Archivo de la categoría: Renacer una fuente inagotable

Hay estados interiores para los que no existen las palabras.


 

Por Enrique Conde

 

 


 

        Asumamos el desafío  y  la aventura de ser una nueva persona y elijamos, en ese camino, lo mejor.

         Podemos decidir, ya con experiencia, ya podemos decir que es el bien, ya podemos decir que es el mal, ya podemos decidir que es lo que queremos ser.

        Podemos elegir una nueva vida

         Encontrar el modelo frankliano, fue encontrar un modelo que reconoce la libertad del ser humano y junto con la libertad, la responsabilidad, que de esa libertad emana.

Seguir leyendo Hay estados interiores para los que no existen las palabras.

Anuncios

Se puede pensar y tener proyectos de futuro.


 

Por Enrique Conde

 


         Cuando perdemos un hijo, no queremos mirar para adelante, no queremos ni pensar cómo ha de ser nuestra vida de aquí en más.

         Como seres humanos, nuestro mundo interior, no se limita a los eventos determinantes del pasado, sino que incluye las posibilidades que se abren ante nosotros, aquello que espera en nuestro futuro y ha de ser realizado por nosotros.

         Si no existiera proyecto alguno, se vivirá en el pasado y se rescatará, continuamente, el hecho en sí, revestido con todas las emociones que  él acarrea, propias de un mundo cerrado, sin horizontes, sin proyectos de vida, sin nada por lo que valga la pena seguir viviendo, se priorizará el rescate de aquello más doloroso, aquello que más sufrimiento ha originado y que, además, se vuelve una y otra vez, en un eterno movimiento circular, a aquello que tanto nos ha marcado, lo que tiene  una manera peculiar de manifestarse en oleadas de la hipereflexión.

        Los padres que se acercan a RENACER  lo hacen, no sólo porque han perdido un hijo, sino porque habiéndolo perdido, no quieren seguir viviendo

de esa manera como lo han estado haciendo, es decir, que se dan cuenta que necesitan un proyecto de vida.

Seguir leyendo Se puede pensar y tener proyectos de futuro.

Una nueva actitud.


Por Enrique Conde

¿Qué actitud asume una persona para enfrentar el dolor que le produce un sufrimiento?

Lo hace de frente, ¿verdad?

Debemos vivir con fe absoluta, que no es fe en algo o en alguien, pues el algo o el alguien siempre podrían defraudarnos, sino fe en sí mismo, fe en sus propios valores como ser humano.

La fe absoluta se refiere a un conocimiento de la realidad enfrentándola con aceptación del destino y con un compromiso total y absoluto de la tarea a realizar.

Esa es la fe absoluta del hombre: coraje, aceptación del destino y compromiso total con la realidad y la tarea a cumplir.

¿Cuál es la tarea a cumplir para un padre que ha perdió un hijo?

Seguir leyendo Una nueva actitud.

El cambio de actitud emerge de la dimensión espiritual.


Por Enrique Conde

 


Víctor Frankl sostiene que cada ser humano, siempre puede asumir una actitud positiva frente a aquello que no puede cambiar y agrega que no es necesario ocuparse de las causas que lo determinan, pues la causa intrínseca del sufrimiento humano, reside en la propia persona del sufriente, quien puede, libremente, asumir una actitud determinada frente a dichas condicionantes, sean éstas externas o internas.

El hombre no puede evitar su destino, pero a él y únicamente a él lee corresponde decidir con que actitud lo confrontará.

Solo suya será la decisión de dejarse arrastrar como una hoja en la tormenta de otoño, o levantarse fuerte como un árbol que se dobla pro no se rompe durante esa misma tormenta.

La muerte de un ser muy querido, es y será motivo de hondo pesar, pero la decisión de morirse con ese ser, es únicamente del mismo hombre, como lo será la decisión de caminar con la frente en alto desafiando la adversidad.

Seguir leyendo El cambio de actitud emerge de la dimensión espiritual.

¿Cuál es la Esencia de Renacer?


Por Enrique Conde

 

 

   Al interrogar sobre la Esencia de Renacer, como grupo de padres que han perdido hijos, inmediatamente, surge la expresión de Víctor Frankl “El hombre que se levanta por encima de su dolor para ayudar a un hermano que sufre, trasciende como ser humano”

    Lo cual trae otra interrogante: ¿cómo es posible que un padre que ha perdido un hijo, pueda, por encima de su propio dolor, ayudar a quien sufra por idéntica causa?

    Aquí aparece la primera característica  de la esencia de Renacer, la ayuda muta entre pares, quienes sufren por la misma causa, pero no quieren seguir viviendo de la manera en que lo están haciendo.

     En primer término, quienes  se acercan, sienten que no están solos, que todos somos iguales, todos llegamos al grupo con la misma desorientación en que se encuentran ellos, que no hubo psicólogo ni siquiatra ni pastilla que pudieran ayudarlos.

    Descubrir que es posible enfrentar la muerte de un hijo con la frente en alto, despertando la esperanza, pues detrás de su tragedia hay mucho por aprender.

Seguir leyendo ¿Cuál es la Esencia de Renacer?