necesario que la conozcamos y nos mantengamos dentro de ella, es preciso hacer un esfuerzo por conocer el significado de los grupos en su esencia, porque el mejor antídoto para todo tipo de dificultades es un conocimiento preciso de la Esencia de Renacer, así como discurrir en esta familia con honestidad moral e intelectual.

Cabe preguntarnos pues, ¿Cuál es la Esencia de Renacer? Inmediatamente surge la expresión de Víctor Frankl “El hombre que se levanta por encima de su dolor para ayudar a un hermano que sufre, trasciende como ser humano” Lo cual nos trae otra interrogante:

¿cómo es posible ayudar a un hermano que sufre por encima del propio dolor? Aquí aparece la primera característica de la Esencia de Renacer, ayuda entre pares, es decir, entre quienes sufren por la misma causa, y no quieren seguir viviendo de la manera en que lo están haciendo.

¿Ayudar a qué? Ayudar a enfrentar el dolor, aprender de esta realidad que nos toca vivir, otorgar al sufrimiento un sentido y en ese proceso, dar un nuevo significado a la vida.

¿Cómo enfrentar el dolor? Mostrando a quien se acerca, en primer término, que no está solo. Mostrando que todos llegamos al grupo con la misma desorientación en que se encuentra él o ella hoy, que no hubo psicólogo ni siquiatra ni pastilla que pudieran ayudarnos. Mostrando que es posible. Mostrando que Renacer es un grupo de ayuda mutua de padres que enfrentan la muerte de sus hijos con la frente en alto. Mostrando que Renacer es esperanza, pues detrás de una tragedia hay mucho por descubrir. Mostrando que la vida nos ha enfrentado a una situación que no podemos resolver quedándonos en el pasado, en un pasado que no podemos modificar. Mostrando que tenemos la capacidad de oponernos a aquellas emociones y sentimientos que nos condicionan. Mostrando que en vez de sumirnos en el dolor, por amor a nuestros hijos, el que se fue y los que nos quedan, podemos aprender de esta realidad que nos toca vivir.

¿Aprender qué de esta realidad? A darnos cuenta, quizás por vez primera, que al enfrentarnos a situaciones límites, somos seres envueltos en nuestro propio devenir, que la historia ya realizada no puede ser cambiada, que no tiene sentido continuar rumiando eternamente sobre ese pasado, y que la salida existencial yace por delante nuestro, en lo que aún queda por realizar de nuestro futuro. Que una cosa es lo que nos ha pasado y otra cosa, y muy distinta, es lo que cada uno de nosotros decide hacer con aquello que nos ha sucedido. Que los porqué no tienen respuesta. Que no estamos en el mundo con más derechos que antes, sino con más responsabilidad frente a los otros hijos que nos recuerdan que estamos de este lado de la vida y nos reclaman, frente a nuestra pareja, frente a la comunidad que está mirando qué mensaje estamos dando ¿que la muerte todo lo puede? ¿que la muerte nos destruye? ¿que nuestros hijos están siendo nuestros verdugos? Aprender una nueva manera de comunicación que parta desde lo mejor de cada uno hacia lo mejor del otro y, en ese proceso, ver al otro como aquel para quién yo soy el otro.

¿Otorgar al sufrimiento un sentido? Aprender que el sufrimiento es un fenómeno específicamente humano, despersonalizarlo y no centrarlo en el propio sufrimiento. Entonces, el objetivo no será no sufrir sino no sufrir en vano. Darnos cuenta que nuestra vida ha sufrido una conmoción existencial, que nos ha cambiado para siempre, que ya no seremos las mismas personas, que tenemos que optar y que somos libres para hacerlo y siempre responsables de la opción que adoptemos. Y en ese camino cambiar los “por qué” por “para qué”. Cuando las circunstancias no pueden ser cambiadas, el sufrimiento le da un sentido nuevo a nuestras vidas, frente a nosotros mismos, frente a nuestros hijos, frente a la comunidad, frente a la vida, frente a la muerte, frente a Dios o como cada uno lo sienta. Y a partir de ahí, vivir nuestra vida tratando de aceptarla tal como es, vivirla con coraje, no escapándose de ella, no ocultándose de ella, enfrentándola con valentía. Como dice Elisabeth Lukas “Las grandes cosas de la existencia sólo le son dadas a los seres que sabenorar y la mejor manera de aprender a hacerlo es por medio del sufrimiento.”

¿Dar un nuevo significado a la vida? Nos dice Frankl: “Si se quiere definir al hombre, habría que definirlo como el ser que hasta puede liberarse de aquello que lo determina.” La muerte de un hijo debe servir como una plataforma de despegue, como una plataforma de despegue espiritual, una plataforma donde asentarnos, para crecer y ser personas distintas. Nada hace al hombre más capaz de superar su sufrimiento, como la experiencia vivida de tener una misión especial en esta vida. Estos caminos confluyen en uno solo, como quizás en ninguna otra ocasión en la vida: el ser sufriente a quién ayudar se vuelve la tarea a cumplir. Después, a nivel individual, al despertar en cada uno a la solidaridad, vendrán otras ayudas, la que se dispensa a todo ser que, afectado por la adversidad, sufre como ser humano.

 Pero, la esencia de Renacer no se agota en la ayuda a un hermano que sufre, sino que empieza por la ayuda a un hermano que sufre… se ahonda en la ayuda a un hermano que sufre… y también termina allí, pero no se agota en la ayuda a un hermano que sufre, sino que en el camino, la esencia de Renacer implica un cauce, implica el funcionamiento del grupo, implica una tarea dentro de cada grupo, implica una transformación interior, implica una actitud, implica una conducta; implica descubrir, implica comprender, implica una filosofía, implica despertar a la espiritualidad… y más… responsabilidad, libertad para elegir, un imperativo ético, una revolución cultural, una actitud moral, considerar a las emociones y sentimientos la parte reducida del ser humano, considerar al sufrimiento como un fenómeno patrimonio de la humanidad, comprobar que el dolor no es para siempre, un desafío, una segunda oportunidad, respetar las creencias… y más… Y tantas otras cosas que se van grabando en la mente y penetran en la conciencia de cada uno como el agua mansa que fertiliza los campos, en razón de escucharlo una y mil veces, hasta que un día uno despierta a que ésa es la realidad de la vida, como tan claramente fue dicho en Huerta Grande 2008; “encontrar sentido a esta tragedia; y cuando se le encuentra sentido, lo más maravilloso de esto es que nuestros hijos no se van en vano, es que su partida no es estéril, es que este sufrimiento es germen, es tierra fértil en este corazón, para que crezcan nuevas raíces, una nueva planta; planto un nuevo árbol cuyas ramas lleguen al cielo.”

 Se abre así una puerta para reflexionar sobre cada uno de estos aspectos de “Lo que implica la Esencia de Renacer”, en base al mensaje de Renacer integrado a través de los conceptos vertidos en más de veinte años transcurridos de su historia.”

Gustavo y Alicia Berti Río Cuarto 27 de febrero de 2009

¿ CUAL ES EL PRIMER PASO EN ESE LARGO Y DIFICIL CAMINO, QUE LOS GRUPOS DE AYUDA MUTUA OFRECEN ?


Por Alicia y Gustavo Berti

¿Cómo hacer para sacar a los integrantes de estados de profunda concentración en sí mismos y preocuparse por el otro?

Se debe comenzar por aprender nuevas maneras de comunicación que partan desde lo mejor de cada uno hacia lo mejor del otro, aprender, en ese proceso, a ver al otro como aquel para quien yo soy el otro.

Y lo mejor de cada uno es ese amor que aún tenemos por nuestros hijos, por la vida, por Dios o por uno mismo, puesto que si los corazones estuviesen secos, sin nada de amor nadie estaría en grupo alguno.”

“Elisabeth Lukas nos deja la convicción de que: “toda persona, aunque
psíquicamente sea sumamente contrahecha y acorralada, podrá salvar su alma por la entrega de un poco de amor.”

“Es, entonces, a través de ese amor por el hermano que sufre y que está frente a mí que podemos darnos cuenta que, en homenaje a nuestros hijos, hemos comenzado a reemplazar el sentimiento de dolor y desesperación por un sentimiento de amor.”

CAMINOS LUMINOSOS


         Gustavo Berti-Alicia Schneider Berti

                “Para Renacer no hay, realmente, una fórmula, nosotros siempre pensamos que hay que alentar el pensamiento positivo y amoroso de los papás que van  ingresando y hacerles ver que todavía en su vidas hay un horizonte pleno de posibilidades para que ellos elijan como vivir su vida  y que cada uno tiene que hacer su mejor esfuerzo  y que la responsabilidad de cómo vivimos nuestra vida  es siempre nuestra, desde el primer día.

                 El desafío para nosotros, no es lamentar lo perdido, sino encontrar los nuevos caminos que se abren a partir de esa pérdida; nuevos caminos de esperanza, de amor, de solidaridad, de compasión, de tratar de ser mejores. Ese es el desafío al que nos enfrentamos todos los días de nuestra vida. 

               No todo termina cuando se va un hijo, más bien, muchas cosas comienzan cuando se va un hijo.

               La tarea es descubrir que es lo que comienza en la vida después que se va un hijo.             

               En el futuro están todas las posibilidades, de las cuales tenemos que elegir aquellas que tengan sentido.

              ¿Cuáles son las posibilidades con sentido?

              Aquellas que sean buenas para mí, buenas para los que me rodean y buenas para la vida; si no cumplen  la triple condicionalidad, no es una elección plena de sentido.

              Sepan que es así, debemos abrirnos a esas posibilidades, tenemos que abrir los ojos, abrir el corazón y abrir la mente para descubrir que detrás de este dolor que hoy muchos de ustedes están  sintiendo,  sepan que ahí no se agota todo.

              Al sentir esperanza, no estamos negando que las cosas sean como “parecen ser”, simplemente estamos afirmando que en ese “parecer ser” no se agota todo lo que esas cosas son.

              La vida tiene tesoros para descubrir y cada uno de ustedes puede descubrirlos, pero depende de cada uno de ustedes.

              En cada uno de nosotros está la semilla que debe germinar y ser regada cada día, la semilla de la comprensión, de la solidaridad, del abrazo fraterno, del olvidarme de mí para pensar en el otro, para pensar en el bien común.

              Nosotros tenemos para dar cosas valiosas  por la vida y tenemos en nombre de quien darlas, porque podemos darlas en nombre de nuestro hijo y hacer que el recuerdo de nuestro hijo perdure en la vida.    

              De esa manera, muy de a poquito, podemos lograr cambios perdurables, ya no sólo en nosotros mismos, sino a través de esta actitud, en la comunidad en la que vivimos.

              No va a ser con lágrimas que vamos a demostrar cuanto los amamos o los extrañamos, es a través del amor que demostremos, a través del amor que demos.

             Está bien llorar, pero hay un tiempo para llorar, no se puede llorar eternamente, porque si se llora eternamente se destruye la familia, se alejan los amigos, los otros hijos pronto se alejan también de nosotros; sería una serie de pérdidas sucesivas, no solamente la pérdida del hijo, otras pérdidas que vendrán después, eso es lo que nosotros tratamos de evitar ofreciendo un camino.

             En los grupos se les muestra a los padres que hay un tiempo de llorar, pero también hay un tiempo  de levantar la frente y caminar por la vida con dignidad, haciéndose responsable por la manera en que cada uno de nosotros  vivimos nuestra vida.

             Si el resultado de la muerte de un hijo, es hacer una persona más solidaria, más compasiva, más receptiva al dolor y al sufrimiento de los demás, entonces, su muerte no habrá sido en vano.

             Estamos en Renacer porque queremos aprender a vivir de una manera que incluya amorosamente a nuestros hijos, que recupere el recuerdo amoroso de nuestros hijos sin lágrimas, que podamos hablar de ellos sin lágrimas y que cuando nos toque partir no nos haya quedado nada sin hacer, no nos haya quedado amor por dar.

             A Renacer no voy a dar tristeza, llanto, bronca o rabia, pues si voy a dar algo en memoria de mi querido hijo, tengo que dar algo hermoso, y lo único que tengo para dar es amor; todavía podemos sentir  y dar amor en nombre de los hijos que no están.

            Renacer ofrece la posibilidad de hacer una transformación interior, un crecimiento interior si tú así lo eliges hacer, pues, como siempre, depende de tu elección y es tu responsabilidad.

             Para llegar a la meta es necesario tener en primer término fe en el camino que se va a iniciar y en el proceso, luego dar el primer paso y finalmente perseverar.  Si alguno de esos pasos no se cumple no llegaremos a ningún lado.

             Vemos a personas que de acuerdo a muchos estándares podrían estar destruidas porque han sufrido la tragedia, que representa el peor de los miedos para las personas que tienen hijos, es decir, la realidad de haber perdido un hijo y, sin embargo, se levantan, se hacen solidarias, compasivas, ayudan a otro papá o a otra mamá que ha pasado por la misma experiencia de vida tan dolorosa,  mostrándoles que hay un camino más allá del dolor y colaboran para que la comunidad en la que viven sea un mejor lugar para vivir.

             La clave es que tanto sufrimiento no debe ser estéril, porque la verdadera tragedia sería no sólo haber perdido un hijo, sino, que habiéndolo perdido, elegir morirme con él.

             De un sufrimiento extremo como éste podemos aprender tanto, pues se abren caminos inesperados que jamás hubiéramos pensado que se nos iban a presentar.

             Hacer el esfuerzo de ponerme de pie y saber que de mí depende como yo viva mi vida, como yo viva cada día de  mi vida  y de las respuestas que dé  a las preguntas, a interrogantes y duros planteos que la vida nos hace.

             Como yo responda a cada uno de esos interrogantes me va definiendo como persona y van a hacer de mí, finalmente, lo máximo que puedo llegar a ser como persona.

             Pensamos que es a través del sufrimiento que nos modelamos, como es que a través del fuego se va haciendo la obra del orfebre.

             Podemos lograr una transformación interior que al principio ni siquiera soñábamos que podíamos lograr.

             Renacer ofrece un camino positivo, amoroso y que tiene que ver con transformar el dolor, ese dolor tan increíble, transformarlo en amor, porque más fuerte que el dolor es el amor por el hijo. 

             Nosotros podemos sentir el dolor de su ausencia, pero mucho más fuerte que el dolor de la ausencia del hijo, es el amor hacia ese hijo.

             Lo que estamos tratando de hacer, es de convertir nuestro dolor en amor, porque el dolor puede pasar, el dolor va a pasar si sabemos canalizarlo positivamente, pero el amor siempre queda.

             Finalmente quisiéramos decirles a todos los papás, que sepan que se puede, que la partida de ese ser tan amado no signifique el fin de nuestra vida, que signifique el comienzo de un camino que tiene que  ver con el servicio, tiene que ver con el dar mi mano y en ese dar mi mano al otro ser que sufre, mi propio dolor va desapareciendo, va disolviéndose.

                Son los caminos luminosos de los que hablamos.” 

                           Gustavo Berti-Alicia Schneider Berti

EMISIONES “RENACER EN VIVO”


El 21 de Marzo del corriente año se dio inicio a las transmisiones de “RENACER en Vivo”, como una forma más de llegar con el mensaje de la Esencia y Fundamentos de RENACER, su metodología de trabajo, herramientas y vivencias de madres y padres que concurren a los distintos grupos de trabajo.

También luego, se incorporó “Un Café RENACER”, con entrevistas puntuales y una forma más de seguir comunicando toda la experiencia de la labor que se realiza en RENACER.

Estas transmisiones, que se transmiten por el Canal de Youtube, están todas disponibles para ser nuevamente visitadas, para lo cual adjuntamos un documento con las fechas de emisión, temas y colaboradores que fueron aportando su trabajo para llegar con el mensaje y estar siempre cerca de todas las madres y padres que desde el inicio del confinamiento obligatorio, no han podido acercarse en forma presencial hacia alguno de los grupos de trabajo.

En dicho documento, debajo de la referencia de cada emisión, se encuentra el link para acceder directamente a la misma, donde esperamos que sea de gran utilidad.

Recordamos que todo integrante de RENACER que desee aportar su trabajo y experiencia, se puede comunicar a gruporenacer@gmail.com

VER CHARLAS RENACER CANAL YOUTUBE

RENACER EN VIVO: PRÓXIMA EMISIÓN 4 de julio de 2020 DESDE LAS 18 HS. (GMT-03)


https://www.youtube.com/user/GrupoRenacer/live

Horario internacional:

14.00 –  2 pm (GMT-7) de México (Tijuana), USA (Los Ángeles)

15.00 –  3 pm (GMT-6) de  Costa Rica y México (La Paz)

16.00 –  4 pm (GMT-5) de Colombia, Ecuador, Perú y México (DF)

17.00 –  5 pm (GMT-4) de Chile, Paraguay, USA (New York)

18.00 –   6 pm (GMT-3) de Argentina y Uruguay

23.00 – 11 pm (GMT+2) de España

Hace 5 años se presentó el libro “Donde la palabra calla”


    Hace 5 años, el 27 de junio de 2015 se realizó la primer “Jornada de consolidación de esencia y fundamento de Renacer” y la presentación del libro “Donde la palabra calla”. 

  La presentación contó con los autores, Alicia Schneider y Gustavo Berti. Además estuvo presente quien escribió el prólogo el filósofo Tomás Abraham.

EL SENTIDO ES AQUELLO QUE ES BUENO PARA MÍ, BUENO PARA LOS DEMÁS Y BUENO PARA LA VIDA


Por Gustavo Berti

Yo recuerdo que una vez vino un papá y me dice: “Gustavo, ¡qué cosa difícil es perder un hijo! yo no lo entiendo”

¿Qué es lo que usted no entiende? le dije.

Yo no entiendo esto: ¿por qué un día una cosa que hago está bien y por qué, al otro día la misma cosa que yo hago está mal?

Y le digo, haber explíqueme.

Me dice, el otro día yo entro al living de mi casa y está mi hija llorando, entonces yo me acerco a ella y me pongo a llorar con ella, y dice: “los dos compartimos nuestro dolor”.

Y me pregunta ¿está bien eso?

Sí, está bien porque dos personas han compartido sus sentimientos, sus emociones.

¿Cuál es la emoción que ese hombre ha compartido con su hija? La de perder un hijo, el dolor que tiene por haber perdido un hijo.

Entonces, al día siguiente, yo entro, estaba muy triste porque había perdido mi hijo, veo que mi hija estaba saliendo con el novio, yo me pongo a llorar delante de ellos y se armó un lio bárbaro.

Pero, fíjense ustedes que cosa, ese hombre los dos días lloró por lo mismo y ¿por qué un día está bien y el otro día no está bien? si el sentimiento es el mismo, si la
emoción es la misma ¿por qué un día está bien y otro día está mal?

Porque los sentimientos solos no sirven, no los podemos manejar ni nos guían hacia el sentido.

El sentido es aquello que es bueno para mí, bueno para los demás y bueno para la vida.

En el primer día era necesario que ese papá llorara con su hija porque era bueno para él, bueno para su hija y era necesario para la vida, que los dos pudieran juntarse, pero el segundo día no.

Porque con ese llanto por su hijo, le arruinó la salida a su hija, entonces, este asunto de perder un hijo nos ha hecho replantear los viejos criterios de duelo y nos ha
hecho replantear dos hombres.

Ese papá, el segundo día, debió callarse la boca, debió no llorar, debió sacrificarse, auto renunciar a su propio dolor, porque toda esa renuncia y ese sacrificio
lo hubiera hecho por la hija que quedaba.

Entonces tenemos que cambiar, tenemos que decir que está bien todo aquello que yo haga, o deje de hacer, pero que siempre tienda a hacer algo por otra persona, algo de bien por otra persona.

El primer hombre es el hombre que responde a sus pasiones, a sus emociones y a sus sentimientos, el segundo hombre es un hombre que ha descubierto su dimensión espiritual y responde a su espíritu, responde al ser humano, al ser que sacrifica su dolor para que otra persona sufra menos.

¿Cuál de ellos quieren ser ustedes? El segundo, ¿No es cierto?
Entonces tenemos que saberlo, tenemos que saber que no podemos ser juguetes de nuestros sentimientos, que no podemos simplemente decir: bueno, yo voy a llorar
porque lo siento, porque estoy mal. ¡No! tenemos que decir: ¿a quién ayudo o a quien perjudico con esto que yo hago ahora?

Entonces quiere decir que una vez más nosotros estamos siempre abiertos al mundo, somos trascendentes nos debemos a los demás, NOS DEBEMOS A LOS DEMÁS!!!.
El pensar en nosotros nos hace dar vueltas sobre nosotros mismos y no vemos el mundo que nos rodea.

Una cosa es una emoción, una pasión, algo inherente, la otra cosa es lo que se abre al amor, lo que florece, es el espíritu y es la lucha nuestra, la lucha de los padres
que perdemos hijos, pero es la lucha de todo hombre, la lucha del hombre con el destino y la lucha del hombre si es capaz o no es capaz de pararse y enfrentar y desafiar a su destino.

 

 

EN ESTE DÍA DEL PADRE


Por Gustavo Emeri –  Papá de Lucas

¿Qué les parece si cambiamos la fotografia y ponemos la de nuestra mejor versión en homenaje a nuestro hijo?.

¿Qué les parece si en este día ponemos lo mejor de nosotros mismos?  la foto de estar bien, la de la esperanza de un futuro mejor, porque lo que nos sucedió no lo podemos cambiar,  pero sí podemos elegir cambiar como vamos a estar a partir de la muerte de nuestro hijo.

Es nuestra responsabilidad, porque aún seguimos siendo padres de esos hijos que no estan fisicamente con nosotros y es nuestro deber seguir mostrándole los valores que siempre les inculcamos, entre ellos el de la dignidad.

Entonces, ¡ vivamos una vida digna!

¿Y si esta vez eligo ser yo quien le haga un homenaje a mi hijo?  ¿Elijo hacerle el regalo de mostrarle que estoy de pie?

La vida espera aún mucho de nosotros,  espera seres compasivos,  solidarios,  receptivos del dolor ajeno.

Sí,  hoy mi corazon late con el de mi hijo y sonrío porque él está bien, muy bien y yo también y el amor, ese amor incondicional que no necesita de su presencia fisica ,  crece,  se eleva,  se expande a la vida y lo doy,  lo comparto con quien lo necesite,  con otro papá.

Es el amor y el camino que nos dejaron nuestros hijos.

Porque el amor todo lo puede,  porque el amor vence a la muerte.  Y nunca es demasiado temprano para ponerse de pie y decirle ¡sí a la vida a pesar de todo!

Los abrazo con el alma y deseo que tengan un día con mucha paz en su corazón.

HAY DOS MANERAS DE VER A RENACER.


Por  Gustavo Berti

Hemos dicho casi desde el inicio que hay dos maneras de ver a Renacer.

Una es como un lugar donde pueden ponernos una mano en el hombro y abrazarnos y decirnos que saben lo que es esto, que nos comprenden,  y eso sirve pero no alcanza,  como suponemos que ustedes lo habrán experimentado.

La otra manera de verlo es como un lugar al que vamos a dar algo nuestro para mantener latente el recuerdo y la memoria de nuestros hijos, y si ustedes eligen, como lo ha hecho la inmensa mayoría de padres a quienes le hemos hecho este planteo, la segunda opción, entonces es cuando se plantea una pregunta crucial, tan importante que puede cambiar por completo la vida de quienes aceptan el desafío.

Si vienes al grupo a dar algo tuyo en memoria de tu hijo ¿Qué vas a dar?  Todos los padres, sin excepción, expresaron “lo mejor” ¿y qué es lo mejor?  “Amor” fue la respuesta.

En ese instante se dan cuenta que las emociones intensas características de los primeros tiempos, tales como la tristeza, pena, lamentos, culpas, odio, desesperanza, etc., empalidecen, pierden razón de ser, ante la profundidad del amor.