78 pensamientos en “Argentina”

  1. Buen día, soy Tibisay González, mamá de Fabiana, mi hija falleció hace casi un año, tenía 14años de edad, y aunque aún no he logrado seguir una dirección atinada que efectivamente nos ayude a mi hijo a continuar esta vida diferente que ahora tenemos, intento encontrar ese camino. Admiro mucho el trabajo de cada uno de los padres que conforman los grupos Renacer, y quisiera con todas mis fuerzas tener la oportunidad de compartir cotidianamente con algún grupo al menos pues reconozco que necesito ayuda para seguir adelante además que desearía poder ser de ayuda para otros también. Estoy viviendo en Alexandria, Estados Unidos, y sólo hablo español. Existe algún grupo al que pudiese unirme acá? De lo contrario, podría comunicarme con algunos de ustedes a través de Skype? Espero puedan contestarme, muchísimas gracias por todo lo que hacen por cada uno de nosotros. Un abrazo.

    Me gusta

  2. “Sólo existe una manera de hacer frente a la vida: tener una tarea, una misión, que cumplir”.

    Esto que preparamos está dedicado a las personas que se sienten dispuestas a caminar, a seguir, a avanzar en lugar de quedarse al costado del sendero, de aislarse, a esperar la nada o a dejarse morir. Porque el camino que se inicie debe llevar sí o sí al objetivo anhelado: continuar a pesar de lo que nos pasó. Esto es en suma uno de los objetivos de RENACER.

    Este camino, interior, no es sencillo, dado que estamos determinados por la cultura y con ello estamos refiriéndonos a todo aquello que va dejando sus huellas en forma de condicionantes o de prototipos o de modelos, en nosotros: familia, ideología, religión, escuela, amigos, parientes, justicia, enfermedades, educación, tradición, costumbres, la muerte, etc. etc. Esa carga cultural, digamos, la tenemos todos de una u otra forma. Y así es que sentimos que cuando un hijo parte no entra en la lógica de la rueda de la vida, en virtud de todo aquello que fuimos internalizando familiar o socialmente. Porque hemos aprendido que primero se mueren los abuelos, luego los padres y los hijos los enterrarán y no al revés. Y, agregado a ello, sentimos: que perder un hijo es perder el futuro; que es la pérdida de un proyecto; que somos presos de la melancolía de lo que no pudo ser; que nos envuelve la frustración por la desesperanza de lo que ya nunca será.
    Entonces, una realidad que no imaginábamos, se nos presenta y muy compleja. Habrá que hacer algo para entender esto que nos pasa, pero solos no se puede. Por ello, es que nos juntamos con padres que
    perdieron hijos a partir de haber vivido en carne propia esta experiencia. Estos padres, en realidad nosotros, conformamos un grupo de iguales
    que nos unimos para compartir este luctuoso, doloroso hecho y lo hacemos porque nadie mejor que quien lo ha vivido puede comprender el dolor y la impresión de tener la vida destruida. Lo que sentimos -traducido en soledad, desprotección, desesperación, etc.- se ve aplacado por esa experiencia compartida y es así que podremos darnos cuenta de que no estamos solos en este camino. Y, naturalmente, tenemos la posibilidad de ser ayudados porque podemos expresar cómo sentimos la pérdida, fundamentalmente porque tenemos un denominador común: la ausencia física de nuestros hijos.
    Cordialmente, José papá de Camila – Marta Inés mamá de Julieta- Renacer Tucumán 2014.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Grupo de Ayuda Mutua de padres que enfrentan la muerte de hijos.

A %d blogueros les gusta esto: